Connect with us

Análisis

Hay que reubicar el Batallón

Opinión Caribe

Published

on

Desde hace varios años la comunidad de Manzanares le ha solicitado al Ejército Nacional la entrega de la cancha de fútbol. Pese a las promesas del presidente Juan Manuel Santos, aún no ha sido posible. *Los habitantes preparan una acción popular para pedir el cumplimiento del Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito para que se reubique a la institución militar a una zona no residencial.

Proteger el ambiente y contribuir a una sociedad más justa es el compromiso que deben cumplir los ciudadanos o empresas como parte de su responsabilidad social.

El Ejército Nacional se ha caracterizado por velar por la seguridad de los colombianos, sin embargo, los habitantes de Manzanares, uno de los barrios tradicionales de Santa Marta, aseguran que pese a ser ‘vecinos’ la relaciones no son tan buenas.

Después de treinta años de estar ubicado en esta zona del Distrito y ver su desinterés por fortalecer los lazos de amistad entre la institución militar y la comunidad, sus moradores decidieron emprender una lucha para que el Batallón ‘Córdova’ sea trasladado a otro lugar y de esta forma garantizar la tranquilidad y seguridad de cientos de familias que viven en los alrededores.

El incidente ocurrido el pasado 4 de septiembre fue el ‘detonante’ para que los ciudadanos recordaran el Acuerdo No. 005 del 2000 ‘por el cual se expide el Plan de Ordenamiento Territorial de Santa Marta ‘Jate Matuna’, el cual se encuentra vigente desde el periodo 2000- 2009, cuando Jaime Solano Jimeno, se desempeñaba como alcalde distrital.

En el artículo 765 se definieron los tipos de operaciones estratégicas. Una de ellas habla específicamente de la ubicación del Batallón ‘Córdova’, como se expone a continuación:

A.- Operación Traslado del Batallón ‘Córdova’: Establecer, mediante concertación, la habilitación de este importante sector urbano para usos más consecuentes con su ubicación y potencialidad, y permitir la continuidad del sistema vial de manera que se articulen las áreas a desarrollar en el sector de San Fernando con El Rodadero y con la ciudad consolidada.

Se establecerán usos relacionados con la consolidación de la actividad turística y los servicios complementarios a la misma, manteniendo la continuidad del sistema de playas y de espacio público costero.

UN SOLO SENTIR

OPINIÓN CARIBE dialogó con el líder Samuel Palacio Mosquera, quien, además, fue elegido como edil de la Localidad Uno en las pasadas elecciones de representantes comunales de la capital del Magdalena.

Teniendo en cuenta el inconformismo de la comunidad, el líder cívico señaló, que “hemos decidido hacer cumplir el Plan de Ordenamiento Territorial y su artículo 765 en el cual se ordena que -de manera concertada- los entes territoriales como la Alcaldía y la Secretaría de Planeación lleguen a un acuerdo con el Ministerio de Defensa para el traslado del Batallón ‘Córdova’ y que los terrenos sean utilizados de otra manera, en este caso, en materia turística que es la vocación de nuestra ciudad.

Es por esto, que, con la mayoría de los moradores de Manzanares, que hoy se ha unido para frente a esta situación, decidimos impetrar una acción popular en contra de estas instituciones para que se cumpla el Plan de Ordenamiento Territorial y se respeten los derechos de todas las personas que viven en este sector y que así, un Juez de la República les ordene reubicar sus instalaciones, porque representan un verdadero peligro para nuestra comunidad”.

El líder cívico explicó, que ya se tiene listo el borrador para presentar la acción popular y cuentan con la asesoría de varios profesionales del derecho, quienes están revisando toda la documentación para no incurrir en errores y evitar que sea devuelto el oficio.

“A más tardar, en la presente semana estaremos presentándola oficialmente, junto con una acción de cumplimiento, porque como es sabido por la ciudadanía en el Plan de Ordenamiento Territorial ‘Jate Matuna’, se contempló la posibilidad, pero hay que cumplir un requisito de procedibilidad consistente en preguntarle a la Alcaldía y al Secretario de Planeación por qué no se hizo cumplir ese artículo de vital importancia para la ciudad.

Una vez sea presentada la acción de cumplimiento, la cual debe ser contestada en un término de 10 días por parte del Mandatario distrital, procederemos a presentar la acción popular para que se lleve a cabo la reubicación del Batallón”.

Afortunadamente, dice la comunidad, que son pocos los incidentes en los que ha estado involucrado el Ejército desde que está ubicado en esta zona, pero que han quedado grabados en la memoria de los adultos mayores.

“Una vez hace años, cuando El Polvorín estaba ubicado en la carretera hacia El Rodadero, un vehículo le hizo algunos disparos y a raíz de eso trasladaron esta bodega que estaba en medio de los dos cerritos, dentro de las instalaciones del Batallón, pero nunca habíamos vivido una situación tan grave como la de ahora”.

ACERCAMIENTOS CON EL EJÉRCITO

Después del incidente, el brigadier general Jorge Enrique Navarrete Jadet, se comunicó en varias oportunidades con los representantes del barrio Manzanares y acordaron un encuentro, no obstante, este no se llevó a cabo.

“He tenido la oportunidad de hablar en varias oportunidades con el general Navarrete, comandante de la Primera División, quien el viernes (8 de septiembre) me dijo que el miércoles (13 de septiembre) nos reuniríamos, pero nunca me confirmó, por ello, notamos el desinterés de las autoridades militares para acercarse a la comunidad”.

Así mismo acotó, que “como pasaron los días, piensan que se nos olvidó, pero no es así. Las acciones jurídicas que vamos a impetrar no tienen reversa porque este es el sentir de los habitantes y por eso vamos a llegar hasta las últimas consecuencias”.

LA CANCHA DE FÚTBOL

Cabe destacar, además, que la comunidad mantiene una lucha constante para que el Ejército les entregue la cancha de fútbol ubicada en la carrera cuarta entre las calles 33 y 34.

En varias oportunidades, los habitantes del sector le expusieron el caso al presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien se comprometió a gestionar su entrega, pero hasta ahora no ha sido posible.

“Lastimosamente no hemos contado con el apoyo de las entidades territoriales, ni de la Gobernación, ni del Distrito, que deben ser los encargados de ponerse al frente para concertar con el Ministerio de Defensa, la entrega de esta cancha en cambio de algunas prebendas.

Hoy gozamos con el permiso de la Primera División, al cual debemos reconocerle su colaboración al dejar la cancha abierta hasta las 6:00 de la tarde, y después de ese horario la cierran por seguridad de los militares”.

La semana pasada estuvo en la capital del Magdalena el exministro de Defensa y precandidato presidencial, Juan Carlos Pinzón, quien dijo tácitamente que es imposible donar este bien a la comunidad de Manzanares pese a que el presidente Juan Manuel Santos lo prometió en más de cinco oportunidades en campaña y cuando fue elegido en el cargo.

“Sabemos que el Primer Mandatario puede entregarnos este predio mediante unos documentos, pero el Ministerio de Defensa es el encargado. El exministro nos habla de un comodato, pero firmarlo por cinco años y que no se pueda tocar la infraestructura de la cancha no le conviene al barrio Manzanares. Nosotros necesitamos que se le entregue a la comunidad, que sea una labor social del Ejército, que sea un acto de buena fe y con eso resarcen la zozobra en la que nos tienen”.

SEGURIDAD EN MANZANARES

Como la mayoría de los barrios de Santa Marta, en Manzanares también se sufre por los atracos constantes. No obstante, han transcurrido tres semanas desde la explosión del armerillo y los moradores todavía se sienten afectados psicológicamente, aun cuando el General Navarrete se comprometió a retirar los explosivos de esta zona.

“Manzanares tiene la misma problemática que los demás barrios. La Policía es insuficiente. El Cuadrante pasa de vez en cuando, sabemos la disponibilidad del servicio, pero a pesar de eso nos ofrece un poco de seguridad.

Siempre le hemos recalcado al Ejército que nosotros somos su escudo y ellos ni siquiera protegen la zona por donde se les puede ingresar cualquier elemento. Hemos tenido casos puntuales en la carrera segunda con calle 31, exactamente en el Edificio Manzanares, ubicado frente a una garita y han atracado a muchas personas y el centinela no hace absolutamente nada.

El año pasado, en la calle 33 con carrera cuarta se presentó el caso en que unos atracadores casi desnudan a una mujer y el centinela trató de hacer valer su condición de autoridad, pero apareció un sargento y le ordenó que ingresara al Batallón porque eso no era su competencia. Nosotros entendemos que la seguridad de ellos y de sus familias que están ubicadas en este mismo barrio, debe ser prioridad, pero nunca ha sido así, por lo que considero que el Batallón ha sido un mal vecino”.

Gracias al acompañamiento de psicólogos cercanos, los líderes han visitado las casas donde residen adultos mayores y personas con enfermedades terminales, porque fueron los que sufrieron más y siguen con el temor de que se vuelva a registrar un incidente tan delicado.

“Sabemos que el proceso de solicitud para la reubicación del Batallón es largo, pero queremos que el tiempo que tarde, la comunidad pueda trabajar de la mano con el Ejército y se sienta más tranquila”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *