Connect with us

Análisis

Magdalena, a años luz del bilingüismo

Opinión Caribe

Published

on

A pesar de que, en las instituciones educativas oficiales de Colombia, el inglés se ofrece desde básica primaria (en algunos casos desde preescolar), la mayoría de estudiantes se gradúa con dominio básico, por no decir nulo, de este segundo idioma. OPINIÓN CARIBE se dio a la tarea de analizar cómo va Santa Marta en cuanto al aprendizaje del inglés y evidencia que el país necesita de más docentes bilingües para que las personas desarrollen sus habilidades y destrezas en el manejo de este idioma en los niveles más altos.

 Por Laura Vélez Vargas

Si bien la calidad en la educación del país ha mejorado de forma significativa, teniendo en cuenta su índice sintético y que superó la meta que el Gobierno de Juan Manuel Santos junto al Ministerio de Educación se había propuesto para el 2017, para avanzar en el camino de la excelencia y tener una ‘Colombia mejor educada’, con altos resultados en las pruebas Saber y más estudiantes que aprobaron su año escolar, los educandos continúan ‘rajándose’ en las pruebas del inglés como segundo idioma.

Y es que no basta con que se les dé durante al menos seis años consecutivos, dos horas semanales de inglés, incluso hasta tres o cuatro, intensidad horaria que ha exigido el Ministerio con el cambio a jornada única, al cual se han acogido, en promedio, 800 colegios oficiales del país y que les permite mayor tiempo en las instituciones educativas (ocho horas diarias), para profundizar en diferentes áreas, como la de lenguaje, sin embargo, la mayoría de los nuevos bachilleres sale con un manejo bajo de esta segunda lengua y entra con grandes deficiencias a las universidades, cuando tener un segundo idioma se ha vuelto un requisito indispensable en el mundo competitivo de hoy.

Dentro del contexto colombiano, mediante su programa nacional de bilingüismo, se pretende orientar a los estudiantes para que sean capaces de comunicarse en inglés, de tal forma, que “puedan insertar al país en los procesos de comunicación universal, en la economía global y en la apertura cultural, con estándares internacionalmente comparables”, esto significa que al egresar del sistema escolar, logren un nivel de competencia mínima en inglés B1, pre intermedio, instaurado en el Marco Común Europeo, que Colombia adquirió como referente para fijar los niveles de dominio que se deben lograr.

PANORAMA LOCAL

Según el secretario de Educación Distrital, Edimer Latorre, Santa Marta es una de las entidades territoriales que se ha vinculado a todos los procesos de la estrategia ‘Colombia Bilingüe’, desarrollado por el Ministerio de Educación Nacional, “podríamos decir, que, si hablamos del día a día, somos una de las entidades territoriales que estamos por encima de la media nacional, en cuanto a indicadores. Hemos tenido la llegada de educadores extranjeros que nos permiten vivir ese proceso de inmersión total que es el que se necesita para que nuestros estudiantes puedan alcanzar un nivel óptimo de inglés”.

Cabe mencionar, que el Magdalena cuenta con 33 docentes extranjeros, en 19 instituciones educativas oficiales: la Normal Superior San Pedro Alejandrino, el Liceo Samario, la Normal Superior María Auxiliadora, el Inem ‘Simón Bolívar’ de Mamatoco, el Inem ‘Simón Bolívar’ de Gaira, la Industrial, I.E.D. El Carmen, Madre Laura, ‘Juan Miguel de Osuna’, ‘Hugo J. Bermúdez’, ‘Laura Vicuña’, Bonda, ‘Rodrigo Galván de Bastidas’, ‘Rodrigo de Bastidas’, El Parque, San Francisco Javier, Liceo del Norte, ‘Francisco de Paula Santander’ y Once de Noviembre.

Y, aunque el Distrito de Santa Marta superó por poco la media nacional, que es del 2 % de estudiantes que llegan al nivel B1, existen falencias que dejan al Magdalena alejado de la meta del bilingüismo, en el sector público. Entre ellas, no contar con licenciados formados en básica primaria para desarrollar competencias desde temprana edad para que posibiliten el pensamiento en inglés con mayor rapidez, sumado a que no todos los colegios públicos se han acogido a la jornada única que el Ministerio de Educación ha implementado, para así lograr mayor número de horas que permite cubrir competencias, las cuales demandan altos niveles de atención, como el lenguaje, entre otras.

SÍ ES POSIBLE LA EDUCACIÓN PÚBLICA BILINGÜE

Con 65 años de historia, la Institución Educativa Distrital Bilingüe ‘Jorge Nicolás Abello’ de la ciudad de Barranquilla, logró lo que ningún otro colegio oficial del país había podido, dominar el inglés.

En entrevista exclusiva con OPINIÓN CARIBE, la rectora Matilde Camargo, y el profesor que ganó el Premio Compartir al Gran Maestro, el pasado 26 de mayo, Fabián Moisés Padilla, explicaron cómo pasaron de ser una institución educativa de un nivel inferior, que por muchos años y tras miles de intentos, no avanzaba, a ser el mejor colegio oficial en secundaria del país, con un índice sintético superior y un dominio en el inglés como segunda lengua, que les ha permitido obtener becas en el exterior.

Cuenta Matilde Camargo, que cuando tomó la dirección del ‘Jorge Nicolás Abello’, la Institución constaba de aproximadamente 2.900 alumnos y un bloque con siete aulas. En ese entonces, se daban clases nocturnas y no contaba con primaria. Con 20 años de experiencia en un colegio italiano privado de la ciudad, logró incorporar una serie de innovaciones en el plantel donde cursó sus cinco años de primaria. Actualmente, el plantel cuenta con 1.350 estudiantes y dos sedes.

Entre los cambios, instauró nuevos horarios y una reducción significativa del alumnado, puesto que afirma, “la calidad es inversamente proporcional a la cobertura”. Hoy cuenta con una jornada única, que logró oficializar hace cinco años, cuando el Ministerio de Educación no lo había incluido dentro de sus lineamientos, “nos expidieron la 06089 del 8 de noviembre de 2011 y salió la primera promoción de jornada única de aquel año”, recordó la Rectora.

Es importante mencionar, que la jornada única permite a las instituciones educativas una mayor disponibilidad de tiempo escolar a los docentes para profundizar en sus contenidos, logrando calidad educativa y mayor aprendizaje de los estudiantes, “cuando hicimos lo de la jornada única era para incrementar el número de horas con el inglés. Antes contábamos con cuatro horas semanales, pero con el cambio, se pudo pasar a 8 y luego a 10. Mas adelante, el profesor Fabián propuso trabajar la enseñanza del inglés por contenidos y con el mismo recurso que teníamos, los mismos docentes, incorporamos este programa. Hoy, en el bachillerato se dan 20 horas de inglés, tanto con nativos como con los profesores locales que se han capacitado e imparten sus clases en este idioma”.

Y, es que en el 2007 un profesor visionario entró a hacer parte del colegio ‘Jorge Nicolás Abello’, quien había logrado estudiar inglés gracias a una beca que obtuvo por sus aptitudes con el idioma y que le permitió observar un bajo nivel en las competencias de lenguas de la institución oficial a la que se incorporaba como docente, “iniciamos mediante la utilización de todos los recursos como computadoras, video beam, tabletas y todo lo que hacía parte de las Tecnologías de la Información y Comunicación, TIC, para aplicarlo en la enseñanza del segundo idioma”, afirmó Fabián Padilla.

Así, el estudiante daba inglés a través de las nuevas tecnologías, desarrollando blogs y wikis. Más adelante, con nuevos conocimientos, gracias a su trabajo de grado para la maestría que realizaba en la Universidad del Norte, en donde se capacitó para utilizar los contenidos y habilidades de otras asignaturas en servicio de la enseñanza del segundo idioma, logró incorporar a las clases básicas como biología y matemáticas, un alto grado de inglés en sus contenidos.

“Con el trabajo de investigación tuve que llamar a los docentes de las demás asignaturas, para que me permitieran observar sus clases y les indicaba cómo adaptar todo al servicio de la enseñanza del inglés. Nos dimos cuenta que el proyecto fue creciendo y dio buenos resultados en el curso piloto (noveno grado), por tanto, se institucionalizó. Fue así como se integraron los profesores de las otras áreas y mediante capacitaciones de inglés en sus horas libres, tanto en las tardes como los sábados, además de que muchos empezaron a estudiar en el Colombo, en la Universidad del Norte y en la Universidad del Atlántico, adquirieron un nivel de lengua B2, que les permite impartir la enseñanza y las clases pasaron a darse en inglés”, afirmó el profesor Padilla.

Sin embargo, reiteró, que fue un proceso arduo, de nueve años y todavía continúan las capacitaciones, con ayuda del Ministerio de Educación, la Secretaría de Educación Distrital y la Administración local, aunque al principio todo fue por iniciativa propia, con recursos propios, “en el siglo XXI no se debe criticar al Estado, ahora hay que aportar para que el Gobierno pueda entregar”, aseguró Matilde Camargo, rectora de la Institución.

El profesor Fabián Padilla aseveró, que desean que su método sirva como ejemplo para que no solo esa institución oficial sea bilingüe, sino que las demás del país puedan adaptar los métodos que crean convenientes y les den la oportunidad a todos los niños de sectores vulnerables, que pertenecen al estrato 1, 2 y 3, a una educación de calidad, “la idea es que a partir de ahora podamos llegar a diferentes lugares para motivar y replicar la experiencia.”

EL GOBIERNO APUNTA HACIA EL BILINGÜISMO

El Gobierno Nacional cuenta con campos de capacitación y su programa ‘Colombia Bilingüe’, que permite tanto a docentes como estudiantes viajar a diferentes países para que perfeccionen su segundo idioma. Además de ofrecer incentivos económicos a los docentes y rectores.

El profesor Fabián Padilla fue uno de los docentes que tuvo la oportunidad de viajar a la India por dos meses, por un concurso de méritos que abrió el Ministerio de Educación Nacional el año pasado, “de 450 escogieron a 24 educadores. “Tuve el apoyo de la Secretaría de Educación Distrital de Barranquilla, pero muchos no lo lograron en otros municipios; ni siquiera les dieron su licencia remunerada, sabiendo que iban a estudiar allá y venían a replicar todo eso que ellos aprendieran”.

Por otra parte, el Estado ofreció recientemente 100 cupos para sacar su primer campo de penetración internacional. A Barranquilla se le dieron 30 cupos y mediante una prueba oral, le permitieron presentarse a un número considerable de estudiantes de décimo grado del colegio ‘Jorge Nicolás Abello’, gracias a su buen desempeño, “se presentaron 37 alumnos y el Ministerio Nacional le dio 16 cupos de los 30 que tenía derecho la Ciudad. Ya los muchachos tienen su visa y nos acaba de llegar un correo para diligenciar un formulario de los primeros que se van, porque se van en grupitos de a cuatro, en distintas fechas”.

Es pertinente resaltar, que el Gobierno incentiva a los mejores alumnos, sin importar el estrato. De esos 16 estudiantes barranquilleros que próximamente viajarán a diferentes estados de los Estados Unidos, hay jóvenes de barrios como El Bosque, La Sierrita, que son conflictivos en Barranquilla y que van a tener la oportunidad de tener otra visión del mundo.

La Rectora de la Institución Educativa ‘Jorge Nicolás Abello’ asegura que sus metas no se detienen en el premio Compartir al Maestro. Tiene en la mira otros proyectos ambiciosos junto con su equipo de maestros, entre ellos el profesor Fabián Padilla.

Está gestionando para obtener la primera infancia bilingüe, la cual no existe en Colombia y que ya la propuso ante la Alcaldía y la Secretaría de Educación de Barranquilla, además, realizó una articulación con el Colombo, para darles a sus alumnos el título de técnico en administrativo bilingüe, “el 26 de julio arrancamos con 45 alumnos de noveno. El joven cuando termine en el 2018, va a obtener promoción anticipada”.

SANTA MARTA TAMBIÉN FUE RECONOCIDA EN LOS PREMIOS COMPARTIR

En una noche de reconocimiento y exaltación, se premiaron a los grandes maestros y rectores de las instituciones oficiales del país, que han marcado una diferencia en cuanto a innovación y calidad educativa y que se arriesgaron a proponer y a exponer sus experiencias de mejoramiento continuo.

Además del premio al “Gran Maestro 2016”, que fue otorgado a Fabián Padilla, de la Institución Educativa Distrital ‘Jorge Nicolás Abello’ y el del ‘Gran Rector 2016’, que le fue concedido a Rubén Cárdenas, del Colegio María Auxiliadora en La Cumbre, del Valle del Cauca, fueron entregados en Santa Marta dos reconocimientos: uno como “Rector Ilustre” a Aurora Garay, del Liceo Samario y dos placas como “Maestro Finalista” y “De camino a la excelencia”, por su ejemplar gestión y compromiso con el mejoramiento continuo en el proceso de aprendizaje, a Pedro Montero de la Cruz, de la Escuela Normal Superior María Auxiliadora.

La rectora Aurora Garay le explicó a este medio que desde su gestión, hace seis años en el Liceo Samario, a la cual entró por un concurso de méritos, encontró una Institución con muchas fortalezas, desde la perspectiva humana, pero también con muchas debilidades desde sus procesos, mantenimiento de planta física y sobre todo, cultura institucional, “lo que hice fue observar y entretejer las prácticas culturales que había acá, con unas nuevas que pudieran llevar a cabo el desarrollo de procesos y que direccionaran al mejoramiento continuo. Esto se realizó durante tres años y fue un proceso de organización, en donde tuvimos que aprender, que planear, ejecutar y evaluarnos permanentemente, necesario para volver a trabajar”.

Cabe mencionar, que el Liceo Samario de Santa Marta ha logrado algunos reconocimientos por parte de la Alcaldía: en el 2014, por su mejoramiento continuo y, en el 2015, por calidad en los procesos. Además, obtuvo la certificación del Icontec el año pasado, convirtiéndose en el primer colegio público que la tiene, “esto es producto del esfuerzo, del interés de los maestros y funcionarios, de querer ver una Institución cada vez mejor y, sobre todo, ofrecer una educación de calidad para las personas de escasos recursos.”

En el 2015 el Liceo Samario tuvo 53 graduados admitidos en la Universidad del Magdalena, lo cual ratifica que existe actualmente un cambio de mentalidad y que los jóvenes saben que “ser pilo, paga”. La Rectora. Además. Corroboró, que en adelante mantendrá sus buenas prácticas y continuará trabajando para sacar nuevos proyectos adelante, “hoy hemos establecido un nuevo trabajo con una fundación para desarrollar en los niños un pensamiento matemático avanzado, que solo dos instituciones de Santa Marta lo tienen.”

Por su parte, el profesor de Física de la Escuela Normal María Auxiliadora, Pedro Montero, desarrolló una propuesta pedagógica llamada el “Aprovechando las TIC en la enseñanza de la física”, en donde impulsó la participación activa a través de las nuevas tecnologías, “utilizamos hipervínculos para ver vídeos, animación y laboratorios virtuales, en donde los alumnos consultan previamente los temas a tratar y los socializamos en clase con ayuda del video beam y la Internet. Después que todos hablamos del concepto, empezamos a despejar las ecuaciones y hacer los ejercicios y desarrollar actividades”.

Esto, le ha permitido mejorar el rendimiento de los estudiantes en física, “el interés ha mejorado. En el año me perdían entre 15 y 12, en un grupo de 40 alumnos, ahora me pierden uno o dos y, por ejemplo, en el 2014, pasaron ilesos todos”, aseguró con orgullo el profesor Montero.

Cabe resaltar, que la propuesta del profesor de física la está trabajando hace 16 años, primero en el Laura Vicuña y luego en la Normal Superior María Auxiliadora y desde el 2002 fue nominado en los premios ‘Compartir’, “ellos me envían la retroalimentación de la propuesta y así he podido sistematizarla y mejorarla. A partir de mi nominación, seguí enviando mi proyecto con el fin de que me la retroalimentaran. En el 2014 y en el 2015 recibí una mención de honor y este año fue una sorpresa las dos placas obtenidas.”

En diciembre, viajará a México, con todos los gastos pagos, gracias al premio Compartir al Maestro 2016, para socializar su propuesta en el tercer Congreso Internacional de Innovación Educativa. Actualmente, busca un patrocinio para llevar un colega y una estudiante al evento.

Igualmente, con la ayuda de la Cooperativa de Educadores ha logrado socializar con alrededor de 120 docentes su propuesta, incentivando su réplica para todas las disciplinas y más adelante visitar a seis municipios para que los maestros se atrevan a utilizar las tecnologías de la información y comunicación en sus clases. En https://www.youtube.com/watch?v=wjvXVz4Man0 se encuentra su propuesta.

¿QUÉ HACE FALTA EN SANTA MARTA?

El Distrito de Santa Marta ha dado un paso para que el bilingüismo sea una de las apuestas prioritarias de las instituciones educativas. Dentro del Plan de Desarrollo distrital fue aprobado en el Concejo unos vectores estratégicos para que Santa Marta sea bilingüe.

“Tenemos una meta ambiciosa para desarrollar en cuatro años. El objetivo es que pasemos de tener 2.1 % al 30 % de nuestros estudiantes en el Distrito, con un nivel B1 en inglés”, afirmó Edimer Latorre Iglesias, secretario de Educación Distrital.

Dijo, que a partir de este año se medirán los indicadores anualmente para mirar si es posible llegar al 30 % de estudiantes en el nivel B1 de inglés, sin embargo, es necesario el apoyo de rectores y maestros comprometidos y motivados para el desarrollo de los diferentes procesos.

“Hemos establecido convenios con entidades como Cajamag,sobre todo con los cuerpos de paz para capacitar a los maestros, pero este año vamos a ir más allá, para comenzar el proceso con maestros de primaria y que se den clases con contenidos en este idioma, además de crear escenarios que lleven a los estudiantes a pensar en inglés. Y, adicionalmente, queremos generar una cultura de bilingüismo en el Distrito de Santa Marta, pues somos una ciudad turística y es imprescindible el dominio de este idioma”.

MIRADA EXTRANJERA

Halee Clevenger, una de las docentes del programa ‘Colombia Bilingüe’, y que ha trabajado durante un año en la ciudad de Santa Marta, los últimos seis meses en el Liceo Samario, señala, que son fundamentales materiales tecnológicos, a pesar que el Ministerio de Educación ha otorgado computadoras y tabletas, hacen falta más herramientas para ver videos y contenidos que desarrollen las habilidades lingüísticas de los estudiantes.

“He visto el mejoramiento de los estudiantes. Al principio eran muy tímidos, algunos ni siquiera participaban en clases, pero, a través del “Club de inglés” que creamos, los alumnos se han incentivado y motivado para mejorar”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *