Connect with us

Judiciales

Rafael Uribe Noguera aceptó cargos en el caso de Yuliana Samboní

Opinión Caribe

Published

on

“Acepto cargos”. De esta manera Rafael Uribe Noguera respondió la pregunta de la jueza 35 de conocimiento frente a si aceptaba o no los cargos por los que fue acusado formalmente por la Fiscalía General. El procesado, quien se encuentra en la cárcel La Picota, reconoció su responsabilidad en el secuestro, violación y homicidio de la niña Yuliana Samboní de siete años de edad en hechos registrados el pasado 4 de diciembre.

La fiscal especializada María Lorenza del Castillo le pidió a la jueza de conocimiento que emita la máxima pena por estos hechos. Pese a su aceptación, el procesado no tendrá ningún tipo de rebaja o beneficio judicial puesto que la ley que sancionó el feminicidio en Colombia lo prohíbe expresamente.

En los próximos días el despacho judicial deberá fijar una nueva audiencia para realizar la verificación a allanamiento a cargos y dictar el monto de la condena. Uribe Noguera seguirá privado de su libertad en una celda de aislamiento en la unidad de tratamiento especial de la cárcel La Picota donde se encuentra desde el 7 de diciembre.

Las pruebas

La Fiscalía General citó 57 pruebas documentales, 20 testimonios y 30 informes de criminalística.  Entre estos se encuentran el documento enviado por el Instituto de Medicina Legal que evidencia las muestras biológicas halladas en el cuerpo de la niña de siete años y que relacionan directamente a Uribe Noguera con estos trágicos hechos.

«Según el informe pericial de necropsia 201601111001004353 de fecha de 5 de diciembre de 2016, la causa de la muerte de la niña se produjo por asfixia combinada por sofocación y estrangulamiento asociada con signos de actividad sexual y tortura», precisa uno de los apartes del escrito de acusación de 37 páginas presentado en la audiencia del miércoles.

Además del testimonio del celador del edificio Equus 66, Fernando Merchán –quien murió en extrañas circunstancias después de los hechos investigados- y los informes de policía judicial que identificaron la camioneta gris de placas DBO 960 conducida por Uribe cuando raptó a la menor de edad cuando jugaba con un primo y una amiga en el Barrio Bosque Calderón Tejada.

«Cuando ingresó a esa hora (9:40 de la mañana) Uribe Noguera, éste no quiso parquear en los parqueaderos 1 y 2 que eran los asignados al apartamento de propiedad de éste 603, sino que le manifestó que parquearía su vehículo en el sótano. Dijo el portero que Uribe Noguera nunca había parqueado allí y aclaró que en el sótano no hay cámaras pero existe un ascensor que sube directamente a los apartamentos de los propietarios», indica.

Igualmente, se presentará el mapa virtual que describe el recorrido que hizo Rafael Uribe Noguera hasta el edificio Equus 64 ubicado en la Calle 64 # 1 A -84 en el sector de Chapinero Alto en Bogotá. Las cámaras de seguridad dejan ver cómo ingresó con la menor en el puesto de adelante y su posterior salida al edificio Equus 66 ubicado en la carrera 4 # 66 -14.

Al ingresar, las cámaras de seguridad registran también a la menor forcejeando con Uribe Noguera. Estos videos son fundamentales a la hora de determinar el comportamiento del ahora procesado el día de los hechos, así como los movimientos que se presentaron en los edificios, entre los que se encuentran la llegada de sus hermanos Francisco y Catalina Uribe Noguera.

El ente acusador ya tiene todos los registros para verificar, incluso, que Rafael pidió un domicilio: aceite de cocina, un encendedor y un paquete de cigarrillos. Además de su salida, con una ropa diferente, en dos oportunidades del edificio que es propiedad de su familia. Las imágenes dejan ver un comportamiento normal por parte del ahora procesado.

*Con información de El Espectador

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *