Connect with us

Edición Especial

Los enredos de MECO con la Fiscalía

Avatar

Published

on

El consorcio colombo-costarricense Meco S.A.S. ganador en el Magdalena del contrato para la ejecución de la variante en doble calzada en la vía Ye Ciénaga-Tasajera, por valor de 160.241 millones de pesos, según el portal AR ameliarueda.com de Panamá, es investigado por la Fiscalía panameña por delitos de corrupción, blanqueo de capitales y asociación ilícita. Todos ligados al pago indebido a empleados públicos a través de sociedades anónimas.

Meco Magdalena, es la encargada de construir la Variante de la vía Ciénaga – Barranquilla, que tendrá 6 kilómetros en doble calzada, y cuatro puentes, que conectarían un punto conocido como la ‘Y’ con otro denominado La Virgencita, bordeando a la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Esta importante obra estuvo en duda durante largo tiempo, pero, gracias al seguimiento hecho por OPINIÓN CARIBE y sus denuncias en diferentes ediciones sobre la consecución de la Variante, permitió que se ajustaran los diseños y se construya como debe ser. Su ejecución comienza en el mes de febrero de 2018, tal como lo anunció el director del Invías, Carlos Alberto García Montes.

MECO EN COLOMBIA

En Colombia, Meco incursionó por primera vez en el negocio de Concesión de Obra Pública a partir del año 2014, logrando que le adjudicaran tres obras que superaban una inversión total de $2.000 millones. De igual forma, ganó la adjudicación de la la vía Cartagena – Barranquilla y Circunvalar de la Prosperidad por un costo de $800 millones en asocio con la empresa Mario Huertas Cotes, que incluía el Viaducto Gran Manglar con una extensión de 5.39 kilómetros de longitud con una segunda calzada de dos vías.

A esta concesión se une la carretera Autopista Conexión Pacífico III por $778 millones que conectaría el puerto de Buenaventura con los centros productivos de tres de las regiones más importantes en el desarrollo económico del país: Valle del Cauca, Eje cafetero y Antioquia. Proyecto Honda – Puerto Salgar – Girardot. Una moderna autopista que conecta al sur con el centro de Colombia, con un costo cercano a los $500 millones.

En Costa Rica, donde se encuentra su casa matriz, desarrolla principalmente proyectos de conservación vial, alcantarillados, acueductos, puentes y tienen a cargo el Viaducto de acceso a la TCM en Moín. Hace poco, entregó al Estado el Paso a desnivel de Paso Ancho. Las operaciones en Costa Rica representan el 19 % de los ingresos de la empresa.

Meco es conocida por ser la única constructora costarricense en el ranking con ingresos que rondan los $500 millones en el 2015 y 2016. El ranking abarca a las 50 mayores empresas constructoras en Latinoamérica y se basa en los ingresos brutos por ventas en dólares estadounidenses, y se complementa con datos disponibles en bolsas y superintendencias, contabilidad auditada, declaraciones de empresas y de respetadas organizaciones expertas sobre el tema.

LA INVESTIGACIÓN

Según la información levantada por la Contraloría General de Panamá, entre 2007 y 2015, la Construc¬tora Meco recibió contratos con el Estado costarricense por un total de 124.525 millones de colones (135.588.667.732 en colones traídos a valor presente).

Sin embargo, detrás de esta contratista del Estado no hay inmediatamente una persona física, sino una serie de sociedades anónimas en el país y en el extranjero que son las dueñas finales de la empresa, en las que su dueño, Carlos Enrique Cerdas Araya, es el poseedor final de las acciones.

De acuerdo con el informe del ente de control, la Constructora Meco S.A. bajo la cédula jurídica 3-101-035078 registraba en ese momento un capital social de 4.000 millones de colones, divididos en 50 acciones de 80 millones cada uno. Como presidente de esta sociedad aparece Carlos Enrique Araya Cerdas.

La totalidad de esas 50 acciones pertenecen a otra sociedad costarricense denominada Meco-Icsa Inter¬national Corporation S.A. (3-101-351513) cuyo capital social es de 1.200 colones divididos en acciones de 1 colón cada una.

De las acciones de Meco-Icsa, 1.032 (86 % del total) aparecen a nombre de la empresa Conley Ownership S.A. registrada en Islas Vírgenes Británicas (BVI, por sus siglas en inglés), mientras que las otras 168 son directamente de Carlos Enrique Cerdas Araya.

MECO RESPONDE

La empresa costarricense Constructora Meco dijo, que colabora con el Ministerio Público de Panamá (MP) en una investigación de un caso de presunta corrupción en contratos estatales, pero afirmó, que no existe un caso abierto en su contra.

«Constructora Meco, producto de las investigaciones de la Procuraduría General de la Nación (PGN) de Panamá, ha facilitado toda la información requerida sobre el caso de Blue Apple. La posición de Meco ha sido de completa colaboración y respetuosa de las acciones de la PGN», indica un breve pronunciamiento de la empresa.

Meco señala, que sigue con atención el desarrollo del asunto y aseguró, que «es importante dejar claro que no existe un caso abierto o requerimiento de la Fiscalía en contra de Constructora Meco».

La Fiscalía panameña explica, que 33 personas, ninguna de las cuales fue identificada, pero entre las que están las «más altas autoridades» de los ministerios de Obras Públicas y de Vivienda en el periodo 2011-2012, y más de media docena de constructoras, están vinculadas al caso llamado ‘Blue Apple’, una red que cobró coimas y blanqueó más de 40 millones de dólares.

De acuerdo con la Fiscalía, las empresas vinculadas al escándalo son Constructora Conalvías S. A., Constructora Meco S.A., Constructora Rodsa S.A., Constructora Bagatrac S.A., Ingenería REC S.A., GS Contractors (Grupo Corporativo GS S.A.) y Concepto y Espacios S.A.

El caso, según la Fiscalía, consistía en que los exfuncionarios de Obras Públicas y de Vivienda les exigían a los empresarios del sector construcción, que tenían contratos adjudicados con el Estado para el periodo mencionado, una coima o porcentaje relacionado con el valor de la obra en cambio de agilizar los trámites administrativos para su ejecución, así como el desembolso de dinero del Estado a favor del respectivo contratista.

El porcentaje de la coima oscilaba entre el 5 % y el 10 % y el encargado de pedirla a los empresarios era el jefe de Contrataciones de Obras Públicas.

La Fiscalía detalló que estos pagos indebidos debían ser depositados a la sociedad anónima ‘Blue Apple Services’, (persona jurídica) que, “a través de cinco cuentas bancarias en tres distintos bancos de la localidad, manejó, aproximadamente, 40 millones».

CONALVÍAS

Otra de las empresas vinculadas a las investigaciones en Panamá por presuntos actos de corrupción es la empresa colombiana Conalvías, que tuvo a su cargo el primer tramo de la Ruta del Sol III, que va desde San Roque – Ye de Ciénaga – Carmen de Bolívar – Valledupar.

Según la revista Portafolio, se conoció que Roberto Prieto, exgerente de la campaña presidencial de Juan Manuel Santos, habría recibido coimas por interferir ante la ANI para que se le hiciera un otrosí que beneficiaría a un contratista amigo suyo.

“Con mi empresa trabajé en el contrato de transporte de materiales en rodantes tipo volqueta desde mayo del 2016 y hasta el 25 de junio del 2017, cuando se paralizo la obra por falta de pagos; desde entonces, todavía nos adeudan los servicios prestados de febrero, marzo, abril, mayo y junio del año pasado. Solo a nosotros nos deben 3.000 millones de pesos”, señaló un denunciante a la revista Portafolio.

Frente a los presuntos casos de corrupción en que se encuentran involucrados Maco y Conalvías en Panamá en presidente de este país, Juan Carlos Varela, afirmó que aquellas empresas contratistas que hagan parte del Estado y estén investigadas por supuestos actos de corrupción “deben aceptar su responsabilidad o atenerse a las consecuencias”.

“Si alguna empresa no acepta su responsabilidad, claro que el ejecutivo encargado tomara decisiones puntuales como lo hemos hecho anteriormente”, puntualizó el Presidente de Panamá.

 

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply