Connect with us

Edición impresa

El último pique

Avatar

Published

on

Lo que comenzó como una fiesta de amigos terminó en un trágico suceso que marcó la vida, no solo de las familias de los jóvenes fallecidos y heridos, sino también de los samarios.

Daniela Pirela Wisman

El sábado 24 de marzo se convirtió en una pesadilla para cuatro familias de la capital del Magdalena y estupor en la ciudadanía.

La noche transcurría animada, dos jóvenes hermanos compartían en familia el cumpleaños del padre de este hogar. De un momento a otro, las ganas de nuevas aventuras los llevaron a salir de casa, aprovechando la distracción de los familiares.

Los hermanos salieron en compañía de tres jóvenes más, alegres y confiados en el conductor quien los llevaba a otra fiesta de amigos cerca al colegio San Luís Beltrán. Allí departieron con sus amigos, hasta que consideraron que era el momento de volver a casa.

El reloj marcaba la 1:06 de la madrugada, los cinco jóve nes se movilizaban en un automóvil de placas BUY 200. Iban por la Avenida del Libertador hacia el Centro la ciudad, cuando el joven copiloto decidió pasarse a sus amigos, los cuales se transportaban en otro vehículo. Pero en un abrir y cerrar de ojos se produjo el accidente, el imprevisto que nadie puede controlar cuando de exceso de velocidad se trata, sobre todo cuando la vía por la cual se movilizaban es una curva. De acuerdo con algunas versiones, una de las llantas explotó.

El vehículo colisionó contra un poste de energía que se encontraba sobre la Avenida del Libertador con calle 27. Una vez más, la velocidad cobra vidas jóvenes. A pesar, que las normas están diseñadas para cumplirse, hay gente que nos la tiene en cuenta, lo que solo causa dolor y sufrimiento en sus familias, termina con sus vidas y con los sueños que alguna vez tuvieron.

En el accidente, dos jóvenes de 21 y 17 años de edad perdieron la vida, el conductor y el copiloto respectivamente. Mientras que los otros tres de 23, 18 y 14 años sufrieron traumatismos muy serios. El de los 23 años se encuentra fuera de peligro y es hermano del fallecido de 17 años. Mientras que los dos restantes continúan bajo observación médica debido a la complejidad de los golpes recibidos al colisionar el vehículo.

Una amiga del joven conductor le contó a OPINIÓN CARIBE, que a Sebastián Arias le gustaba la velocidad y acostumbraba asistir a los famosos piques ilegales que se llevan a cabo en la ciudad por la vía que de Santa Marta conduce a Ciénaga. Y como Facebook se ha convertido en una herramienta que permite descubrir el tipo de personalidad del usuario, así que al revisar el perfil del conductor se pueden ver fotografías y videos que hacen referencia a su pasión por los autos y la velocidad. Lo mismo sucedió con el joven copiloto también fallecido.

NO ESTAMOS DE ACUERDO

“No estamos de acuerdo”, así respondió el coronel Gustavo Berdugo, Comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta cuando en un medio radial de la ciudad le preguntaron sobre lo que pensaba de los piques ilegales, además, que, “para la Policía estos comportamientos a través de los famosos piques son siempre lamentables. No estamos de acuerdo, siempre se realizan controles con el fin de concienciar y evitar que se realicen estos hechos, que por lo general terminan en accidentes. Es preocupante y lamentamos lo sucedido, pero es un acto que las personas llevan a cabo de manera consciente, sin tener en cuenta los riesgos causados por los accidentes. Como el hecho que se registró en la madrugada del 24 de marzo”.

Coronel Gustavo Berdugo, Comandante de la Policia Metropolitana de Santa Marta

El Comandante de la Policía Metropolitana manifestó, que hay total compromiso por parte de la Policía Nacional para ayudar a prevenir y evitar que se presenten estos piques en Santa Marta, que generan accidentes y dejan familias tristes por la pérdida de seres humanos. Por parte de la Policía Nacional se implementan actividades de prevención y acciones correspondientes para evitar que se presenten estos hechos debido a la irresponsabilidad y la imprudencia.

“A veces se presentan de manera inusual, de un momento a otro. No tienen una hora o un día programando, tampoco están fijadas las fechas, y no se promueven o se hacen en determinado lugar. Pueden suceder en cualquier momento, son inesperados, dependen de la decisión que tome cada persona y es por eso que este hecho que se presentó nos lleva a que todas las autoridades busquen crear conciencia, para que cada acto que se decida hacer, se haga con responsabilidad. No es un evento que se haga público, hago un llamado a la responsabilidad, en estos momentos ponen en riesgo su integridad y su vida”, precisó el coronel Gustavo Berdugo, Comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta.

UN ACTO PARA COMPETIR

“Nos hemos puesto a revisar cifras e investigar qué está pasando, lastimosamente venimos de una serie de accidentes de alto impacto a nivel mediático en la ciudad. ¿Qué puede estar pasando?, consideramos que los samarios piensan que al no existir convenio con la policía, no hay autoridad, y no hay quien ponga comparendos por violar las normas. Pero no es así, el control existe y hay mucha más operatividad. La ciudad cuenta con un cuerpo de agentes propio de más de 100 facilitadores, quienes están distribuidos por las vías de la ciudad, para regular, controlar y sancionar. Creemos que lo que está pasando es por la imprudencia del conductor, que está llegando a un nivel muy alto, y por esto se están presentando los accidentes en la ciudad”, afirmó Ernesto Castro, secretario de Movilidad del distrito de Santa Marta.

Luego de realizadas las investigaciones por parte de la Secretaría de Movilidad, en cuanto a las causas del accidente, se estableció que no se consideró un pique en sí, pero los jóvenes si competían en la vía.

El Secretario de Movilidad precisó, “desde que nos enteramos del accidente, hemos indagado e investigado a fondo para conocer las causas específicas del accidente, para que no haya especulaciones. Nos reunimos con las familias para brindarles todo el apoyo. No se puede hablar de un pique, la situación de dos vehículos alineados, esperando una señal con una bandera, no era la situación. Pero sí decidieron  competir en la vía, a gran velocidad, lo cual desencadenó la tragedia. Revisamos los videos de la zona, eran dos vehículos, estaban utilizando un único carril, el que del centro comercial Buenavista conduce hacia el centro de la ciudad”.

Ernesto Castro, secretario de movilidad del distrito de Santa Marta

Además, Ernesto Castro, secretario de Movilidad del Distrito de Santa Marta, informó, que los jóvenes no se encontraban bajo ninguna sustancia alucinógena o alcohólica. “Estamos pensando en diseñar algunas medidas desde el Distrito, por ejemplo, regular que a partir de cierta hora los menores de edad no puedan conducir en la ciudad o colocar radares de velocidad en sectores como Pozos Colorados o en Ziruma, porque debemos implementar acciones contundentes e invito a los samarios a vivir con responsabilidad, a cuidar la vida y comportarse bien en la vía por el bienestar de todos”.

¿QUÉ IMPULSA EL EXCESO DE VELOCIDAD?

El exceso de velocidad es un tipo de comportamiento de conducción agresivo, que por lo general tiene varios factores que han contribuido a su ascenso. Uno de los factores es el tráfico, este contribuye con más frecuencia a la conducción con  exceso de velocidad. Los conductores pueden responder usando comportamientos de conducción agresivos que los lleva a apresurarse, a cambiar de carril con frecuencia, o enojarse con cualquier persona que crea que impide su progreso.

El tiempo también es otro factor importante, algunas personas manejan de manera agresiva porque tienen mucho que hacer y están atrasadas para el trabajo, la escuela, la casa u otra cita.

Cinco jóvenes se movilizaban en un automóvil de placas BUY 200 cuando este colisionó contra un poste de energía.

Todas las ciudades cuentan con señalizaciones donde se establecen límites de velocidad. Existen diferentes motivos por los cuales se establecen. El primero es la seguridad, puesto que, dependiendo del tipo de vía, de la anchura de la calzada y de los carriles, de la existencia de cruces o pasos de peatones, al llegar a curvas, ante la posibilidad de que aparezcan animales, por no haber andén o ser estrecho. En estos casos, una velocidad mayor supondría un peligro inminente.

Otros motivos por los cuales se establecen ciertos límites son las condiciones de la carretera. Esta puede pasar muy cerca de viviendas y se intente contener el ruido que llega a estas; porque hay muchas salidas y entradas; también porque la densidad de tráfico suele ser muy alta o se pretende contener o reducir el consumo de los vehículos y la contaminación derivada.

Los límites de velocidad están presentes en todo el país, pero, a pesar de ello, hay quienes los evaden. Por tal razón, ponen en peligro su integridad, la de los demás conductores y la de los peatones. Los límites de velocidad están diseñados para proteger. La rapidez también afecta la seguridad, incluso cuando se maneja al límite o demasiado rápido para las condiciones del camino, como el mal tiempo, cuando una carretera está en reparación o en un área de noche que no está bien iluminada. Así mismo, el exceso de velocidad no sólo pone en peligro la vida del que va manejando, sino también a todas las personas que lo acompañan en el auto y lo rodean.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply