Connect with us

Cultura

Germán Martínez, innovación y creatividad aplicadas al arte y la ingeniería

Opinión Caribe

Published

on

Germán Martínez es escultor hace más de 12 años y presentó una escultura en mural con una tendencia de mosaico en Taganga, justamente en unos de los hoteles más reconocidos del corregimiento. Es oriundo de Bogotá y hace más de seis años vive en Santa Marta y le ha dado color a varios sitios con sus técnicas e impecable labor. OPINIÓN CARIBE entrevisto a este artista de las artes manuales para conocer su manera de trabajar y algunas de sus obras.

OPINIÓN CARIBE: ¿Cómo considera sus obras de arte o esculturas y qué le imprime?

Germán Martínez: Este mural lo considero como un elemento de orden, academia y una estrategia pedagógica que me permite tomar decisiones de forma, composición y color. Pero debo obviamente nutrirla con la esencia que tiene el Caribe. Esto además es lo que inspira las obras que se realizan acá en Santa Marta donde cada momento es inspirador.

OC: ¿Qué es el mosaico y qué tan fácil es apreciarlo?

Germán: El mosaico es una técnica que existe desde los egipcios, evaluada y avanzada por los griegos y desarrollada mucho más por los romanos. Encontramos muchas piezas de esta naturaleza en varias etapas de la historia.

En este caso lo que hacemos es evidenciar elementos de la Costa, sin ser costumbristas, pero llevando una fácil lectura para el artista en general.

OC: Además de Taganga ¿en qué otro lugar de la ciudad podemos apreciar sus murales?

G.M: Yo tengo dos líneas de trabajo. Una es el arte como tal, la escultura mural cerámico-mosaico y la otra línea es el diseño inmobiliario e intervención de espacios. Así como el muralismo es algo que podemos encontrar acá en Taganga.

También se puede encontrar una intervención que se hizo a nivel arquitectónico en el Motel La Orquídea, vía Bonda. Hace seis años ellos fueron los primeros que aprovecharon las habilidades artísticas y también en la piscina de este sitio hay un mural de una proporción mucho más discreta.

En otros lugares hay partes de mi trabajo, como en Mamancana que diseñé la intervención del bar y diseño inmobiliario, que son unos conceptos más modernos y poco tradicionales. Así mismo también he realizado trabajos en algunos hostales de la ciudad, como Masaya y bares como Vía Roma.

En Ciénaga también he trabajado. Hay un bar donde diría yo hicimos eco-intervención porque utilizamos materiales reciclables para realizarlo con conceptos modernos que dieron un excelente resultado. De igual forma intervenimos un conteiner en el mismo municipio, convirtiéndolo en un bar restaurante con cocina. 

OC: Para ilustrar un poco más a nuestros lectores, estos mosaicos ¿en qué material son realizados, qué tipo de piedra utiliza? 

G.M: Hay dos naturalezas de los mosaicos. Se puede hacer un mosaico tradicional como es el que hicimos en el hotel en Taganga, que contiene piezas de baldosas en cerámicas y que se consiguen en el mercado, de naturaleza vítrea, es decir, baldosas que fueron horneadas y sus acabados tienen características como si fueran vidrios.

Hay otro tipo de mosaico, donde se puede utilizar piedras naturales, donde las tallas se cortan y solamente se usa los colores que ofrece la naturaleza que es toda la línea de los ocres, desde los colores tierra, verdes ocres hasta los amarillos secos.

OC: Seguramente entre nuestros lectores, habrá personas que quieren implementar este tipo de arte en sus residencias, apartamentos u hoteles, ¿cuánto cuesta la elaboración de estas obras de arte? 

G.M: Yo siempre ubico la obra en dos partes. Una la parte comercial, que es el arte decorativo y el otro digamos el arte artístico, por decirlo de alguna manera la obra original.

En tal sentido la obra original se evalúa dependiendo del diseño que quiera el cliente. Esto varía de acuerdo a otros elementos como el tamaño y el estilo.

Ya cuando hablamos de arte decorativo o ambiental, estamos hablando de un millón 200 o un millón 800 el metro cuadrado.

OC: en la obra que actualmente adelanta, ¿cuántos metros cuadrados está tallando? 

G.M: (risas) Te puedo decir que es una obra amplia y que preferiría que los lectores vinieran a observar para que degusten un poco de una forma de hacer arte diferente y moderna.

Este es un espacio generoso, pero debo decir que mucho más grande fue el del Motel La Orquídea, que tenía un espacio aproximado de 17 metros por 4,5 de alto. Esa fue una obra muy grande.

OC: ¿Qué proyectos vienen para santa marta de la mano de Germán Martínez?

G.M: Bueno, tenemos varios trabajos en lista. El primero es una obra relacionada con la dignificación de la memoria de los pescadores, toda vez que rescata la tradición pesquera de esta zona del país, en la cual se va a trabajar con guaya pesquera reciclada, para representar a las tres principales familias de pescadores de esta región. Esta obra tendrá unas características que estos serán más pescadores de hombre que pescadores de peces.

Esta obra será penetrable que estará en la Bahía de Santa Marta, toda vez que busca integrar a la comunidad y el rostro de la ciudad en general a los procesos culturales de la ciudad.

OC: ¿Cuándo vamos a poder apreciar esta obra? 

G.M: Esta semana empezamos a construir obra.

OC: ¿Cuál es el tiempo de utilidad o permanencia de estas exposiciones de arte?

G.M: La cerámica es horneada en promedio a 1.200 grados, significa que su resistencia es muy alta. Hemos encontrado obras en cerámica que tienen 2.000 años antes de Cristo. Obviamente hay elementos que afectan como la erosión y el cuidado. Y si no se le da el mantenimiento adecuado el deterioro será más rápido.

Estamos hablando que estas obras perduran y que 10 generaciones en el futuro la podrían ver.

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *