Connect with us

Columnistas

Costeños y gabinete

Opinión Caribe

Published

on

Por: Cecilia López Montaño

Se anuncia que habrán grandes cambios en el gabinete del Presidente Santos. Con demasiada frecuencia se relaciona esta posibilidad con la baja de la popularidad del Gobierno que registran las últimas encuestas. Pocos ministros se salvan y la cuchilla de la opinión pública no les perdona nada, con excepción del Ministro de Vivienda que todos reconocen como hiperactivo y concreto en sus resultados. Las calificaciones han sido muy duras y los rajan a muchos de ellos.

A pesar de ser esta una visión generalizada, la verdad podría ser otra. En primer lugar, no hay nada más agotador que ser ministro en Colombia. A diferencia de países con un servicio civil claramente definido, seleccionado y valorado, el ministro de cada ramo trabaja finalmente con una décima parte del total del personal. Esto sucede por la forma como se hacen los nombramientos hasta de los porteros, por la falta de continuidad en posiciones intermedias, por la carencia de profesionalismo de muchos de ellos y sin duda, por el terrible complejo de Adán de muchos gobiernos que borran lo anterior a su llegada. Todo esto agota física y mentalmente a aquellos ministros y ministras que asumen con responsabilidad su cargo. Así se debe sentir Cecilia y Gina entre otros. Inclusive aquellos que se toman de manera folclórica el puesto también los agotan los compromisos sociales y los lagartos de turno.

En segundo lugar, el tiempo crítico de Santos empieza realmente ahora. Todo lo que se ve en el futuro es complejo y requiere mucha cancha y conocimientos sólidos en cada una de las carteras. No es el momento de improvisar, de llegar a aprender. Esto se puede hacer cuando los vientos soplan a favor y no en contra como ahora. En tercer lugar, ahora más que nunca vale la recomendación de que el Ministro debe ser cercano al Presidente no en términos de amistad sino de tener comunicación directa y la posibilidad de ser siempre escuchado porque se le reconoce su capacidad.

Estas ideas son convenientes ahora que empezó el sonajero en la Región Caribe. Para Min-minas no puede llegar nadie a improvisar; para Agricultura, si cambian al Ministro Iragorri, si no se conoce la complejidad del campo en esto momentos, no durará mucho. Y así sucesivamente porque en todos los campos la situación es difícil. Por ello, si realmente la Región quiere aumentar su cuota en el Gabinete, no es sano poner a sonar nombres que serían fácilmente descartables por su desconocimiento de los temas. Y antes de que los politiqueros empiecen a promover a quienes tienen pocas posibilidades no solo de ser nombrado sino de tener éxito, que es lo más importante para todos, los distintos sectores deben buscar a aquellos que se sabe lo harán muy bien. Ojo pues con la gabinetología en la Región.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *