Connect with us

Lo más noticioso

‘Solo queremos limpiar el nombre de nuestro padre’: hijas del celador de Equus 66

Opinión Caribe

Published

on

Las hijas de Fernando Merchán, el vigilante que se suicidó tras el crimen de Yuliana Samboní, Olga Casallas (hijastra) y Karen Merchán (hija) aseguraron en entrevista a la Revista Semana que querían limpiar el nombre de su padre.

“Nuestro objetivo es limpiar el nombre de mi papá por todo lo que han dicho, han difamado. Hay gente que ni lo conoce y dice que él fue coautor, cómplice o compinche”, asegura Karen.

El día del crimen -el 4 de diciembre del 2016-, Fernando Merchán tuvo turno desde las 6:00 a.m. hasta las 6:00 p.m. En ese tiempo, Uribe Noguera raptó a Yuliana Samboní, abusó sexualmente de ella y ocultó su cuerpo en un jacuzzi.

En la noche de ese mismo día, según relata Karem, su padre estaba en casa de su novia María cuando su jefe lo llamó para preguntarle lo ocurrido. Dos días después cuando Fernando se presentó en la empresa para la que prestaba servicio de vigilancia, Adviport, su supervisor le avisó que la administradora del Equus 66 pidió que cambiaran a todos los porteros y lo trasladaron.

El dueño de la organización lo acusó de tener responsabilidad en el caso por no haber bajado a revisar la camioneta en la cual llevó Rafael Uribe a Yuliana, pero el, respondió que “el protocolo de seguridad no le ordenaba bajar al sótano a mirar las camionetas. Antes de eso, él le había sugerido a la administradora que pusiera cámaras en el sótano y en el ascensor” según relata Olga.

“Desde ese día que fue a la empresa él empezó a cambiar mucho. No comía, no dormía bien. Le preguntábamos qué le pasaba y decía que estaba preocupado por el crimen de la niña”, narra Karen.

El viernes de esa semana, Karen encontró a su padre sin vida en el baño de su casa, con varias cortadas en las extremidades.

El abogado de Olga y Karen, Miguel Ángel Ramírez, asevera a la revista Semana que cuando a su oficina llegó al caso hicieron un perfil postmortem de Fernando Marchán y, luego de muchas entrevistas, concluyeron que Merchán no coincidía con el perfil de un suicida. Por esto tienen varias hipótesis: una de ellas es que pudo ser inducido al suicidio. La otra es que alguien pudo empujarlo a que lo hiciera. Pero esto solo lo deberá investigar la Fiscalía.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *