Connect with us

Cultura

Manotas, arte innato

Opinión Caribe

Published

on

Por Diana Solera Betancurt

Julio César Cantillo Manotas, un pivijayero que vive desde hace once años en Santa Marta, es la clara muestra de que algunas personas nacen con talento, el cual ha ido perfeccionando a lo largo de los años. Se sorprendió pintando desde niño en su pueblo natal, sin haber recibido ninguna instrucción.

La pintura, en sus comienzos, es de carácter manual, no intelectual, arte que poco a poco mejoró. Hoy, once años después de tomar su primer taller, se ha convertido en uno de los grandes retratistas en la capital del Magdalena, calificativo que evidencia en cada una de sus obras.

Manotas hizo parte del lanzamiento del Proyecto ‘Mar, Arte, Cultura para la Paz y la Convivencia’, liderado por la Universidad del Magdalena. Allí presentó su obra: una mujer recostada sobre la playa, desnuda, bañada por las olas, que evoca la feminidad, la sensualidad y la belleza. Es un homenaje a la hermosura de la mujer magdalenense y a las playas de Santa Marta.

Julio defiende la visión de un ser humano transparente y por eso explica, que con esta pintura deja claro que la desnudez no es sinónimo de impureza o temor, sino lo contrario, es la máxima expresión de la honestidad, sin engaños o dobleces, pero si representa a cada ser humano con sus luces y sombras.

Aunque en OPINIÓN CARIBE se desempeña como creador de las caricaturas que contiene la edición impresa. Julio se autodefine como un exponente del arte figurativo, lo explora y lo practica.

El arte figurativo se define como una tendencia que imita la naturaleza, y, por tanto, no exige en el observador ningún esfuerzo mental para comprenderlo, pues todo está expuesto ante los ojos de quien lo contempla; así como vemos un paisaje, un retrato, una naturaleza muerta, entre otras representaciones artísticas, comprendemos de inmediato el mensaje que el artista nos quiere transmitir.

En contraposición al arte figurativo existe el arte abstracto, dominado por los trazos geométricos, y alejado de lo visualmente reproducible, pero no es con este con el que se identifica Julio, que prefiere desde su talento mostrar la realidad, porque en ella encuentra la belleza.

Aún no le llega su máximo reconocimiento y en su hablar no demuestra que esto le afane, se siente orgulloso, porque gracias a la pintura obtiene lo necesario para vivir, no con grandes comodidades, pero ha logrado dedicarse a hacer algo que le gusta, además, sus obras ya han sido expuestas en los diferentes centros culturales de la ciudad.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *