Connect with us

Metrópolis

Pasa el tiempo y las preguntas siguen vigentes: “¿Dónde están? ¿Quién responde?”

Opinión Caribe

Published

on

En el diplomado ‘Postconflicto y Derechos Humanos’, la Unidad para las Víctimas y ‘Familiares Colombia Territorial Magdalena’ recordaron a las víctimas de desaparición forzada.

 Durante un evento académico, convocado por la Alcaldía de Santa Marta y otras entidades, la Unidad para las Víctimas acompañó a los familiares de las víctimas de desaparición forzada que instaron al Estado a ayudarles a esclarecer la suerte de sus seres queridos y establecer responsabilidades, en el marco del Día Mundial de la Desaparición Forzada.

Carlos Alejandro Ortiz, director de la Unidad para las Víctimas en Magdalena destacó el evento de conmemoración como “un espacio de conversación entre los familiares de las víctimas, las instituciones del Estado y los miembros de una misma sociedad civil”.

“Todos los que hoy, de una u otra manera, atendemos a las víctimas del conflicto armado, debemos comenzar a hablar sobre este hecho victimizante y lo que ha marcado en nuestro país con muchas víctimas desaparecidas”, señaló el funcionario.

Según Ortíz, “los familiares pasan toda una vida buscando a sus seres queridos y en la mayoría de los casos no los encuentran; convirtiéndose en un anhelo que no le permite cerrar un ciclo. Sólo en el departamento de Magdalena, 1.604 personas fueron desaparecidas y 4.241 más quedaron como víctimas indirectas”.

“Por eso necesitamos que estas personas reconozcan sus actos y asuman las consecuencias y entiendan los daños que causa la ambigüedad entre la presencia y la ausencia sostenida de un ser querido”, puntualizó.

A su turno, el defensor Regional del Pueblo, Albeis Fuentes, atendió durante la presente semana en los municipios de Chibolo y Ariguaní casos de víctimas por desaparición forzada, e hizo el respectivo reporte a las autoridades, quienes desde el mes de marzo vienen trabajando en ellos.

“Me encuentro muy preocupado, porque pese a los acuerdos de paz existen personas que están declarando ser víctimas de desaparición forzada. Por ello la importancia de que desde las entidades que tenemos funciones de ser garantes de los derechos humanos, prestemos primordial importancia en el marco del conflicto armado”, dijo Fuentes.

La Consejera para la Paz y el Posconflicto de Santa Marta, Anabell Zuñiga revelò que la Ley 1448 (Ley de Víctimas) exige un compromiso, una voluntad de paz que se debe reflejar en el cumplimiento de derechos.

“Que los ríos y la naturaleza sea para sembrar vida y no para sepultar los cuerpos de nuestros seres queridos, los horrores de la guerra no tendrán más espacios en nuestro territorio”, enfatizó.

Por otro lado, Alcira Rodríguez Peláez Representante Legal de la Fundación Aurora mencionó que las leyes tienen sentido en la medida en que las victimas tengan voz en el proceso dentro de la justicia transicional, el derecho a la verdad y la conformación de la memoria.

“La confesión, declaraciones, testimonios y análisis de contextos en la justicia transicional  dentro de la sana crítica debe caracterizarse hacia una forma de reconstrucción de historia en el sistema jurídico, como un hecho reparatorio. Esta narrativa debe visibilizar a la víctima, reconstruir el pasado, derecho a la verdad y no repetición”.

Juan Vicente Medina, coordinador regional del Centro de Memoria Histórica recordó que “muchas organizaciones de familiares y víctimas han convocado a varios sectores desde la academia para crear conciencia sobre el delito ya que existe una gama de esas organizaciones que no permitirán que a sus familiares se los trague el olvido”.

Finalmente, Nestor Quiroz –director de la Organización ‘Familiares Colombia’ y representante de las víctimas de delitos contra la vida y la libertad en la Mesa participación efectiva de las víctimas en el Distrito de Santa Marta–, destacó los talleres de Reparación Emocional individual que han trabajado con la Unidad para las Víctimas.

“En mi caso, por ejemplo, mi mamá falleció de un cáncer en el estómago a los cuatro meses de haber recibido los restos de mi hermano; pero ¿cuántas madres continúan con ese sufrimiento y dolor de no encontrar a su ser querido? Entre la Unidad para las Víctimas y nosotros ayudamos para mitigar ese dolor”, puntualizó.

El acto se realizó en las instalaciones de la Universidad Sergio Arboleda de Santa Marta.

Familiares Colombia es una organización que trabaja bajo principios de respeto y apoyo mutuo entre las víctimas, por la promoción y defensa de los derechos humanos, bajo los principios del derecho internacional de los derechos humanos y el Derechos Internacional Humanitario.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *