Connect with us

Edición impresa

‘Agua, que se quema la Perla’

Avatar

Published

on

Según el cronograma, el Ministerio de Vivienda debe dar el aval del proyecto en el mes de marzo. Sin embargo, el jefe de esta cartera aseguró, que el Gobierno Nacional no puede hacer milagros, ni mucho menos hablar de cosas que no existen.

 El ambicioso proyecto abanderado por la Alcaldía de Santa Marta -por valor de 3.2 billones de pesos- con el cual pretende solucionar el problema por la falta de agua potable en los próximos 60 años, sufrió una sacudida con la talanquera que puso el Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio, quien aseguró, que no se puede ensillar el caballo sin antes tenerlo.

En su visita a la capital del Magdalena, el ministro Camilo Sánchez señaló, que el proyecto está en proceso de viabilización, porque fue radicado en su cartera en el mes de diciembre, por lo que todavía no se puede hablar de la financiación del proyecto de Asociación Público Privada (APP).

“No quiero equivocarme en ese proceso. Estamos haciendo el estudio técnico del proyecto, hasta ahora lo están presentando, está en trámite, así que no hay que ensillar el caballo antes de tenerlo. Debemos hacer primero que esté listo el estudio técnico y después buscar el cierre financiero y es difícil en este momento, porque es el final de un gobierno”.

El Ministro de Vivienda reveló, que el Distrito se tardó mucho tiempo en presentar el proyecto y que es muy apresurado mencionar, quiénes aportarán los recursos y la forma en qué lo harán.

“Son vigencias futuras que debemos estudiar, por eso vamos a convocar una reunión con el Ministerio de Hacienda y mirar qué recursos se van a  aportar y qué tiene el Departamento y el Distrito para ayudar sobre esto. El Gobierno está comprometido con agua potable y saneamiento básico, pero nosotros no podemos hacer milagros ni mucho menos hablar de cosas inexistentes. Hoy, no el proyecto no se ha viabilizado y hasta que no lo esté, todo son simples especulaciones”, expresó.

¿EN QUÉ CONSISTEN LAS APP?

Según información del Departamento Nacional de Planeación, las Asociaciones Público-Privadas, APP, son un mecanismo que permite vincular al sector privado para proveer bienes y servicios públicos asociados a una infraestructura. La APP involucra, dentro del contrato de largo plazo, la retención y transferencia de riesgos entre las partes y la definición de los mecanismos de pago, relacionados con la disponibilidad y el nivel de servicio del bien provisto.

Es decir, que, con esta figura no se cancelarán los recursos hasta que las obras construidas generen los beneficios y los indicadores de calidad que demanda la comunidad samaria.

En las iniciativas públicas las adiciones de recursos públicos o las prórrogas en plazo para este tipo de contratos tienen un límite, del 20 % sobre el valor de los recursos públicos estipulados al comienzo o del 20 % sobre el plazo pactado.

En iniciativas privadas que requieren de aportes públicos las adiciones de recursos y el valor de las prórrogas en tiempo sumadas, no podrán superar el 20 % de los desembolsos de los recursos públicos  pactados del proyecto.

“Incluidas las prórrogas, el plazo máximo es de 30 años. Excepcionalmente se podrá contar con un plazo superior, previo concepto favorable del Consejo Nacional de Política Económica y Social, Conpes, en la etapa de estructuración del proyecto.

Si la APP de iniciativa privada requiere recursos públicos, se abrirá una licitación pública para seleccionar el contratista que adelante el proyecto. Si no la requiere, el proyecto será publicado en el Sistema Electrónico de Contratación Pública para que otros interesados puedan manifestar su intención de participar como ejecutores del proyecto y generar un proceso de selección competitivo”, explica el DNP.

EL PROYECTO

El pasado 9 de febrero, el alcalde Rafael Martínez presentó el proyecto a los concejales de Santa Marta, en compañía de las directivas del Essmar y funcionarios del Departamento Nacional de Planeación.

El proyecto de APP contempla en el mediano plazo la captación de agua de los ríos Toribio y Córdoba y a largo plazo del río Magdalena.

Su principal objetivo es abastecer permanentemente de agua potable e incrementar la cobertura y calidad de servicio a la ciudad de Santa Marta, así como mejorar la cobertura y calidad del manejo de aguas residuales que se producen en la ciudad.

Por esto se contempló en dos fases: la primera es de estructuración, la que señala las soluciones técnicas, los indicadores, niveles de servicio y estándares, el modelo financiero, los documentos legales para la licitación; la propuesta de riesgos y distribución y el financiamiento.

La segunda fase es el acompañamiento al Distrito en la vinculación de un operador, esto incluye las aprobaciones del Gobierno Nacional y Alcaldía para el proceso contractual, la promoción de la licitación, los inversionistas potenciales y el apoyo a la Alcaldía en proceso de licitación de adjudicación y de legalización del contrato.

Ante los concejales del Distrito, el alcalde Rafael Martínez socializó el proyecto para la APP que puede darle solución al problema de agua potable en la capital del Magdalena.

FINANCIACIÓN

Durante su intervención, el Mandatario distrital explicó, que el Gobierno Nacional destinará 1.5 billones de pesos, mientras que el Distrito debe aportar $1.2 billones. Para ello, el Distrito debe comprometer vigencias futuras.

“Este proyecto es el que da solución estructural no solo al tema de desabastecimiento, sino a la modernización completa del sistema, renovando el 50 % de las redes de agua potable y aguas servidas; la construcción de tanques elevados para que llegue el agua con presión a nuestras casas, entre otros detalles”.

De los recursos que aportará el Distrito, un porcentaje se asumirá con la tarifa del servicio, la cual tendrá un ajuste cinco años después de ejecutada la obra.

Según los funcionarios del DNP, las tarifas solo se incrementan cuando se entregue cada obra en funcionamiento y los usuarios hayan percibido la mejora en el servicio; así mismo, las tarifas con incremento se ajustan a la capacidad de pago de la población. En este caso, las tarifas propuestas son comparables a las de las principales ciudades de la región Caribe.

Actualmente, la tarifa del servicio a los hogares de estrato uno en Santa Marta es de 20.854 pesos; de estrato dos, $41.676; de estrato tres, $59.049; estrato cuatro, $69.460; de estrato cinco, $104.206; y estrato seis, 111.136 pesos.

El informe establece la tarifa del servicio en el estrato uno en ciudades como Barranquilla llega por valor de 34.925 pesos; en Cartagena por 41.344; y en Bogotá, 24.584 pesos.

En el 2022, si se llega a ejecutar el proyecto, las tarifas quedarán: para el estrato uno, $23.417; estrato 2, $46.797; estrato tres, $66.306; estrato cuatro, 77.994; estrato cinco, $117.011; y estrato seis, 124.792 pesos.

ESTUDIOS

Estudios adelantados por la consultoría que efectuó el proyecto estipulan, que el agua suministrada en la capital del Magdalena en algunas épocas del año, no son aptas para el consumo humano, generando enfermedades infecciosas y parasitarias.

Según ellos, el 37 % de niños menores de cinco años que fueron atendidos en Santa Marta, reportó esta causa. Los meses donde se presentan los picos más altos son: abril, junio, octubre, noviembre y diciembre.

El estudio también revela que la población de Santa Marta paga alto costo por su servicio y que los usuarios sin conexión al servicio de estrato uno, gastan más de 76.000 pesos al mes en conseguir el agua.

Camilo Sánchez, ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio.

Más de 18.000 hogares que no cuentan con el servicio de acueducto, acuden a fuentes alternas como agua embotellada, de carrotanques, vendedores privados, grifos comunales en la calle, agua de vecinos, de pozos o quebradas o agua lluvia.

Hay que mencionar, que estas fuentes alternas pueden causar problemas de salud.

CRONOGRAMAS

De acuerdo con el cronograma, a comienzos de marzo del presente año se tendrá la viabilización por parte del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio; a finales de este mismo mes, estarán aprobadas las vigencias futuras del Distrito.

De igual manera, se hará la precalificación que corresponde a la apertura del proceso de selección y en junio se aprobará el proyecto por parte del Ministerio de Hacienda.

En el mismo mes de junio se estará aprobando por el comparador público privado; mientras que en agosto de 2018, se hará la apertura de la licitación; y en diciembre se adjudicará y se realizará la firma del contrato.

A simple vista, como está planteado el proyecto, es la mejor alternativa para atender las necesidades de los habitantes de Santa Marta, que permanentemente sufren por la carencia del preciado líquido.

Sin embargo, el futuro de la APP es incierto, porque no están claras las fuentes de financiación por parte del Distrito -además del aumento en la tarifa del servicio- teniendo en cuenta la poca capacidad de endeudamiento que tiene y los recursos de vigencias futuras comprometidos.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *