Connect with us

Análisis

El futuro de los escenarios deportivos

Opinión Caribe

Published

on

Cuando los estadios olímpicos, los estadios de la Copa del Mundo y otras costosas infraestructuras para eventos deportivos se acercan al final de los coloridos despliegues para los cuales fueron diseñados, no a todos les depara un destino feliz.

Muchos se convierten en sede de clubes deportivos locales. Otros, sin embargo, se convierten en colosales ‘elefantes blancos, sobreviviendo como zonas de estacionamiento, caminos de tierra para carreras de automóviles de serie e incluso, como en el caso del espectacular Estadio Olímpico de Montreal, como un centro de vacunación de gripe porcina.

Del 11 al 25 de noviembre de 2017, atletas de 12 países competirán en 36 disciplinas en Santa Marta.

El 15 de noviembre de 2013 la Odebo, reunida en Trujillo, Perú, escogió a Santa Marta como sede de los XVIII Juegos Deportivos Bolivarianos del 11 al 25 de noviembre de 2017.

Es una gran apuesta la de la ciudad debido a que estas competencias marcan el inicio del ciclo olímpico de Colombia hacia Tokio 2020. Serán 12 escenarios los que estrene la capital del Magdalena para estos juegos.

¿CÓMO EVITAR QUE LOS ESCENARIOS QUEDEN EN EL OLVIDO?

Rafael Martínez expresó que tiene una estrategia definida para que los escenarios no queden en el abandono. Recientemente se ha visto lo que sucedió con la infraestructura que dejaron los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, la mayoría está en el olvido. El Alcalde resalta que estos quedarán en manos del Instituto de Deportes, que se encargará de la programación de lo que tiene que ver con el uso, mantenimiento y sostenimiento de cada uno de los estadios, “van a generar recursos por sí mismos debido al producto de las ventas que se hagan en las diferentes tiendas que se ubiquen allí, de esta manera habrá una actividad comercial inducida y organizada”.

También precisó, que se prevé que el impuesto que se genera a partir de la telefonía celular se oriente para el mantenimiento y sostenimiento de estas infraestructuras, entendiendo que el legado que dejen estas justas son los escenarios y que no los pueden hacer para que a los cinco años estén en ruinas.

OPINIÓN CARIBE consultó a los principales representantes de los gremios y fuerzas vivas de la ciudad, quienes expusieron su opinión al respecto:

COTELCO

Omar García

Hacer una sensibilización a todos los ciudadanos sobre el cuidado y la preservación de los escenarios deportivos porque se convierten en un patrimonio para la ciudad, además de dejar asignados dentro del presupuesto 2018 los recursos para el mantenimiento de los mismos.

De igual manera, empezar a trabajar para atraer eventos deportivos locales, regionales, nacionales e
internacionales.

ACODRÉS

Paola Narváez

Es necesaria la creación de unos comités para la administración de los escenarios donde participe la sociedad, los representantes de las juntas de acción comunales, la academia, fuerzas vivas y los gremios, con el fin de garantizar el buen estado de estos lugares.

Santa Marta es una ciudad con mucho potencial deportivo y estos escenarios servirán para que los niños puedan desempeñarse en diferentes disciplinas. En estos sitios también se pueden desarrollar eventos culturales que necesita la ciudad.

CÁMARA DE COMERCIO

César Riascos Noguera

Hay que fortalecer las ligas de las distintas disciplinas para que realmente se les dé el uso adecuado a estos escenarios. Así mismo, buscar mecanismos para estimular al sector privado para que confluya con el mantenimiento de los mismos, teniendo que en cuenta que la Alcaldía no tiene condiciones para hacerlo.

Lo que garantiza que estos escenarios se mantengan es que se utilicen, por lo que se debe tener una gerencia al frente, gestionando y buscando alternativas para sacarles el mejor provecho posible, porque sin duda alguna, Santa Marta siempre será una ciudad muy atractiva para cualquier tipo de eventos.

CONCEJO

Carlos Pinedo cuello

Para que los escenarios se mantengan en buen estado deben crear una APP que tenga un equilibrio muy generoso a favor del Distrito, que sea manejada, en su mayoría, por el sector público que el privado, lo ideal es que sea una iniciativa gubernamental.

Que se siga incentivando el fútbol, el basquetbol, la natación, entre otros deportes tradicionales de esta zona del país. Es importante inyectar ese amor por Santa Marta a toda la ciudadanía y concienciarlos del cuidado de nuestra ciudad.

UNDECO

Rosa Delia Rueda

Sería muy triste que esa inversión que se está haciendo en los escenarios para los Juegos Bolivarianos se perdiera por la falta de sentido de pertenencia. Una buena idea es entregar los complejos deportivos a una administración pública donde participen fundaciones o grupos para garantizar el mantenimiento respectivo.

La idea es que, si se está haciendo este gran esfuerzo, la Oficina de Turismo o a quien le corresponda, jalonar campeonatos a nivel nacional e internacional para que Santa Marta sea la sede.

EJEMPLOS EN EL MUNDO SUDÁFRICA

Los estadios del Mundial de Sudáfrica se han ganado a pulso el sobrenombre de ‘elefantes blancos’. Las pérdidas millonarias que generan los estadios cada año son sufragadas por los bolsillos de los contribuyentes de un país en el que la pobreza y la deficiencia en la sanidad y la educación son problemas de primer orden.

Es el caso del emblemático Soccer City de Johanesburgo, donde España se proclamó campeón del mundo. Fue el estadio de la gran final y ha tenido que cambiar el nombre a FNB Stadium por motivos publicitarios. Los equipos de la zona no lo utilizan por el alto precio del alquiler de las instalaciones y solo acoge algunos partidos de la selección de fútbol y rugby.

El estadio más caro del Mundial fue el Green Point de Ciudad del Cabo. Su construcción alcanzó los 600 millones de dólares y desde entonces lo utiliza el Ajax Cape Town, un equipo de fútbol de la primera división que cuenta con una media de 4.000 espectadores frente a los 64.000 asientos disponibles.

Los equipos locales de cricket y rugby se niegan a mudarse al nuevo complejo alegando los altos costos de alquiler e instalaciones incompatibles con las necesidades de esos deportes.

Otro de los estadios más modernos y costosos fue el de Durban. Ahora acoge los partidos el AmaZulu, un equipo local que congrega a 3.000 aficionados en el Moses Mabhida, que cuenta con una capacidad de 54.000 espectadores. La situación más catastrófica es la que se vive en Port Elizabeth, una ciudad que no cuenta con equipos de fútbol ni de rugby que puedan utilizar las instalaciones del Nelson Mandela Bay.

BRASIL

Escenarios como los de Manaos, Natal y Cuiabá están abandonados a su suerte después del Mundial de Fútbol 2014 en Brasil. Solo han albergado partidos durante la primera fase y sus calles vacías añoran a los aficionados que por unos días hicieron crecer sus ventas, señalan algunos medios.

Solo en Curitiba, donde tampoco se volverá a jugar, existe un equipo de primer nivel que utiliza el estadio.

Brasil trabajó con insistencia para evitar que sus infraestructuras pasaran a mejor vida cuando terminara Mundial. A pesar de ser el más costoso de la historia y que aún no ha terminado, comienzan a evidenciarse las carencias que la organización y la Fifa no han sabido cuidar. El fútbol dijo adiós a cuatro ciudades con el fin de la primera fase y estas se despidieron de los turistas para dar la bienvenida a las deudas.

Manaos, Natal, Cuiabá y terminaron este Mundial dos semanas después del comienzo, tiempo insuficiente para que las arcas municipales recaudaran todo el dinero gastado en las infraestructuras.

Entre los 4 estadios Brasil gastó 830 millones de euros y solo acogieron 16 partidos.

La crisis mundial tampoco benefició a Brasil. Si bien es cierto que la hostelería recibió una gran inyección económica, los comerciantes se quejaron de que los aficionados apenas compraron recuerdos del país como camisetas o llaveros con los que satisfacer las peticiones de sus familiares. Hoy, las ciudades tienen que buscar soluciones para sacar rentabilidad a tres de estos cuatro estadios.

El mayor despilfarro de Brasil tiene nombre y apellido: Arena Manaos, un estadio situado en medio del Amazonas. Manaos está a dos horas en avión de la ciudad más cercana y a más de 4.500 kilómetros de Río de Janeiro. Sus calles, donde se respira humedad y calor, están casi vacías. La plaza donde se sirve el mejor helado de castañas emitía los partidos en pantalla gigante, pero sus sillas no volvieron a llenarse.

Jonathan Glancey es periodista y locutor. Fue corresponsal de los periódicos británicos The Guardian y The Independent en materia de arquitectura y diseño, expresó que el centro de atención ha estado en los estadios de la Copa del Mundo en Brasil, un país donde se dice que hay una escasez de más de cinco millones de hogares, precisamente una de las razones por las que se criticó la inversión de varios millones de reales brasileños en costosas infraestructuras, como el Arena de Amazonas en Manaus y el Arena das Dunas en Natal.

Sede de tan sólo cuatro partidos del Mundial, el ambicioso estadio Manaus de 44.000 asientos está destinado a convertirse en el hogar del equipo de fútbol local de cuarta división, que atrae a multitudes de poco más de mil personas por partido. Un juez brasileño sugirió convertirlo en una prisión.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply