Connect with us

Edición Especial

45 años de la Línea Negra

Published

on

Información sobre su efectividad

En teoría, la delimitación de zonas en la Sierra Nevada de Santa Marta para la preservación del medio ambiente y el respeto de la cosmovisión de los pueblos indígenas que la habitan suena muy bien. Sin embargo, hay poca información que permita evaluar de manera objetiva, la efectividad de la Línea Negra luego de 45 años de su creación.

El único estudio confiable en la materia es un documento del Banco de la República de 2017 elaborado por tres economistas del Centro de Estudios Económicos Regionales (Ceer) del Banco de la Republica, sucursal Cartagena: Gerson Javier Pérez-Valbuena, Iván Higuera-Mendieta y Leonardo Bonilla-Mejía. Los principales hallazgos de esta investigación se sintetizan a continuación:

  • Usando imágenes satelitales de alta resolución, los autores evaluaron si la delimitación de las áreas protegidas que convergen en inmediaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta han prevenido la deforestación, la presencia de asentamientos poblacionales y la infraestructura vial.
  • Ellos aprovecharon que las características de las tres áreas de protección (Línea Negra, Resguardos Indígenas y Parques Nacionales Naturales) y la protección ocasionada por el traslape entre estas, como una oportunidad única para evaluar el efecto marginal de las mismas.
  • Con el fin de identificar efectos causales se utilizan regresiones discontinuas, las cuales permiten comparar pixeles a lado y lado de cada una de las fronteras de las áreas protegidas.
  • Los principales resultados muestran que mientras que la Línea Negra no tiene ningún efecto, los Resguardos Indígenas y los Parques Nacionales Naturales han reducido significativamente la deforestación y los asentamientos poblacionales.

Fuente: Pérez, G., Higuera, I., y Bonilla, L. (2017) La Línea Negra y otras áreas de protección de la Sierra Nevada de Santa Marta: ¿han funcionado? Documentos de trabajo sobre Economía Regional. Banco de la República, p. 6.

SUMADO A ESTO, LOS AUTORES PRESENTAN EN SUS CONCLUSIONES, MÁS DATOS Y REFLEXIONES SOBRE EL ASUNTO:

  • Aunque Colombia tiene una importante proporción del territorio con algún tipo de protección, la Sierra Nevada de Santa Marta representa un caso único en el país. En las inmediaciones de su territorio convergen, al menos, tres tipos de protección, lo que la hace de particular interés en el análisis de la relación causal entre la delimitación del territorio y la vulnerabilidad a fenómenos que atenten contra su sostenibilidad.
  • Los resultados obtenidos (en la investigación mencionada) dieron cuenta de una significativa diferencia a lo largo de cada una de las áreas de protección. Resulta interesante que la Línea Negra, a pesar de tener más de cuatro décadas desde su delimitación oficial, no ha prevenido que actividades como la deforestación, la presencia de asentamientos poblacionales y el desarrollo vial tengan lugar en su área de influencia.
  • Si estos resultados se comparan con lo encontrado en la literatura para los territorios comunales ocupados por la población afrodescendiente, lo que se concluye es que territorios comunitarios no tienen el mismo poder disuasivo medioambiental como sí lo tienen los parques naturales y los resguardos indígenas.
  • Es importante que se llegue a un acuerdo entre las partes que garanticen la sostenibilidad del territorio protegido sin que esto sea un obstáculo para el desarrollo de las comunidades que la habitan. Además, el traslape entre los territorios de resguardos y el parque nacional natural de la Sierra Nevada de Santa Marta, que es una situación común en otras regiones del país, es estudiada por las comunidades indígenas y las autoridades de los parques nacionales de la región. Existen varias experiencias por las que se han llegado a acuerdos en los que las actividades de subsistencia de las comunidades indígenas no riñen con las restricciones que operan en el interior de los parques naturales. Dentro de las alternativas se encuentran actividades como: el turismo ecológico regulado, una forma de garantizar la conservación integral de la flora y fauna en el interior de estos territorios.
  • En este sentido, cualquier decisión que se tome con respecto al territorio definido como ‘zona teológica de las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta’ debe ser consultada y acordada con todas las partes involucradas, en especial, con quienes la habitan. Lo importante es que cualquier modelo de desarrollo que se decida en forma concertada en el interior de la Línea Negra debe tener en cuenta simultáneamente el respeto por las comunidades y sus costumbres y la oportunidad de un desarrollo que garantice a sus habitantes niveles adecuados de calidad de vida. De igual forma, la oportunidad para propios y visitantes de tener un disfrute equitativo de los recursos naturales que ofrece la región y, transversal a todo lo demás, la garantía de desarrollar actividades de sostenibilidad medioambiental.

Fuente: Pérez, G., Higuera, I., y Bonilla, L. (2017) La Línea Negra y otras áreas de protección de la Sierra Nevada de Santa Marta: ¿han funcionado? Documentos de trabajo sobre Economía Regional. Banco de la República, p.11.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply