Connect with us

Internacional

El «choque de poderes» en Venezuela pasó de lo simbólico a lo práctico

Opinión Caribe

Published

on

El lunes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró que todos los actos de la nueva Asamblea Nacional  serán nulos mientras sigan juramentados los tres diputados opositores de Amazonas cuya elección fue cautelarmente suspendida.

El turno de juego ahora es para la oposición, que debe decidir si acata la decisión del TSJ, que considera viciada en lo legal pero en la práctica puede dejar a la AN sin competencias reales.

La sesión parlamentaria del martes se suspendió por falta de cuórum y se pautó para el miércoles.

La oposición dice que la aparente intervención del Poder Judicial al Poder Legislativo, que es elegido por voto popular, es un «golpe judicial».

Pero el oficialismo también habla de una suerte de «golpe de Estado», puesto que dice que la nueva Asamblea Nacional ha violado las layes desde que se instaló la semana pasada.

El enfrentamiento legal y político se da una semana después de que la oposición se inauguró como mayoría en el Parlamento venezolano después de 17 años de control oficialista.

La situación que la semana pasada se puso tensa por el retiro de la imágenes de Hugo Chávez del Palacio Federal, sede de la Asamblea, ahora promete más de lo mismo, pero con mayores implicaciones.

Tanto la oposición como el chavismo dicen tener una agenda de gestión para solucionar los graves problemas económicos del país.

El gobierno asegura que quiere aprobar un decreto de emergencia económica para «profundizar la revolución» y atacar la «guerra económica».

Se espera que el viernes el presidente, Nicolás Maduro, vaya a la AN a presentar su memoria y cuenta del 2015.

La oposición, por su parte, espera revisar la designación –supuestamente inconstitucional– de 13 magistrados del TSJ que el chavismo hizo en diciembre justo después de las elecciones, cuando aún era mayoría en la AN.

También busca aprobar una ley de amnistía para liberar a los llamados presos políticos y leyes para incentivar la producción nacional.

Sin embargo, muchos temen que el juego de ajedrez legal y político que vemos ahora impida al Estado resolver la crisis económica que enfrenta al país.

Y que la situación se deteriore a medida que las soluciones no se den.

Con información de: BBC.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *