Connect with us

Columnistas

La solución de Electricaribe es la nacionalización

Opinión Caribe

Published

on

Por Carlos Eduardo Caicedo

Electricaribe ha mostrado que los particulares no siempre son los mejores para prestar servicios públicos. La reiterada práctica de Electricaribe de incumplir con el servicio eléctrico y propiciar reiterativos apagones obligó la intervención del Estado colombiano. Son más de 2.5 millones de ciudadanos a quienes se nos venía vulnerando el derecho a recibir un servicio continuo, con la calidad que el mismo demanda. Los representantes de la empresa no han querido capitalizarla y menos les ha interesado el cumplimiento de sus obligaciones económicas vencidas. Ellos quieren llevarnos a un tribunal de arbitramento internacional para pedirle al Estado que le responda por 1.200 millones de euros. No vamos a permitirlo.

La intervención de Electricaribe fue el resultado de la presión de la ciudadanía de todo el Caribe colombiano, inconformidad aprovechada por algunos políticos tradicionales, que hoy quieren aparecer como los gestores de lo que el pueblo venía desde hace años reclamando. Sin embargo, la medida no resuelve la crisis en el suministro de energía, ni alivia los altos costos de las tarifas por el consumo, que por largos años han castigado la economía familiar y a las finanzas de empresas públicas y privadas.

Ante esta circunstancia, los ciudadanos debemos estar expectantes para que la intervención del Estado produzca beneficios a la población receptora del servicio eléctrico. De ninguna manera, esta debe sufrir los efectos de una serie de apagones, los que muchas veces ni siquiera son anunciados con tiempo a la comunidad.

Es un despropósito la demanda que estableció Unión Gas Natural-Fenosa, dueña de Electricaribe, en donde le exige al Estado colombiano la suma de 3.6 billones de pesos por concepto de energía facturada y no pagada por sus usuarios, lo que equivale a sus ventas de energía por todo un año. A cuenta de qué el Estado, es decir, en última instancia, la ciudadanía debe pagar lo que la empresa no fue capaz de cobrar.

Debemos Aprender de los Sucedido. El Estado debe cambiar el modelo de contratación con este tipo de empresa para pasar de un modelo gerencial privado (excluyente y utilitarista) hacia un modelo gerencial mixto con la participación de las organizaciones ciudadanas o comunitarias, quienes actuarán en nombre de los beneficiarios. O de lo contrario, el Estado colombiano debe nacionalizar a la empresa Electricaribe para convertirla en una empresa pública y convenir su operación con un socio confiable para que preste al fin un servicio con calidad, lo que requieren tanto los ciudadanos como los sectores público y privado.

En estas condiciones, el movimiento Fuerza Ciudadana acompaña a los usuarios de Electricaribe en sus reclamos por el respeto a la dignidad, ligas de usuarios de servicios públicos y las veedurías ciudadanas para que lo que hoy es Electricaribe no termine de nuevo convertida en fortín de una nueva politiquería en vez de un nuevo modelo de empresa de servicios públicos que garantice los derechos de los ciudadanos. Las empresas de Servicios Públicos deben dejar de ser negocios privados y volver a ser empresas públicas con controles ciudadanos claros que piensen en el beneficio de todos y no de unos pocos accionistas que solo piensan en sus bolsillos.

Carlos Eduardo Caicedo

Ex rector de la Universidad del Magdalena

Exalcalde Distrital de Santa Marta

Dirigente de Fuerza Ciudadana.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *