Connect with us

Departamento

El avistamiento de aves, turismo dormido en el Magdalena

Opinión Caribe

Published

on

De acuerdo con cifras de Proaves, Colombia cuenta en la actualidad con 1921 especies de aves, lo que representa el 20% de todas las especies de aves del planeta, por tanto, es el país con mayor diversidad en todo el mundo. Con esta estadística a favor, la nación es un lugar propicio e ideal para el ejercicio del avistamiento de aves como una actividad creciente.

Los lugares más importantes en el territorio nacional para desarrollo de esta actividad son, entre otros, el Tapón del Darién, Macizo Montañoso del Nariño, Parte del Chocó y la Sierra Nevada de Santa Marta. Esta última posee casi el 18 % de las especies endémicas del país, es decir, aves que nada más habitan en esa área específica, convirtiendo a este sector del Caribe colombiano en un atractivo turístico de gran interés mundial.

Actualmente, solo Estados Unidos cuenta con un potencial de 43 millones de personas dispuestas a hacer avistamiento de aves, sin contar países como Inglaterra, España y Holanda, quienes mantienen un número significativo de turistas con este interés.

El avistamiento de aves es una actividad ecoturística contemplativa donde sus practicantes se internan en un territorio en particular para observar, identificar y calificar las aves de determinado hábitat. Aleteos, plumaje, cantos y otras características propias de cada especie. Los avistadores son guiados por un profesional en el tema, generalmente ornitólogos o médicos veterinarios, quienes facilitan el trabajo de reconocimiento del terreno e identificación de las zonas de concentración de aves.

Sin embargo, para Francisco Troncoso, Ornitólogo y guía turístico en el Magdalena, consultado por OPINIÓN CARIBE, la actividad eco turística requiere no solo de un buen guía, que le pueda enseñar acerca del comportamiento, la alimentación y las diferentes facetas de las aves a observar, si no también, de equipos apropiados como binoculares o telescopios. “Cada avistador debe tener sus propios equipos, ya que cada implemento debe ser graduado de acuerdo con el aumento personal, y la otra razón, es porque al compartir uno de estos utensilios, es posible que se transmitan infecciones visuales”, precisó Troncoso.

EL MAGDALENA COMO DESTINO DE AVES

Jair Mendoza Aldana, profesional de Ecoturismo y Servicios Eco-sistémicos de la Dirección Territorial Caribe de Parques Nacionales, también comentó a OPINIÓN CARIBE que “Colombia es un lugar importante en cuanto a la recepción de aves migratorias que vienen del norte. Aquí llegan una gran cantidad de aves con el fin de descansar, comer y retomar fuerzas para continuar su viaje hacía países como Ecuador, el norte de Brasil y parte del Perú”.

Al respecto de la reserva de biosfera Sierra Nevada de Santa Marta se pueden encontrar los ecosistemas más representativos de Colombia, que van desde la zona costera, humedales y bosques secos, hasta las altas cumbres en las montañas. Por esta razón, cuenta con una diversidad importante de aves y un endemismo marcado, convirtiéndola en un sitio privilegiado con la mayor concentración de aves endémicas en América del Sur.

En el caso de los lugares al nivel del mar, se destacan algunas playas del parque Nacional Natural Tayrona como Arrecifes, Palangana, Bahía Concha. Por otra parte, existe la Ciénaga Grande y Vipis, este último denominado como el aeropuerto internacional de las aves tanto endémicas como migratorias.

De las 79 especies endémicas del país, 27 pertenecen a la Sierra Nevada de Santa Marta, tales como ‘La Guacharaca Caribeña’ (Ortalis Garrula), ‘El Inca Coliblanco o Colibrí de Cola Clara’ (Coeligena Phalerata), el ‘Paujil Colombiano’ (Crax Alberti), El Churrín de Santa Marta o Tapaculo Buchirrufo (Santa Marta Tapaculo), solo por mencionar unos cuantos de la extensa lista.

UNA ASIGNATURA PENDIENTE

Pese a ser una de las regiones más privilegiadas por especies de aves, el profesional Francisco Troncoso también agrega, que es necesario trabajar en proyectos de orden departamental orientados al fomento de la práctica del avistamiento de Aves en la región e incluso ligarlo a los esfuerzos del sector privado por atraer turismo extranjero y local. “Existen turistas que vienen hasta dos y tres veces en toda su vida, solo para lograr visualizar la especie o las especies que desean” precisó.

Para el ornitólogo magdalenenese, una de las principales razones por las cuales el avistamiento de aves es una asignatura pendiente en el Magdalena, en comparación con otras regiones del país, es, según él, “la falta de personal capacitado, que pueda interactuar verdaderamente con los turistas, porque esta profesión requiere, además del conocimiento profundo sobre las aves, los terrenos y ambientes, también son necesarias las capacidades de bilingüismo y de talento humano”.

Otro de los aspectos asociados al lento avance del avistamiento de aves tiene que ver los horarios de acceso a las reservas. Por las características propias de la actividad, esta se desarrolla, primordialmente entre las 4:00 de la madrugada hasta las 9:30 o 10 de la mañana, y en las horas de la tarde a partir de las 4 hasta caer el sol, esto para las especies del bosque. En el caso de las acuáticas, es posible contemplarlas a cualquier hora del día. En este sentido, el parque Tayrona, uno de los lugares donde se concentra la mayor cantidad y diversidad de especies de la región, es una limitante, ya que existen horarios de entrada y salida, políticas y leyes internas que no pueden ser cambiadas, pero que si afectan directamente la contemplación de las especies.

Por otro lado, también es importante considerar un aspecto, aunque es más de índole nacional, también ha traído repercusiones importantes en la región. Se trata del conflicto armado interno. Para Francisco Troncoso, desde hace muchos años Colombia ha estado en la lista de sitios peligrosos en el mundo, situación que lo ha limitado al momento de ser visitado. Sin embargo, también precisó, que “este año, se prevé que el avistamiento de aves tendrá un incremento del 248 %, como resultado de la firma del tratado de paz con la guerrilla de las Farc”.

Para Troncoso los lugares de la Sierra Nevada donde él se ha desempeñado por más de 30 años como guía, aunque no han sido afectados directamente por el conflicto, la imagen de Colombia como un país peligroso, ha afectado el flujo de avistadores extranjeros, quienes constituyen un porcentaje importante.

¿QUÉ SE ESTÁ HACIENDO?

De acuerdo con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo la rentabilidad que puede producir el avistamiento de aves es importante, considerando que cerca de 6.000 millones de dólares que se planean recolectar por parte del turismo, 46 millones los aportaría la actividad.

Esto ha llevado a que en el Magdalena ya se estén planeando estrategias que permitan un incremento de esta actividad. OPINIÓN CARIBE conoció que la Gobernación del Magdalena, en cabeza del doctor Fidel Franco, secretario de Turismo departamental, está próxima a convocar una reunión donde tendrán participación entes como la Secretaría de Educación tanto departamental como distrital, el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, el Departamento Administrativo Distrital del Medio Ambiente Dadma, y demás organizaciones tanto públicas como privadas que puedan aportar a un proyecto de unificación que fortalezca el avistamiento de aves como una actividad importante para el turismo de la región.

Hasta el momento, en la región se han realizado encuentros de ornitólogos, pero solo de manera aficionada, esta práctica no profesional es conocida como ‘pajarear’ y aunque se hablan de temas relacionados con el avistamiento, el objetivo es complementar estos encuentros con ferias y espacios dirigidos donde se fomente como un elemento comercial y turístico.

La Gobernación publicó recientemente, en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, y el Programa sobre el Hombre y la Biosfera, MAB, por sus siglas en inglés, una serie de folletos en el cual se fomenta el turismo en la región, uno de ellos denominado ‘Magdalena, Territorio de Aves’, donde se describen las propiedades diversas que tiene la Sierra Nevada de Santa Marta, pero de igual forma, la lista de aves endémicas que brinda este lugar. Alimentado de fotografías sobre algunas de nuestras especies, presentan una oferta ornitológica que contiene planes turísticos con transporte, guías locales y hotelería en los sitios de observación.

Para el 13 de mayo, Día Internacional de las Aves, se tiene programado un evento de carácter mundial denominado Global Big Day. Este será el día en el que los observadores de aves de todo el mundo, salen a las áreas de bosque a estudiarlas, analizarlas y a disfrutar de la naturaleza. Las especies registradas ese día serán reportadas en una plataforma de Internet mundial llamada Ebird.

El deseo, en el caso de Colombia, es que cada guía con sus acompañantes pueda informar desde donde estén en nuestro territorio nacional, el mayor número de especies, para poder destronar a Perú, quienes, a pesar de tener un menor número de especies, si aparece con una cantidad de registros mucho mayor que la nuestra.

Este evento es organizado en el Magdalena por Gabriel Utria, gerente de Birding Santa Marta, quien comentó lo siguiente: “Todas las personas con interés en las aves y la naturaleza se pueden sumar a la iniciativa”. Las rutas destinadas para este día son: Cuchilla de San Lorenzo, Campano – Minca, Tayrona, Cañaveral, Taganga, Ciénaga Grande de Santa Marta y vía Parque Isla Salamanca.

En Santa Marta funcionan Operadores como Pro aves, Tayrona Birding, y guías como personas naturales que ofrecen sus planes a través de Internet. Se espera que todos los planes que se gestan en el departamento lleguen a feliz término para el beneficio del turismo en Santa Marta, y así alcanzar la organización que ya tienen fundamentada los departamentos de Caldas, Antioquia y Valle del Cauca.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *