Connect with us

Columnistas

Materias pendientes

Avatar

Published

on

Rubén Darío Ceballos Mendoza

Lo primero, camino a estructuraciones mejores para nuestros municipios y departamento, es tener una actitud positiva, saber cuáles son nuestras asignaturas pendientes y cuáles priorizar. Ver, en ruta de soluciones, cuáles son los más importantes sin olvidar lo urgente, en la ilustración y certeza que los problemas pendientes que tenemos reclaman ser atendidos de manera pronta y efectiva. Los sucesos del ayer y del presente continuo deben empezar a definirse en ámbitos de transformaciones reales en lo administrativo, la gestión y la gerencia, con el fin de que las metas propuestas a ser alcanzadas no sean más letra muerta y se realicen en la práctica.

En lo político, hay que participar a pesar de la desconfianza hacia las banderías políticas, conviniendo estudiar y sopesar propuestas y candidatos, especialmente por haber muchos de ellos, los más, sin estructura doctrinaria ni experiencia para convertirse en alternativas que podamos considerar como válidas o valiosas. No podemos seguir bailando al son que nos impongan, cuando lo que interesa en beneficio colectivo es actuar democráticamente y entender que como constituyentes primarios debemos velar desde la participación activa y el control social para construir una nueva y mejor sociedad. En lo económico, importa ser más productivos y competitivos, acercarnos cada día y cada vez más a las exportaciones.

Pero si bien es difícil hacer predicciones en un entorno casi siempre incierto y frágil, con impredecibles variables, no lo es acercarnos a hacernos más fructíferos, aprovechar de mejor manera nuestras riquezas, ver con ojo avizor y estructura crítica nuestras propias realidades y necesidades, para desde allí, canalizar mejor un progreso integral, lo que nos permitirá aprobar asignaturas pendientes para que cada vez sean menos en cantidad y en importancia.

Otro aspecto a tener en cuenta y que mucho ayudará en este objetivo tiene que ver con disponer de estadísticas con base en la estructura institucional y político-administrativa, en la procura de una mayor homogeneización de la definición como unidad territorial para fines de medición y análisis, sobre todo, porque existen pocos indicadores que sean comparables, especialmente en a indicadores de pobreza y acceso a servicios básicos, lo que impide conocer con precisión en qué nivel estamos y cómo llegar más rápido con acertadas y fundamentadas decisiones políticas públicas para generar eficaces soluciones, lo que será un importante avance en el proceso de armonización de indicadores, lo que abre una ventana de posibilidades hacia el progreso.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *