Connect with us

Columnistas

Del desarrollo sostenible

Opinión Caribe

Published

on

Por Rubén Darío Ceballos

No hay día que no se traten por todos los medios de difusión y entre otros aspectos, de desempleo generalizado, crisis recurrentes, ambientales y humanitarias, guerras, migraciones, pobreza, inequidad, desigualdad, muertes, enfermedades y demás; lo cual es a todas luces perjudicial para alcanzar el pleno desarrollo de los pueblos, cuando lo que debiera imperar, sin que ello indique renunciar a aspectos claves de la economía de mercado, es apostarle a la intervención del Estado en la regulación de la actividad de los privados, esto, con el fin de establecer a ciencia y conciencia mecanismos de distribución justa de la riqueza, en contenidos de democracia, equidad, cohesión e integración social.

Frente a lo cual, importa dialogar, mostrar y demostrar cuáles son los logros y repliegues que se tienen en el componente económico, político y social. Estudiar y examinar cuáles son y deben ser las metas a concretar en el departamento y sus municipios, siempre con la enseña de la propuesta de un desarrollo social, equitativo integral y sostenible (descrito en 1987 en el Informe de la Comisión de Bruntland, como aquel que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades), camino a consolidar propósitos relevantes.

De la misma manera, abrir el debate respecto de la adecuada búsqueda de las vías mejores que nos lleven a desarrollarnos y crecer económicamente, en lo que importa exponer y explorar ideas, planteamientos y opciones por el bajo crecimiento y la desigualdad que nos agobia. Urgente construir compromisos por la igualdad y proyectar propuestas en torno al bienestar.

Tarea primordial y preponderante, es, entonces, fortalecernos internamente en relación con el mercado interno, industrializarnos y soportarnos en criterios de sustentabilidad ambiental, crear sistemas de recaudación fiscal graduales y crecientes, construir y reconstruir sistemas de seguridad social y de educación de alta calidad e idoneidad; aupar el crecimiento económico haciéndolo sostenido, erradicar la pobreza, develar la desigualdad, regular y equilibrar la economía.

 No debemos profundizar en reformas que la mayoría de las veces a nada conducen, como demostrado como comprobado está y nos someten a más de lo mismo; y en oposición a lo cual, enfocarnos a tener más Estado, más democracia y total democratización de las instituciones, con lo cual ganar en beneficio colectivo, como debería y tiene que ser.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *