Connect with us

Columnistas

Crecer en aras del progreso

Opinión Caribe

Published

on

 

Crecer es el término que empleamos con mayor frecuencia cuando queremos dar cuenta delaumento de algo o alguien en cuestiones variables como ser el tamaño, la cantidad o la importancia. Lo utilizamos también cuando queremos hacer referencia al desarrollo alcanzado por algo o por alguien. Otro uso que le damos es para referir la adquisición por parte de alguien de autoridad, importancia o seguridad, entre otras características, en relación a algún asunto o situación. Progreso, en tanto, está asociado a la idea de cambio.  

 El pueblo magdalenenses quiere un departamento que avance con paso firme, próspero, democrático, equitativo, competente, competitivo y sin tiburones financieros, de por sí monopolísticos y perniciosos. De igual manera, unos magdalenenses con competencias, capacidades y destrezas valiosas y valoradas por las empresas en el quehacer productivo, lo que es argumento, contenido y contexto de una gran transformación educativa con saber pedagógico, a fin que cada vez las metas estén a menor distancia.

Necesitamos reformas que permitan abrir a la competencia a sectores de importancia, eliminar en lo posible (y si es posible) la escandalosa y vergonzosa corrupción, que mina legitimidades, corroe la gobernabilidad y minimiza la confianza del pueblo en la institucionalidad, lo que no puede seguir permitiéndose, permitiéndolo ni tolerándolo, sean cuales fueren las razones políticas o económicas.

Tenemos, en aras del progreso, permitirnos alianzas público-privadas de envergadura, asociarnos con empresas en modalidades que incluyen contratos de servicios; de utilidad, de producción compartida o de licencias. Requerimos del concurso de entidades privadas y mixtas, nacionales y extranjeras que aporten conocimientos tecnológicos, destrezas gerenciales, redes logísticas y comerciales, además de recursos financieros de los que no disponemos y que resultan indispensables para convertirnos en un departamento de cara al futuro, lo que nos brindará  riqueza efectiva y duradera que abra margen de maniobra para crecer nuestra economía y a nuestros pueblos.

Son estos momentos propicios para crecer, consigamos inversión en grande, necesitamos y nos urgen nuevos modelos de empresa, abrir los espacios todos para acondicionar la interacción educación, nuevas formas de trabajo y producción, conjuntamente con las TICs o nuevas tecnologías digitales. No le tengamos miedo a expandirnos económicamente y veremos cómo es posible acortarle distancias al subempleo, la pobreza, la miseria y la marginalidad. Así que manos a la obra.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *