Connect with us

Metrópolis2

Del carro-mula, al moto-carro

Opinión Caribe

Published

on

 Cambio de kilometraje

La gestión del Alcalde Carlos Caicedo permitirá que Santa Marta de un salto hacia el siglo XXI, gracias a la inversión de 1.300 millones, la administración logró una reconversión laboral de 100 carromuleros a quienes les fue reemplazado su vehículo de tracción animal por nuevos y modernos moto-carros, poniendo fin al tránsito de burros y caballos por las calles de la ciudad.

La Alcaldía de Santa Marta, dentro del plan de movilidad Distrital, ha desarrollado el programa de reconversión laboral y sustitución de vehículos de tracción animal, el cual busca dignificar la labor de las personas que se dedican a recolectar escombros y trasportar cargas en general y, liberar a los animales del uso muchas veces inadecuado al que se veían sometidos.

Esta iniciativa consta de la entrega de 50 motos-carros y la realización de 50 proyectos productivos para aquellas personas que quieren dejar la tarea que han venido desempeñando como carromuleros y dedicarse a otras actividades económicas, para las cuales serán capacitados por el Distrito.

Desde el año 2012, comenzó esta iniciativa de reconversión laboral, en la que gracias a la iniciativa del Alcalde de Santa Marta Carlos Caicedo, se logró censar y caracterizar a la población de carromuleros, actividad en la cual se identificaron 425 personas dedicadas a esta labor. Con esta iniciativa se busca organizar al gremio ofreciéndoles mejores condiciones de vida, conservar el medio ambiente y proteger los derechos de los animales.

La iniciativa también mejorará la movilidad en Santa Marta y el paisaje urbano, puesto que se pondrá fin al tránsito de caballos, burros y mulas por las calles de la Ciudad, para que en su lugar transiten estos 50 nuevos y modernos vehículos, entregados por el alcalde Caicedo con una inversión de 1.300 millones de pesos que incluyen, además, 50 proyectos productivos.

La gestión permitirá que 100 hogares samarios avancen hacia un mejor futuro y que los animales que trabajaban con los carromuleros, tengan el derecho a una vida y un trato más digno, ya que podrán volver al lugar donde pertenecen, a la zona rural, al campo, lejos del ruido de la ciudad, el caliente asfalto y la poca vegetación con la que se cuenta en las zonas urbanas.

LOS PROTAGONISTAS

El 78% de las personas que se dedican a este oficio, al igual que sus familias, dependen totalmente de esta actividad, puesto que la labor que realizan es su única fuente de ingresos y, aunque muchos de los carromuleros sabían que sus animales merecían un descanso desde hace mucho tiempo, por su situación económica no habían podido brindarle a su fiel compañero de trabajo el descanso que merecía. Por tales motivos, es por eso que las personas que se dedicaban a conducir estos vehículos de tracción animal, agradecen profundamente al mandatario Carlos Caicedo por esta labor, que entre muchas otros beneficios, dignificará su labor, puesto que el gremio expresa que estaban cansados de que las personas los miraran despectivamente, que las autoridades les pusieran problemas para transitar por la ciudad y que muchos los llamaran “burreros” entre otros sobrenombres que atentaban en contra de su ser.

Los protagonistas de esta historia, que pertenecen al gremio de carromuleros, decidieron compartir con OPINIÓN CARIBE sus historias de vida y los cambios que tendrán gracias a la labor del alcalde Carlos Caicedo, quien se ha esforzado por cumplirles la promesa de un futuro realmente prometedor.

Oracio Leal

Samuel Jiménez Suarez lleva 23 años desempeñándose como carromulero, su amor por el trabajo y su situación de escasos recursos, le llevaron a iniciar en esta labor desde que el menor de sus hijos contaba con apenas 8 meses de vida. Hoy con 23 años, su hijo, quien creció viéndole ganarse la vida a través del oficio de carromulero, con orgullo ha seguido sus pasos, ahora es él quien desde hace dos meses se hace cargo del hogar, a causa de los diferentes problemas de salud a los que se enfrenta su padre, los cuales le han hecho imposible volver a laborar, después de permanecer más de dos décadas trabajando con vehículos de tracción animal, soportando altas temperaturas, fuertes lluvias, cansancio acumulado y las pesadas cargas que le tocaba arrear en compañía de su burro y fiel compañero. Las palabras de agradecimiento hacia el Alcalde Caicedo no tienen fin para Samuel Jiménez, pues es gracias al mandatario como afirma Samuel, que finalmente van a tener descanso tanto él como su burro pero, lo que más llena de alegría su vida es que, finalmente, su hijo tendrá algo que heredar.

Ines Navarro (2)Aunque el hombre y la bestia se han separado, todo ha sido para un bien mayor. Inés María Navarro, quien durante la ceremonia de entrega oficial de los moto-carros se mostró bastante nostálgica, expresó ante OPINIÓN CARIBE que aunque agradece profundamente la oportunidad que les ha brindado el alcalde, se le hace imposible no sentir tristeza al saber que debe separarse de su leal compañera, su burrita. “Tengo 6 años de ser carromulera y 4 hijos a mi cargo y sé que para mi condición esta es una mejor opción, de igual manera la burrita descansa y es un mejor ambiente para la Ciudad, pero me siento con mucha nostalgia al separarme de mi animalito”. Afirmó Inés Navarro, quien expresó muy convencida que sus ganancias aumentaran el triple, pues ya no tendrá que gastar tanto dinero como el que gastaba cuando su burrita se enfermaba y, además, ahora tardará mucho menos tiempo del que le tomaba antes transportar las cargas de un lado a otro.

Horacio Leal, quien lleva 17 años en el oficio, es otro de los carromuleros a quien su vida le cambiará trascendentalmente gracias a la sustitución de vehículos de tracción animal por moto-carros gestionada por la administración actual.

El futuro tanto de Horacio como el de su esposa y sus 6 hijos mejorará como nunca lo habían imaginado, él es consciente de que jamás hubiera podido conseguir por sus propios medios un vehículo como el que el alcalde Carlos Caicedo les ha entregado, para que puedan continuar llevando el sustento a sus hogares, por lo cual expresó humildemente y con su ya arraigado lenguaje coloquial, lo agradecido que está con la Administración por este gran beneficio que les han brindado desde la Alcaldía Distrital.

Distintas historias, pero todas con un mismo final, cientos de vidas cambiadas y un enorme sentir de agradecimiento por parte de los carromuleros hacia el Alcalde Carlos Caicedo.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *