Connect with us

Edición impresa

Miedo en tiempos de ‘paz’

Avatar

Published

on

De acuerdo con estadísticas de las autoridades, en el país ha habido una reducción en los delitos de extorsión y secuestro. En el Magdalena, el cobro de las exigencias está relacionado con la banda de ‘Los Pachencas’.

Redacción Judicial

No solo los atracos y los homicidios causan zozobra en la ciudadanía. El cobro de extorsiones es una de las problemáticas que durante años ha afectado la seguridad en Santa Marta y el departamento del Magdalena.

Pequeños y medianos comerciantes, trabajadores informales, docentes y hasta amas de casa han sido víctimas de intimidaciones provocadas por inescrupulosos que se aprovechan del miedo de las personas de bien para obtener dinero de manera fácil.

Las exigencias económicas hechas por los extorsionistas varían de acuerdo con la víctima. Se han registrado casos en los que se les pide a los ciudadanos cancelar desde cinco mil hasta un millón de pesos diarios.

OPINIÓN CARIBE dialogó con el brigadier general Fernando Murillo, director de Antisecuestro y Antiextorsión de la Policía Nacional, con el fin de conocer el comportamiento de estos delitos en el país y la preocupación existente en el departamento del Magdalena.

El alto oficial aseguró, que en cuanto al secuestro se presentó una reducción del 12 % en comparación con el año 2016. Mientras que frente al delito de extorsión hubo un aumento del 1 %.

Entre los lugares donde se producen mayores inconvenientes en cuanto a este delito se encuentra el departamento de Valle del Cauca, Antioquia, Cauca y la capital del país.

Según la Policía, la organización delincuencial ‘Los Pachencas’, dedicada al cobro de extorsiones y al narcotráfico, tienen influencia en la zona rural de Santa Marta y el Magdalena

Durante el 2017 se reportaron más de 3.500 capturas de extorsionistas y alrededor de 496 de secuestradores. A corte de marzo del presente año, el Gaula de la Policía reportaba la captura de más de 450 extorsionistas y más de 96 secuestradores.

DELINCUENCIA COMÚN

De acuerdo con las investigaciones adelantadas por funcionarios de la Policía Nacional, las autoridades identificaron que los casos de secuestro y extorsión no son liderados por estructuras criminales.

Según el brigadier general Murillo, en estos momentos las acciones son coordinadas por bandas de delincuencia común y frente a esto se adelantan los trabajos de investigación con el fin de desarticularlas.

“Estamos identificando plenamente las estructuras de delincuencia común que extorsionan o tratan de secuestrar a las personas; pero no hay que olvidar que los grupos residuales también cobran algunas extorsiones y la guerrilla en menor escala”.

PREOCUPACIÓN EN EL MAGDALENA

Aunque en todo el país existan antecedentes de secuestros y extorsiones, la región Caribe se ha convertido en uno de los sitios más vulnerables para la comisión de estos delitos.

De acuerdo con la información suministrada por la Dirección de Antisecuestro y Antiextorsión de la Policía, el departamento de la región Caribe que más preocupa es el Magdalena. “No desconocemos el tema de ‘Los Pachencas’, queremos enviarle un mensaje a los ciudadanos de bien, que somos más los buenos que los malos. Estos delincuentes  no pueden seguir como organización del crimen atemorizando a toda la ciudadanía porque ellos no solo extorsionan a los estratos altos, sino también a los estratos 1, 2 y 3, en el delito de la menor cuantía”, afirmó  el brigadier general Murillo.

‘CHUCHO MERCANCÍA’ SIGUE EN LA MIRA

Jesús María Aguirre Gallego, alias ‘Chucho Mercancía’ es uno de los principales objetivos para el Estado, las fuerzas militares y la Policía.

Así lo confirmó el comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, coronel Gustavo Berdugo Garavito, quien sostuvo que alias ‘Chucho Mercancía’ tiene vigente una orden de captura y con base en eso, adelantan las labores de búsqueda para que responda por los delitos por los cuales es sindicado.

Coronel Gustavo Berdugo Garavito, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta.

El coronel Berdugo Garavito sostuvo, que “la banda de ‘Los Pachencas’ está relacionada con temas de narcotráfico y cobro de extorsiones en Santa Marta y municipios del Departamento”.

Además de ‘Chucho Mercancía’, las autoridades buscan a John Rafael Salazar Salcedo, alias ‘Flash’, quien figura como jefe militar de esa organización, y de acuerdo con la Policía, presuntamente se encarga de las intimidaciones en el Departamento.

Contra alias ‘Flash’ también se encuentra vigente una orden de captura por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines terroristas y homicidio, según las autoridades.

El tercer objetivo de la fuerza pública en la región Caribe es Deimer Patiño Giraldo, alias ‘Ochenta’, quien es considerado otro de los cabecillas de la estructura y presuntamente opera en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Estamos haciendo operaciones y desplegando toda la capacidad institucional del Ejército y Policía Nacional, de tal forma que en cualquier momento podamos dar con la captura de estos tres delincuentes, cabecillas de la estructura de ‘Los Pachencas’, que tienen influencia en la jurisdicción del Magdalena”, señaló.

Para lograr este propósito, el alcalde de Santa Marta, Rafael Martínez, anunció el pago de hasta 100 millones de pesos a quien suministre información que conduzca a la captura de alias ‘Chucho Mercancía’.

Las autoridades distritales entregarán el incentivo económico a quienes faciliten la ubicación de los cabecillas de las bandas criminales que pretenden apoderarse del área rural del Distrito.

Otro de los objetivos de la fuerza pública es alias ‘Flash’ y alias ‘Ochenta’, por quienes pagarán hasta 40 millones de pesos de recompensa.

“Estas personas insisten en tratar de retomar el manejo territorial del área rural del Distrito intimidando a través de las acciones de una organización delincuencial. Por ello, no vamos a darle espacio para que delincan”, sostuvo el Mandatario distrital.

EXTORSIONES CARCELARIAS

Hace tres años, las autoridades habían priorizado 32 establecimientos carcelarios en todo el país desde donde se hacían llamadas telefónicas cobrando extorsiones. Entre ellos estaba la cárcel La Ternera, en Cartagena; La Modelo, en Barranquilla; Picaleña, en Tolima; Palogordo, en Santander; Cómbita, en Boyacá; La Modelo y la Picota, en Bogotá.

“Gracias a la estrategia en los centros de reclusión como son los allanamientos, se sacan de esas cárceles a los delincuentes prolíficos y esto nos ha permitido disminuir de 32 establecimientos de mayor atención a nueve, que es lo que estamos trabajando este año”, explicó el Director del Gaula.

Pedro Gomez, director de la cárcel rodrigo de bastidas de santa marta

En el caso del distrito de Santa Marta, el director del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Mediana Seguridad ‘Rodrigo de Bastidas’, teniente coronel Pedro Ángel Gómez, señaló, que es un tema “preocupante” y que es manejado directamente por la Fiscalía y grupos Gaula del Ejército o de la Policía.

“Cuando hay un caso identificado que las extorsiones provienen de esta cárcel, los funcionarios llegan y hacen el respectivo procedimiento de captura”, precisó.

El oficial retirado afirma, que en lo que va del presente año no se ha presentado ningún caso de extorsión desde la cárcel ‘Rodrigo de Bastidas’; sin embargo, en 2017 si se registraron varios procedimientos.

“Este no es un tema para esconder. Aquí en el penal también hay unos teléfonos legalizados que se manejan por tarjetas a los cuales tienen acceso los internos garantizándoles el derecho a la comunicación. A veces utilizan esos mismos teléfonos para cometer sus fechorías”.

El Director del penal sostuvo que desde el establecimiento carcelario de la capital del Magdalena ha sido contralado el problema. “No hemos tenido información como antes que era ‘voz populi’; ya los casos están controlados e identificados porque las autoridades correspondientes han ejercido el control necesario”.

MIGRACIÓN DE VENEZOLANOS

Los problemas económicos y las precarias condiciones en las que se encuentran miles de venezolanos en su país, han provocado el desplazamiento masivo de cientos de personas a diferentes ciudades de Colombia.

Si bien hay que reconocer que muchas de estas personas llegan a Colombia en busca de una oportunidad laboral que les permita el sustento de sus familias, hay otro grupo importante dedicado, según las autoridades, a actividades ilícitas.

Brigadier general Fernando Murillo, director de Antisecuestro y Antiextorsión de la Policía Nacional.

Frente a esta situación, el Director del Gaula de la Policía aseveró, que en cuanto a la comisión de los delitos de secuestro y extorsión hay varios antecedentes de venezolanos. “Se han presentado algunos eventos, especialmente en el departamento del Huila donde fue identificada una banda de secuestradores que eran venezolanos. Así como en Cúcuta se han registrado varías situaciones en materia de extorsión que involucra a ciudadanos del vecino país”.

Sin embargo, el alto oficial aclaró, que “esto no significa que estigmatizamos a los venezolanos, pero si se nos han presentado algunos casos”.

IMPORTANCIA DE LA DENUNCIA

Uno de los delitos de menor denuncia es la extorsión, que puede implicar afectación en la integridad y en la vida de las personas, por eso las autoridades han diseñado diferentes alternativas para que la comunidad dé a conocer sus casos de manera informal con el fin de atacar el delito.

“Le pedimos a la comunidad que confíe en la institucionalidad a través de la línea 165. Queremos que denuncien esas extorsiones porque es la única forma de acabar con el delito. El que paga un día tiene que hacerlo toda la vida a estos delincuentes”.

Una de las iniciativas que proponen las autoridades es no llevar a los estrados judiciales a las víctimas. “Anónimamente nos denuncian el hecho, muchas veces sabemos quiénes son los que extorsionan y nosotros abrimos noticias criminales que nos permiten judicializar a estos delincuentes”, explicó el general Murillo.

JUDICIALIZACIÓNEFECTIVA

El alto oficial reconoció que la ciudadanía desconfía de la justicia y por eso se abstiene de denunciar, pues en muchos casos los delincuentes recuperan su libertad y las víctimas quedan expuestas a represalias.

Sin embargo, indicó, que “en el tema de extorsión y secuestro no sucede lo mismo, porque hay un trabajo mancomunado entre los fiscales y los investigadores, lo que permite que cuando lleguemos a los estrados judiciales, realmente estos delincuentes no vuelvan a sus casas y no queden impune sus delitos”.

El general Murillo aseguró, que el 95 % de los delincuentes que el Gaula de la Policía deja a disposición de los jueces son enviados a centros de reclusión.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply