Connect with us

Columnistas

Sí funcionan, ministros

Published

on

Cecilia López Montaño

 

Apenas comenzaron las manifestaciones de los estudiantes universitarios en varias ciudades del país, como hecho milagroso, aparecieron 500 mil millones de pesos para las universidades públicas, cuyo presupuesto para el 2019 pasó de 3,9 a 4,4 billones de pesos. Este solo es el comienzo de una protesta nacional de estudiantes y profesores, no solo de las universidades públicas sino también de universidades privadas. Al observar el momento en el cual marchaban en Bogotá miles de jóvenes y profesores para reunirse en la Plaza de Bolívar, varios hechos sorprendieron.

En primer lugar, estas largas marchas estaban acompañadas por la policía que no los atacó, sino que las acompañó. Esta es una muestra de civilidad que debe alabarse. Ojalá todo continúe así y no aparezcan más adelante aquellos policías con bolillo atacando a los manifestantes. Los estudiantes cargaron pancartas, obviamente atacando al gobierno por el abandono a la universidad pública, pero lo hicieron de manera entusiasta y no agresiva, inclusive con aquellos que no eran parte de esa protesta.

Esta primera gran movilización en el gobierno del presidente Duque no solo destapa de manera contundente la importancia de la educación superior pública y la necesidad de darle la prioridad que amerita, sino que también permite conocer el descontento que las altas matrículas de las universidades privadas generan. Salió también a relucir la excesiva inversión de estas universidades en infraestructura, más que en la calidad de la educación. Sobre este tema, el papel de las universidades privadas como instituciones de desarrollo urbano, con el dinero de las matrículas de los estudiantes, ya viene siendo una preocupación de muchos.

El punto más importante hasta este momento es el mensaje que esta marcha le ha enviado al país, al gobierno y especialmente al ministerio de Hacienda. Las protestas que tanto han sido denigradas, especialmente por el ministro de Defensa, sí sirven porque le toca al gobierno revisar políticas irrisorias, equivocadas y especialmente inequitativas frente al sistema educativo. La gente, el pueblo, tiene todo el derecho en una democracia a manifestar su descontento y defender lo que es su derecho consagrado en la Constitución de 1991. Con esta reacción inmediata del gobierno de encontrar fondos para mejorar, aunque sea parcialmente el déficit inmenso que tienen las universidades públicas de este país, queda absolutamente derrotada la tesis del ministro de Defensa, quien ha descalificado y peor aún ha estigmatizado la protesta popular. Vamos a ver cómo reacciona este ministro ante el éxito, hasta este momento, de la masiva protesta estudiantil.

Este es un ejemplo de lo que está caracterizando a este gobierno: dos pasos para adelante y uno para atrás. Hasta ahora los estudiantes y profesores van ganado, pero hay perdedores y entre ellos, la credibilidad del gobierno y sobre todo, de alguno de sus impetuosos ministros como el señor Botero.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply