Connect with us

Edición impresa

Las promesas del Unión Magdalena

Avatar

Published

on

Niños y jóvenes entrenan en las diferentes escuelas de Santa Marta con la esperanza de convertirse en jugadores que le aporten al ascenso del ‘Ciclón’ Bananero.

Andrea Perozo

No solo los habitantes de la samaria sienten un pronunciado amor por el ‘Ciclón’ Bananero, sino que el mismo clima se aunó al festejo del regreso del azulgrana, que, en su primer encuentro, se impuso con ímpetu para el ascenso a la Primera A.

Pero, mientras el equipo magdalenense hace la tarea, en muchas canchas de Santa Marta existen almas jóvenes y otras casi infantiles que se preparan día tras día tanto física como mentalmente para escalar categorías a través de las cuales puedan tener una oportunidad de oro y así convertirse en los estrategas que se necesitan para que el ‘Ciclón’ ascienda y se mantenga firme en la primera liga del fútbol colombiano.

Estos semilleros deportivos trabajan incansablemente, entrenando a los niños que sueñan con convertirse en jugadores profesionales, y como una forma de apartarlos de la calle y sus peligros innumerables.

Entre estas cunas locales se pueden citar a Pescaíto, La Ciudadela y Manzanares, con escuelas como: ‘Pibe’ Valderrama, Sampdoria y Yacomelo, entre otras.

LAS ESCUELAS ‘PIBE’ VALDERRAMA

En cabeza de su entrenador Edinson Alberto González Palacios, conocido popularmente como ‘Robapollo’. Este amigable hombre fue jugador del Unión Magdalena y desde hace 45 años es entrenador de fútbol, manejando categorías desde las de bebé, niños de cinco años, hasta la de adolescentes de 16 años.

Tiene más de 2 mil trofeos en su vivienda para orgullo y satisfacción propia, pero con la ilusión de que sus dirigidos sean en algún momento el blanco predilecto de las directivas del equipo samario o de cualquier otro reconocido.

LA NUEVA GENERACIÓN

Thierry Palacios Vanegas 13 años de edad, de los cuales 7 los ha dedicado al fútbol. Integrante de la escuela ‘Pibe’ Valderrama, promete ser la figura más destacada en estos momentos en el club como mediocampista con el número 10, posición que también ocupó el samario más destacado de la selección Colombia en los años 80, Carlos Valderrama ‘El Pibe’. Su objetivo es entrenarse firmemente durante 4 años más, tres días a la semana, como es su costumbre, para postularse a la familia del ‘Ciclón’ Bananero.

Su técnico, Edinson González y varios de sus conocidos ponen toda la fe en él para que sea esa ficha clave que necesita el equipo local. Declara que en las categorías sub 13 y sub 14 ha marcado goles muy importantes dándole así la victoria a su equipo, entre sus cualidades más importantes están los remates de media distancia, el ataque y la defensa. También cuenta con las habilidades de lateral izquierdo y derecho.

Juan David Noguera con tan solo 7 años fue descubierto por su mamá el talento para desempeñarse en el fútbol. Pertenece a la categoría 7 de esta escuela y en la cancha juega como defensa. Ha marcado cinco goles en esta temporada, le gusta la cancha La Castellana puesto que se siente atraído por los escenarios grandes. Sueña con  ser jugador del equipo español Real Madrid.

Ian Castellanos entró a los 4 años a la escuela pescaitera y hoy a sus 11, ya perdió la cuenta de los goles que ha marcado desde su posición como central derecho de la categoría 12, destacándose en jugadas como la elástica. Su gusto por el fútbol se despertó por un balón que le regaló su padre.

Laura Fernández es un caso excepcional. Es la única niña que está vinculada a la escuela, porque su amor es muy grande por este deporte. Comenzó en el balompié como un pasatiempo cuando acompañaba a uno de sus primos a practicar en la escuela de ´Robapollo´, con 9 años, pertenece a la categoría 8 y 7 para nivelar fuerzas. Afirma que la mayoría de sus compañeros le tiene miedo por su potencia en la defensa. Para ella, el fútbol es solo una práctica, pero también lo visiona como una profesión, así como lo es su meta de convertirse en veterinaria.

Y PARA ARQUEROS

El profesor Maximiliano Robles Maduro, apodado desde su infancia como ´Chimilongo’, se desempeña como entrenador desde que se retiró del fútbol profesional donde estuvo durante 16 años, siendo uno de los grandes arqueros de equipos colombianos, en especial del Unión Magdalena y del Bucaramanga.

Con su entereza ha impulsado a arqueros que han llegado al fútbol profesional, tales como Pedro Pablo Aguirre, César Machado, entre otros.

Esta gloria del futbol, mira el regreso del Unión Magdalena como un hecho bueno para que los niños tengan una referencia local, destaca al cuadro bananero como su equipo del alma, porque le dio la oportunidad de demostrar sus habilidades como arquero.

Luís Núñez es un portero de 10 años, defiende esta posición directamente con la categoría 10 de la escuela ‘Pibe’ Valderrama. Él asegura que el arquero es el puesto más importante al evitar los goles y ganar reconocimiento por su esfuerzo, por ello, anhela convertirse en un arquero de talla profesional nacional e internacional.

Andrés Mariño desea ser uno de los mejores arqueros de Colombia y del mundo a pesar de tener 7 meses de estar entrenándose. Aprende diariamente y tiene como referencia a guardametas como Manuel Neuer y David Ospina. Tiene presente  que si llega a convertirse en jugador profesional le agradecería principalmente al profesor Maximiliano y a su papá por los conocimientos y el apoyo.

Miguel Chico a sus casi 11 años fue descubierto en un torneo intercurso de su colegio al debutar como el protector de las tres barras, encendiendo una potente pasión hacia este lugar. Casi de inmediato su papá decidió buscarle una escuela que lo reforzara en este talento.

Aarón Pérez de 14 años se desempeña como portero desde hace tres años. Cuenta con el respaldo de su papá. Le agradece a su maestro por compartir sus conocimientos en la formación de arqueros.

Juan Ramírez uno de los pocos jugadores de campo que está bajo el mando del entrenador Maximiliano. Con 14 años se prepara en la posición de central intentando proteger el área para que el balón no llegue al arco. Por su estatura se destaca más en las jugadas aéreas anotando así goles de cabeza. Destaca el trabajo y la responsabilidad de su mentor manteniendo el estado físico de sus jugadores.

ESCUELA SAMPDORIA

En Sampdoria el talento se desborda desde las categorías más pequeñas hasta juveniles.

Merlys María Rodríguez Garay lleva 17 años en el oficio de formación deportiva. Cuenta que en estos momentos tiene dos chicos entrenados que juegan en las categorías prejuveniles del equipo samario. Ellos son Juan José Campos y Mateo Maury, jóvenes 2000. El año pasado hicieron parte del torneo nacional con el Unión.

Actualmente forma a niños desde los 4 años hasta los 14 y para ella, de las pocas entrenadoras femeninas de la ciudad, todos sus chicos están capacitados para hacer parte del ‘Ciclón’ Bananero, del cual opina que a los jugadores les hace falta un poco más de visión para poder regresar a la A.

Ella entrena a sus jugadores cuatro días a la semana (lunes, miércoles, jueves y viernes) a partir de las 2:00 de la tarde hasta las 4:00, para luego mostrar todo su potencial los sábados por la mañana en las competencias.

MÁS APOYO Y HERRAMIENTAS

El comentarista deportivo, Emiro Ochoa afirma que el nivel de formación de las escuelas de fútbol locales es apenas aceptable, es decir, para que haya mejor nivel de formación se les deben brindar más herramientas a los entrenadores y a las escuelas. Aunque con la apertura de los nuevos escenarios seguramente el nivel de las escuelas aumentará.

Maximiliano Robles dirige a su grupo de arqueros no solo estrategias en la portería sino también fundamentándose en buenas costumbres como personas para la sociedad.

Por su parte, el periodista deportivo, Alfonso Lara, expresó, que las escuelas carecen de una infraestructura adecuada para preparar a los deportistas; ha visto muchos niños que juegan muy bien en posiciones como defensa y delantero que son las mayores dificultades que tiene el onceno bananero; y como si fuera poco hay muchos técnicos que no están preparados ‘y si no están preparados ellos, ¿cómo se pretende formar a un niño?’ se pregunta Lara.  Son pocos los entrenadores que están capacitados y logran un buen nivel de conocimiento e influencia en el nivel de los niños.

El ‘mundialista’ Ochoa  cree firmemente que de cunas futbolísticas como los barrios Pescaito y Ciudadela 29 de julio, pueden salir las próximas estrellas que hagan brillar al ‘Ciclón’, puesto que en el pasado estos eran los sectores más productores de talento. “El cuadro local debería volver a darle la oportunidad a los deportistas samarios. Siente  que el Unión Magdalena necesita del apoyo de la hinchada y desde su propia casa le augura una gran posibilidad de volver a la A”.

Alfonso Lata al igual que su colega, Ochoa, cree que el apoyo de la población samaria será una voz de aliento que impulse buenas energías al Club magdalenense. Para él no es suficiente que se incluyan talentos locales en el equipo, sino que se cumpla una excelente campaña deportiva que logre catapultarlos al Torneo de Ascenso.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply