Connect with us

Columnistas

¿No será el esquema EPS e IPS?

Avatar

Published

on

Por Cecilia López Montaño

El Ministro de Salud, a quien todos los que lo conocemos le deseamos que siga así de fuerte, ha hecho grandes esfuerzos para mejorar el sistema con medidas muy arriesgadas sobre todo en el costo de los medicamentos. Sin embargo, lo que pasa hoy con la gran EPS Medimás demuestra que el tema de la oportunidad y calidad en la atención en salud es un problema de proporciones mayúsculas.

En algún momento, el gobierno de turno planteó que tal vez la solución era tener pocas y grandes EPS que pueden controlar mejor y asegurar una gran prestación y oportunidad en la atención de pacientes, entre otras, porque se podrían dominar mejor. Ese argumento está derrotado.

Toda la semana anterior, el país ha escuchado historias desgarradoras de niños y pacientes de cáncer que no logran ser atendidos o que peor aún, la nueva EPS les ha suspendido sus tratamientos.

Todo el mundo se queja porque suspender este tipo de atención en enfermedades tan graves, es pasar rápidamente de la vida a la muerte. Esto es inadmisible para cualquier paciente, pero cuando se trata de niños es un crimen. Para completar, las explicaciones de los directivos de Medimás son inaceptables y peor aún, en algunos casos demuestran insensibilidad total o clara ignorancia.

Ya es una realidad innegable: Colombia logró cobertura total del sistema de salud, cuando esta se define como el derecho de todos los ciudadanos a tener un carné que debe garantizar esa atención tan prioritaria, en el momento oportuno y con la calidad necesaria porque se trata de la salud y de la vida. Ese sin duda ha sido un paso significativo, en especial, para sectores muy vulnerables y en particular para la población campesina. Nadie se atreve a negar ese avance, pero no es suficiente.

Se han tomado decisiones por parte del Ministerio de Salud. Pero, hay un freno no se sabe muy bien por parte de quien, que impide analizar seriamente si la persistencia en el sistema de entidades cuyos intereses van en contravía de las necesidades de los pacientes es el meollo del problema de la mala calidad y las dificultades de acceso, sobre todo cuando se trata de enfermedades costosas.

Los sectores de ingresos medios y altos tienen prepagadas o los más pudientes van al exterior a pagar sumas exorbitantes pero que les garantizan oportunidad y calidad. Pero ¿qué les pasa a los pobres que dependen totalmente de la EPS y de las IPS que les asignan?

Es el momento de reconocer que así el gobierno haga malabares, cuando lo que es bueno para estas entidades es malo para el paciente, este problema crucial del sistema actual de la salud en Colombia no se va a resolver. Son terriblemente poderosas y algunas están en manos de personajes tan cínicos como el señor Palacino, que cuando lo interroga la justicia afirma que Saludcoop fue un gran modelo y que ningún dinero de la salud se desvió a otras actividades distintas a atender las necesidades de sus afiliados. Definitivamente nos subestima.

La salud debe ser ya un sistema universal, como derecho fundamental de todos y cada uno de los colombianos. Esto no quiere decir que se saca al sector privado, el cual debe seguir como prestador de servicios y no el asegurador.

Pero, además, puede poner a Dios a manejar esta Superintendencia, que a diferencia de otras si funcionan, a esta se la tragan literalmente los dueños del sistema y su respectivo gremio, porque no tiene los suficientes dientes para controlar estos monstruos. De la misma forma, debe quedar claro que cuando se trata de manejar recursos públicos que son de todos los colombianos, las entidades privadas no pueden maximizar utilidades, sino cobrar lo justo por sus servicios.

Es hora de que los colombianos y el gobierno comprendan que hay pruebas suficientes en este país para saber que cuando se maneja este volumen de recursos, la transparencia no es precisamente la que florece, sino la corrupción. Llegó la hora de la inevitable pregunta: el culpable ¿NO SERÁ EL ESQUEMA EPS e IPS?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *