Connect with us

Columnistas

Empresa y Sociedad

Avatar

Published

on

Hoy la comunidad de naciones es testigo, y ello se registra como tendencia, una serie de lazos vinculantes entre las empresas y lo social, con la aparición de negocios dirigidos a núcleos poblacionales mayormente sensibles, con decisiones para la inclusión y el superior entendimiento de la diversidad social, convirtiendo a los modelos de negocios colaborativos y solidarios en una gran fuente de innovación; cambio que se está dando ante la triste verdad de haber en el mundo más de las dos terceras partes de los habitantes del planeta subsistiendo, y no todas las veces, con escasos 4 dólares diarios, cruda realidad que ha inspirado la evolución y promoción de oportunidades de diversificación eficaces y provechosamente rentables para empresas, desde familiares hasta grandes y nuevas, que encontraron la forma de innovar y superar las limitaciones para llegar a esas pauperizadas comunidades.

Actualmente con la ayuda de la tecnología ha sido posible ingresar cientos de miles de personas sin empleo a cadenas de pequeños productores convirtiéndolos en trabajadores y en algunos casos en proveedores. Han aparecido también las llamadas empresas con propósito, mismas que formalmente se comprometen a solucionar una necesidad a cambio de un retorno económico, lo mismo que a crear cambios positivos en los mercados y comunidades en las que participan, las cuales han ido creciendo en manera importante, generando una nueva ola de empresas con sentido social y estableciendo de contera otras maneras, más humana si se quiere, de hacer negocios.

Se está dando también, y bueno fuera que se emularan para bien en nuestro entorno, el impulso de encuentros dirigidos a promover eventos de acercamiento y conversación lo suficiente y adecuadamente estructurados encaminados a intercambiar ideas entre interlocutores diversos y puedan darse cuenta que existen otras formas, no solo de ver sino de pensar e imaginar el mundo, que las verdades que cada quien tiene para sí no siempre son las correctas, más adecuadas ni las más convenientes, lo que apertura el hallazgo de oportunidades para nuevas iniciativas y acciones productivas y rentables.

Enhorabuena nos encontramos ante un nuevo ejemplo que vincula para bien empresas y sociedad, sobre la base de claros entendimientos, compresiones mutuas y colaboración constructiva de soluciones; donde el mayor reto para que lo cual funcione, está centrado en la capacidad que tengan empresarios, de ayer o de hoy, así como otros actores, a entender mejor la diversidad en las relaciones y adaptarse a otros contextos, aristas y visiones.

Avanzar en cuanto hace relación a la inclusión, es una manera de potenciar la integración y cohesión social, abundar oportunidades para segmentos antes no tenidos en cuenta o claramente marginados, mejorar la perspectiva de la realidad, perder el temor a interactuar con otros, cimentar confianza y apuntar a la consolidación de mejores territorios.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *