Connect with us

Internacional

La destitución de Dilma Rousseff abre una crisis diplomática en Sudamérica

Opinión Caribe

Published

on

La destitución de Dilma Rousseff, aprobada por el Senado de Brasil debido a que fue hallada culpable de «crímenes de responsabilidad», ha movilizado no sólo a la ciudadanía, que se ha lanzado a las calles en más de una decena de estados del país, unos a protestar y otros a celebrar, sino también a los gobiernos de Sudamérica. Venezuela, Ecuador y Bolivia anunciaron el retiro de sus embajadores en rechazo a lo que consideran ha sido un «golpe de Estado». El gobierno de Nicolás Maduro decidió, además, «congelar las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno surgido de este golpe parlamentario”.

En respuesta a la medida adoptada por Venezuela, el nuevo Gobierno brasileño, presidido por Michel Temer, llamó el miércoles a consulta a su embajador en Caracas. «El Gobierno brasileño repudia los términos del comunicado emitido por el Gobierno venezolano sobre la conclusión del juicio político de la expresidenta de la República, que revela un profundo desconocimiento de la Constitución y de las leyes de Brasil y niega totalmente los principios y objetivos de la integración latinoamericana», apunta un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil. Por su parte, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha reconocido la legitimidad del gobierno Michel Temer debido a que se cumplió con el debido proceso.

En las manifestaciones a favor y en contra de la destitución de Rousseff, que se realizaron en varios estados de Brasil, sólo se produjeron incidentes violentos en Sao Paulo, donde hubo choques entre los simpatizantes de la exmandataria y la Policía Militarizada. Como resultado fue dañado mobiliario urbano, varios escaparates y una patrulla policial.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *