Connect with us

Metrópolis

“Aquí respetamos a la autoridad”: Reclusos

Opinión Caribe

Published

on

Un significativo mensaje expresaron las autoridades que asistieron a la inauguración de la revista ‘Un Grito Tras Las Rejas’, escrita por los reclusos de la cárcel ‘Rodrigo de Bastidas’ en Santa Marta. Coinciden la comandante de la Policía, Sandra Vallejos, el personero distrital, Chadán Rosado y el procurador territorial Magdalena, Antonio Florentino, de que es un mito que los reclusos rechazan la institucionalidad. OPINIÓN CARIBE constató la confianza con las que estas entidades desarrollan labores dentro del centro carcelario.

Regularmente una visita policial a cualquier cárcel del país requiere de un amplio anillo de seguridad que permita el cumplimiento de la labor deseada.

En Santa Marta, la comandante de la Policía Metropolitana, Coronela Sandra Vallejos, llega al centro penitenciario acompañada por dos escoltas, entre ellos, una mujer.

Con toda la tranquilidad del mundo, la máxima autoridad policial dialoga con los reclusos, los escucha y da a conocer los planes para mejorar las condiciones físicas y sociales en las que se encuentra la cárcel ‘Rodrigo de Bastidas’.

Aunque el panorama es de crisis, y los internos son víctimas de un sistema carcelario con múltiples deficiencias, hay espacio para el diálogo respetuoso entre las partes.

“A pesar de las adversidades en la que ustedes viven, nos enseñan que en los momentos más tristes es cuando se recomponen las cosas más grandes que le pueden suceder al ser humano o a la misma patria”, expresó la máxima autoridad policial, al ser recibida por los internos con honores.

Su pronunciamiento va en contra del pensamiento, quien entra a la cárcel expone su vida. Durante el recorrido, las autoridades concluyeron que en el interior del centro carcelario hay esperanzas de cambio por parte de los reclusos.

¿DE QUIÉN ES LA CULPA?

Muchos de los que recobran su libertad por cumplimiento de penas, vuelven a la cárcel al poco tiempo, ¿a qué se debe esto? es la incógnita que tratan de despejar psicólogos, sociólogos y autoridades locales.

Por su parte, la Coronela Vallejos explica, “si estas personas están recluidas es porque la sociedad en algo falló, porque los que tenemos la autoridad fallamos en prevención, educación, oportunidades de escucharlos y en extenderles la mano”.

Apuntó, que no existe un proceso de resocialización, de acompañamiento, de fortalecimiento y en la capacidad de darles a los reos las herramientas que induzcan al cambio.

“Si bien fallaron en algún momento, hoy han reencontrado el camino para que cuando salgan de acá juren ante Dios que aquí no van a volver, que van a seguir recomponiendo sus vidas para ser llamados a grandes cosas. La calle no es fácil, y sé que el rechazo por parte de nosotros es notorio, muchas personas creen que porque tal ciudadano tiene el antecedente de haber estado en la cárcel es merecedor de cerrarles las puertas. Ante esto, el individuo recae y lastimosamente vuelve a prisión”, señaló.

Junto al pronunciamiento de la Coronela, el personero distrital, Chadán Rosado, manifestó, que la unión institucional es, por lo menos, el primer paso para dar solución a las necesidades del centro de reclusión, “ante el grito de protesta contra la negligencia en la prestación de servicios médicos, el suministro de medicamentos ha mejorado, sin embargo, no es suficiente, por tanto, me comprometí a radicar las denuncias ante la Procuraduría, Fiscalía y a la Superintendencia Nacional de Salud”, indicó el personero.

Por su parte, el procurador regional del Magdalena, Antonio Florentino, se comprometió a vigilar desde su cartera los procesos que se adelantan en el centro de reclusión, “es la primera vez que ingreso a este establecimiento penitenciario, y lo que me llevo es una sorpresa enorme. Los internos, pese a estar en estas condiciones, reciben al Estado de tal forma que pareciera que todo anduviera bien, aunque no es así. Nosotros sabemos que aquí la situación es de precariedad pero con la disposición de los reclusos podemos trabajar mancomunadamente”.

En el marco de la presentación de la revista Un Grito Tras Las Rejas’, escrita por los reclusos, se narran las historias de vida que desde la calle no se conocen.

Un pliego de situaciones expresadas en letra, reflejan para quienes no conocen la cárcel, que dentro de ella hay personas que merecen respeto y tienen derecho a defender su dignidad.

El hecho de estar presos pagando una condena por cualesquiera delitos, no los aísla de sus derechos como personas. La Ley 1709 de 2014 busca dignificar la estadía del recluso, normativa que con el paso de los años se está violando. En la cárcel el proceso de resocialización está pasando a un segundo plano, por lo que, quien sale de la cárcel, lo hace, quizás hasta en peores condiciones.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *