Connect with us

Edición Especial

Las urgencias, karma de la salud

Opinión Caribe

Published

on

En la actualidad, negar la gran demanda que tienen las clínicas y centros asistenciales de la ciudad de Santa Marta es imposible, situación que ha redundado en el desmejoramiento y deterioro de la atención en los puntos de Salud de la urbe samaria.

A nivel departamental, el secretario de Salud, Manuel Navarro manifestó, que se han fortalecido las infraestructuras de los hospitales municipales debido al proceso de recuperación que se ha hecho, además de no limitar la prestación de servicios en la dependencia de urgencias.

El funcionario explica que la red hospitalaria se divide en baja, mediana y de alta complejidad. En el Magdalena se cuenta con las dos primeras categorías, las cuales certifican y aseguran la prestación de los servicios a cada uno de sus afiliados.

“En la mediana complejidad tenemos hospitales con una infraestructura muy buena y adecuada que cumple con las normas y requisitos exigidas por el Ministerio. Entre estos se encuentran el hospital ‘Alejandro Maestre Sierra’ en El Difícil, Magdalena, que cuenta con una estructura óptima para la atención de los pacientes, pero hay centros hospitalarios con serias dificultades, sobre todo, los que se encuentran ubicados en la Zona del Río, como el de Cerro de San Antonio, Remolino, Puebloviejo, Santa Bárbara de Pinto, Sitio Nuevo. Sin embargo, puedo garantizar que en estos momentos se presta un buen servicio a nuestros usuarios”.

Asegura, además, que el trabajo que se hace desde la Secretaría de Salud en conjunto con la Gobernación del Magdalena ha sido productivo, puesto que se han gestionado unas adecuaciones importantes en la mayoría de los hospitales municipales para que la atención esté a la medida de los pacientes.

“Nosotros somos conscientes que en el proceso de modernización que queremos hacer en todos los hospitales, está incluida la infraestructura, pero vamos por partes. En estos momentos estamos apostando por los centros hospitalarios como Pijiño del Carmen, Nueva Granada, con el fin de obtener una mayor competitividad, mayor espacio y mejores servicios que se puedan habilitar todas las condiciones y exigencias que la norma nos exige”.

En la categoría de mediana complejidad, el secretario mencionó el hospital de La Candelaria, al que actualmente se le hizo una reestructuración en las salas de cirugía, permitiendo así un servicio con las condiciones de calidad, oportunidad y, sobre todo, la garantía que se cumple con las condiciones que exige la Ley. De igual forma, se hizo una remodelación en el área de ginecobstetricia, en la parte de hospitalización y en la dotación de la ambulancia medicalizada, causando una mejoría en la atención.

“El hospital Fray Luis de León, ubicado en el municipio de Plato, tiene una buena infraestructura, debido al trabajo que ha logrado hacer el gerente. El departamento de salud tuvo la oportunidad de visitarlo, y el cambio que han hecho es muy significativo, certificando la prestación de un buen servicio, además de los cambios, el hospital también entrará en un proyecto de remodelación y recuperación, incluyendo la ampliación de la sala de urgencias”.

Según Navarro, así como hay lugares que cuentan con una buena infraestructura, también existen los centros asistenciales donde su espacio es reducido, no logran cumplir con las exigencias estipuladas, pero si cumplen con las normas de salubridad y atención.

En la unidad hospitalaria también entra el Hospital San Cristóbal de Ciénaga, que es de mediana complejidad, el cual entró en un proceso de reestructuración, al aprobarse la modernización de la sala de urgencias.

Así como los municipios han presentado dificultades y mejorías, la capital magdalenense ha reportado un avance en el hospital ‘Fernando Troconis’, implementando nuevas unidades de cuidados intensivos, equipamiento de alta tecnología y otros servicios que se han ido restaurando por gestiones del gerente, Tomás Diazgranados.

De igual forma, Manuel Navarro mencionó el proyecto que se pretende ejecutar sobre la apertura de la nueva sala de urgencias y el banco de leche de la unidad médica, el cual debe estar listo a finales del mes de agosto, de acuerdo con lo pactado con el Ministerio de Salud.

Así mismo, corroboró que la nueva sala contará con los recursos necesarios para que no se presenten inconvenientes en la salud de cada una de las personas que asisten al hospital.

“Las unidades médicas de la red pública avalan la prestación de servicios de urgencia están las 24 horas en funcionamiento, dispuestos a atender cualquier situación que se nos presente. Hay problemas, pero trabajamos en ello para brindarle a las personas calidad de vida. No puedo dejar por fuera al hospital San Rafael, en el que se pretende restaurar la sala de urgencia y la dotación de la misma, pero necesitamos tiempo para cumplir con este proyecto.”

HOSPITAL ‘FERNANDO TROCONIS’

Debido al proceso de reestructuración que se lleva a cabo en el hospital Universitario ‘Fernando Troconis’, se estima que la sala de urgencias estará lista para finales del mes de agosto, con el fin de brindar una atención óptima para sus usuarios.

Debido a las múltiples quejas que el centro hospitalario recibió por parte de sus pacientes, se implementó el proyecto de su remodelación, liderado por la Gobernación y el Ministerio de Salud.

Tomás Diazgranados, gerente general del Hospital Universitario, señaló, que se hizo una inversión de más de $3.350 millones. La dotación de equipos médicos está a cargo del Ministerio de Salud por un valor aproximado a los $1.500 millones y la construcción con recursos de la Gobernación del Magdalena estimados en $1.850 millones.

El área de urgencias también contará con la instalación de moderna tecnología para atender a los pacientes en proceso de estabilización en salud,y si es necesario continuar su tratamiento en hospitalización.

De igual forma, el área de urgencias del HUFT permitirá una oferta de servicios para toda la comunidad con una cobertura importante de más de 40 camas de observación para hombres, mujeres y niños, Además, esta zona quedará conectada en los casos que así lo requieran con las tres Unidades de Cuidados Intensivos que en estos momentos están funcionando.

LOS USUARIOS

Alexis Manjarrés, quien ha sido una de las usuarias con mayor reincidencia en la clínica Fundación Cardiovacular, es una paciente con hipertensión y con alto grado de fibromialgia, pero muchas veces le ha tocado esperar un espacio más dos horas, porque no alcanzan los médicos para atender con diligencia a los pacientes, lo que genera desmejoramiento al sistema de salud.

“A raíz de mi novedad, me toca asistir a la clínica cuando me da algún episodio hipertensivo, porque es en el único lugar donde me pueden medicar y controlar la presión, pero no es justo que en ocasiones una persona con mi cuadro clínico tenga que esperar sentada en una silla, porque no hay suficientes médicos en la sala de urgencias.

Lo que no comprendo es que sí son muchos los recursos que recibe la clínica, por qué en vez de mejorar para prestar servicios de calidad, lo que hacen es perjudicar la salud de los pacientes”.

En cuanto a los puestos de salud en Santa Marta, estos presentan serios problemas de infraestructura, lo que perjudica la salud de los usuarios. La humedad, la falta de medicamentos, la atención demorada son algunos de los ítemes que estos tienen.

Usmán Rebolledo, presidente de la Junta de Acción Comunal de Villa Tabla, expresa su inconformismo con el desempeño de las urgencias en los puestos de salud de Santa Marta, en especial, en el servicio que ofrecen en la policlínica de La Castellana.

“La infraestructura como primera medida, no está en óptimas condiciones para atender a los pacientes, dentro de la urgencia se sufre de humedad cada vez que llueve, además, el espacio es muy reducido para la alta demanda de personas que llegan a solicitar una atención, muchas veces nos debemos retirar como llegamos, porque los médicos de turno no dan abasto. Así mismo, tampoco hay los insumos necesarios para prestar el servicio. En la policlínica uno debe comprar hasta la jeringa debido a los escasos recursos que les entregan. En varias ocasiones, uno se ha cansado de hablar con la administración, pero nunca hay soluciones, lo que perjudica cada día más a los habitantes de la comunidad”.

Verónica Muñoz ha sido otra de las usuarias que se ha quejado con la atención que le brindan en el puesto de salud, debido a la poca agilidad que realizan en los procesos médicos. Aunque la dependencia de consulta externa no presenta inquietudes, en urgencias son reiterativos los inconvenientes cada vez que va en el centro asistencial.

“Mi hija llegó con una infección a raíz de una picadura de insectos, pues eso me dijo el médico cuando la atendió, pero recibí una atención rápida porque fue por consulta externa, pero recuerdo hace unos meses traje de nuevo a la niña porque se me estaba asfixiando y me tocó pelear con las enfermeras, puesto que aquí no contaban con ningún medicamento para calmarle su malestar.

No es posible que una niña de cinco años debe pasar situaciones angustiantes para que todos se muevan. La única solución que me dieron fue que agarrara un taxi y me dirigiera para otra clínica. Este tipo de casos genera inconformidad, porque se me hubiese podido afectar más mi hija y ellos no me iban a responder”.

Por otra parte, algunos usuarios manifiestan las múltiples quejas con respecto al puesto de salud de Bastidas, porque muchas veces las condiciones en las que han sido atendidos son precarias o simplemente no le respetan el derecho a los usuarios.

Farid Quintero, residente del sector Bastidas, comunicó la falta de atención que recibió por parte del puesto de salud, debido a que el pasado domingo 9 de julio del año en curso, no se le prestó el derecho de los primeros auxilios, por lo contrario, le negaron la entrada por la falta de insumos que había en el centro hospitalario y la alta demanda que en ese momento se presentaba.

“Llegué como a la 1:00 a.m., con bastantes dolencias en el cuerpo, y lo único que me pudieron decir era que me retirara, que la atención no iba a ser la mejor ya que no tenían nada que ofrecerme para poder mejorar mi estado de salud. Yo, como usuario, puedo asegurar que desde el momento que decidieron remodelar el puesto, las cosas empeoraron. Antes, sí nos ofrecían medicamentos, nos tenían en mejores condiciones, y no sufríamos tanto por una atención, pero ahora, todo es más difícil, y lo que hacen es devolverte para no perjudicarte más”.

Funcionarias como Elizabeth Barranco, también alzaron su voz de protesta por el servicio tan lento que prestan en el lugar y la escasez de medicamentos que a diario aquí se presentan. Ella indica, que si es un sistema de salud auspiciado por el Distrito, cómo permiten que esté en decadencia, entorpeciendo el mejoramiento de la salud de los pacientes y violando sus derechos como ciudadanos.

“Aquí no cumplen con los horarios, porque cuando llegué a las 6:00 a.m., el médico no me quiso atender porque se encontraba en cambio de turno, lo que me parece una falta de respeto,llegué con una menor de edad y ellos tienen prioridad, sobre todo, cuando es grave. Sin embargo, me tocó esperar a que ellos cambiarán del turno, luego de eso, otra demora más para que me pudieran a atender y encima, la compra de medicamentos”.

Mientras tanto, Magaly Cantilllo habla de la mala atención que la EPS le ha brindado a ella, donde olvidan el estado de salud en el que actualmente se encuentra. Aunque se queja por la demora para brindarle la atención.

“Soy una mujer recién operada, necesito estar en constante revisión y la entidad lo único que ha hecho es atrasar mi proceso y, por ende, mi condición. El día que me pase algo, ellos no van a correr conmigo, por tanto, toca pelear y aguantar para que quieran prestarte el servicio. No es la idea. Por lo menos en la ESE, nos intentan solucionar, pero también es demorado, y uno se cansa. Pero bueno, esa es la salud de Colombia y peor aún, la del Magdalena”.

Eva Anaya, otra usuaria que no ha recibido un buen trato por parte de la EPS denuncia todo lo que le ha tocado pasar para adquirir así sea una cita de medicina general.

“Con permanentes fiebres, dolencias en el cuerpo y otros síntomas que me afectan, toca rogar que te den una cita. Uno trata de comunicarse con la EPS y no logra nada, termina uno perdiendo el tiempo en esa situación y me acercó aquí a la ESE y es una demora para solucionar el problema. Si uno entiende que a veces resolver las cosas en cuestión de segundos no es fácil, pero somos adultos mayores enfermos y lo menos que pedimos es una atención más adecuada y es lo que le cuesta al Estado”.

SALUD DISTRITAL

El gerente de la Empresa de Salud de Estado, Ómar Suárez habló sobre el estado actual de las urgencias en el Distrito, haciendo énfasis en que la administración trabaja con denuedo para solventar todos los problemas que aquejan a la comunidad.

Teniendo en cuenta lo expresado por el gerente, se puede decir que las urgencias sí se atienden en la ciudad de Santa Marta. La E.S.E ‘Alejandro Próspero Reverend’ cubre el 10% de la población referenciada, un promedio de 19.000 usuarios, siendo este un estándar regular y normal dentro del sistema de salud, situación que no va más allá de las necesidades que presenta el nivel nacional.

“Indudablemente tenemos la situación que cuando aplicamos el sistema de referencia y contrareferencia, tiene que garantizarse la cama a la que se va a trasladar el paciente, sin embargo, los traslados no se producen de manera inmediata, porque se debe generar un trámite administrativo en conjunto con la EPS, para que el proceso se lleve adecuadamente. Debo resaltar que la responsabilidad del sistema referenciado son las EPS, no los prestadores”.

Entre las unidades de urgencias que hacen parte de la red hospitalaria ubicada en el casco urbano y que se encuentran en funcionamiento sobrellevando las necesidades que se presentan, están: la policlínica de La Castellana y el IPC, quienes se encargan de prestar el servicio de atención a las urgencias y así garantizar la estabilidad a cada una de las personas.

Con respecto al tema de insumos, Suárez afirma, que tiene conocimiento acerca de la falta de medicamentos en cada uno de los puntos asistenciales, que el Distrito es consciente del punto crítico que alcanzaron el año pasado, pero que hoy los solventan poco a poco.

“Somos conscientes que el año anterior llegamos a un punto bastante crítico, hoy lo hemos superado en gran medida. Hemos suministrado poco a poco los instrumentos necesarios para abastecer los centros asistenciales, pero no es fácil, debido a que la demanda crece y no se recibe ningún aporte por parte del Gobierno. Doy constancia del gran esfuerzo que se hace, por eso, tratamos de entregar las dotaciones los días sábados y vinculado a ello, la revisión con un equipo de veeduría para controlar el buen uso de ellos. Así mismo, los días martes y miércoles reforzamos la dotación para que abastecer a la mayoría de los usuarios”.

El representante de la red hospitalaria ratifica, que en la E.S.E se han pactado ciertos acuerdos económicos, debido al golpe financiero que se produjo cuando otras entidades decidieron retirarse, por ejemplo, Humana Vivir, Salva Salud, Sol Salud, unos 2.000 millones de pesos, además de Caprecom que se retiró con 5.000 millones de pesos.

De igual forma, Suárez ha cuestionado que otra de las razones que han contribuido al desmejoramiento de la salud, ha sido la llegada de muchos venezolanos a la ciudad de Santa Marta, porque esa comunidad también debe ser atendida, pero que no generan ingresos. No entiende el porqué Santa Marta no fue catalogada como una ciudad fronteriza por ser una de las más afectadas por el fenómeno del desplazamiento del vecino país.

“Decir que la población no ha crecido es una mentira, sobre todo con los residentes venezolanos, situación que llevó al Alcalde a enviarle un oficio al Ministerio para que decretara que Santa Marta es una ciudad fronteriza, además de solicitarle el envío de recursos para cubrir los déficit económicos que produce ese desplazamiento masivo. No es ajeno a que las empresas sociales del Estado no generan ninguna rentabilidad económica, pero estas deben tener un equilibrio operacional. Porque la liquidación de la EPS como Caprecom genera más caos en materia de salud, la llegada de sinnúmero de venezolanos, la falta de medicamentos e infraestructura debilitan cualquier sistema de salud”.

Resalta, que todo sistema tiene su lado negativo, sobre todo, el de la salud en Colombia, sus resultados así lo demuestran. Ni las más reputadas entidades son perfectas, por tal motivo el Departamento de Salud Distrital ha implementado planes de mejoramiento interno para fortalecerlas en talento humano, la escasez de medicamentos, el suministro de nuevos equipos biomédicos.

“No niego las dificultades que tenemos, pero hemos implementando un plan de fortalecimiento institucional, pero antes de eso debemos hacer una transición, en especial, el desarrollo institucional, porque el mercado no presenta circunstancias favorables a niveles nacional, departamental y distrital por el deterioro que el sistema ha tenido, pero tampoco se puede olvidar que el sistema le adeuda a los prestadores 7.3 billones, lo que no se refleja en la atención que se le brinda a los usuarios en nuestra red hospitalaria”.

A lo anterior se le suma la modernización que se le está haciendo a los diferentes puestos salud: la policlínica de La Castellana para ampliar la sala de urgencias con un servicio más óptimo y eficaz; el IPC, uno de los más concurridos de la urbe samaria, el puesto de salud de La Paz y por último, el de Taganga, que también requiere de una completa reestructuración.

OPINIÓN MÉDICA

Por otra parte, Ender Charris, médico general y quien trabajó en la unidad de urgencias del hospital de Fundación, afirmó, que la problemática no es solo de infraestructura, es la falta de contratación de los médicos, muchas veces son ellos los que deben multiplicarse para intentar brindar un servicio óptimo a los pacientes.

“La problemática es en toda la Costa, en toda la región Caribe, debido a los innumerables inconvenientes que hay con la prestación de servicio. Como médico y trabajador del área de urgencias puedo afirmar, que es por la falta de colegas en esta dependencia, muchas veces la entidad solo contrata a unos pocos galenos para atender urgencias en los pueblos, no entienden que con el pasar de los años la población va en aumento. Por tanto, si hay más habitantes, lo más razonable es que aumenten las contrataciones, pero sucede lo contrario, disminuyen, lo que pone en peligro la integridad de los pacientes”.

Aunque el Distrito y el Departamento trabajan para mejorar la asistencia médica para los pacientes, no se puede negar que la mayoría de los centros asistenciales no cuenta con el personal ni con los equipos necesarios para subsanar los problemas de salud de los enfermos, además de muchas negligencias médicas, lo que hace colapsar cualquier sistema de salud.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *