Connect with us

Edición impresa

Paradoja samaria

Avatar

Published

on

Paola Ramírez Caballero

Un sinsabor fue el que dejaron los resultados de la encuesta ‘Santa Marta Cómo Vamos’, realizada por Ipsos Napoleón Franco a 763 personas mayores de edad, residentes en las 19 comunas de la ciudad y que pertenecen a los niveles socioeconómicos del 1 al 6, cuyo objetivo es conocer la percepción de los samarios en temas relacionados con  la calidad de vida, donde la realidad parece no estar sujeta a lo que piensa la ciudadanía.

Temas como la educación donde según los resultados expuestos por ‘Santa Marta Cómo Vamos’, es calificada con un 72 % de satisfacción, pero por lo contrario valoran con bajo porcentaje la oferta cultural (56 %) que, en los últimos meses en cifras objetivas ha aumentado en comparación con el 2017, ponen en entredicho la metodología planteada para recopilar esta información.

Además, el director de ‘Santa Marta Cómo Vamos’, Lucas Gutiérrez, cuestiona estas cifras en educación, señalando que “a juicio del programa son erróneas porque no existe una correlación con las estadísticas educativas”.

Agrega, el Magíster en economía que “hubo variables que el ciudadano valoró mal, porque al comparar en datos objetivos, estas no marchan mal, como la percepción en la oferta cultural disminuyó, cuando la realidad muestra que la ciudad fortaleció culturalmente; hay más espacios verdes y parques; aquí se han hecho ingentes esfuerzos que se valoraron bien, pero disminuyó la satisfacción”.

Lo anterior, reafirma el cuestionamiento que han hecho algunos dirigentes, sobre los resultados de la encuesta de percepción que parece no ajustarse a la realidad. “El informe debe ser leído un par de veces, pero la primera impresión, desde luego, es que las percepciones que tienen los ciudadanos está deteriorada”, expone Joaquín Vives, dirigente político del Magdalena.

El transporte público es el más utilizado por la población samaria.

Mientras que, José Miguel Berdugo, director de la Asociación de Empresarios del Magdalena, señala que “mi percepción ante este asunto es que no entiendo los resultados de nuestra comunidad frente a la realidad que estamos viviendo”.

La calidad de vida se mide en dos vías: una, con datos duros, que es el informe de Calidad de Vida, cuando la información se puede verificar; y otro camino son las encuestas de percepción, denominados datos blandos, que se complementan. Hoy, existen datos duros que no coinciden con los blandos.

“Si el programa se llama ‘Santa Marta Cómo Vamos’, valdría entonces responder lo siguiente: vamos para atrás”, enfatizó, Joaquín Vives,  dirigente político del Magdalena.

Según la percepción ciudadana, las prioridades estratégicas de Santa Marta deben estar asociadas con mejorar la seguridad, dinamizar la generación de empleo y mejorar la calidad en la prestación de salud, son los elementos en materia de activos que más evidenciaron insatisfacciones.

“’Santa Marta Cómo Vamos’ es el estudio de percepción donde tenemos datos, si bien aún no son concluyentes, indudablemente se deben tener muy presentes, la opinión del ciudadano común es muy relevante para efecto de que las autoridades y las instituciones tomemos en cuenta esa información para hacer los análisis del caso y tomar decisiones, y de ese modo, mirar hacia dónde debemos enfocar nuestros planes de trabajo”, señaló Alfonso Lastra, director de la Cámara de Comercio de Santa Marta.

SIN NUEVAS EMPRESAS

La informalidad obedece a muchos factores. El más determinante es que no hay asentamientos en nuevas empresas en favor del crecimiento del sector productivo, por lo cual las personas buscan alternativas de ocupación en diferentes actividades, entre ellas, la informalidad.

Luís Fernando Sánchez, presidente de Undeco.

“El hecho de que no haya nuevas empresas se debe a toda una estrategia de buscar inversiones e inversionistas que traigan riquezas y prosperidad a la región, que es lo que no se está dando. Esto no es en relación con ningún tipo de administración en particular, sino que es un fenómeno que se está viviendo en la ciudad, de modo que hay que descubrir de qué manera debemos crear favorabilidades para que haya nueva inversión en el territorio”, expone José Miguel Berdugo, director de la Asociación Empresarios del Magdalena.

Además, Berdugo, explica, que “hicimos un comparativo con la Asociación Empresarios del Magdalena hace tres años teniendo en cuenta ciudades como Barranquilla, Bucaramanga y Cartagena. Encontramos que las favorabilidades de Santa Marta no son las mejores, razón por la cual las personas prefieren buscar otras alternativas para invertir”.

En ese sentido, la generación de empleo es el factor más determinante para mejorar la situación económica de un hogar. “Hay un reto inmenso en dejar de ser la tercera ciudad con mayor informalidad, es el empleo de calidad el que genera mejores condiciones de vida”, expone Lucas Gutiérrez, director de ‘Santa Marta Cómo Vamos’.

Santa Marta, si bien tiene un bajo índice de desempleo según cifras del Dane, continúa como la tercera ciudad con mayor informalidad en el país con un balance del 65 %. Una de las prioridades que la ciudadanía manifiesta va en sintonía con la necesidad que muestran las cifras oficiales y es precisamente dinamizar la economía y mejorar la articulación pública – privada, con el propósito de generar empleo de calidad.

La Bahía más linda de América, no ha podido disminuir la barrera del 60% de empleo informal y esto tiene su incidencia en materia objetiva en cuanto a la población vulnerable; y en materia subjetiva en cuanto a la percepción que tiene la ciudadanía sobre el deterioro de la situación económica en sus hogares.

SIN CALIDAD, PERO CON BUENA PERCEPCIÓN

Uno de los datos que más llama la atención en la encuesta de percepción: ‘Santa Marta Cómo Vamos’, es que el 70 % de los ciudadanos se encuentran satisfechos con la educación que reciben niños y jóvenes en los colegios de la ciudad, pero cuando las cifras son contrastadas con el índice Sintético de Calidad de Vida, existe un contrasentido respecto a las cifras objetivas que sitúan a Santa Marta, en el penúltimo lugar en calidad educativa entre las 32 ciudades capitales del país.

Este es un esfuerzo en conjunto con la administración y la sociedad civil, esa que precisamente debe empezar a exigir mejoras en calidad educativa y debe manifestarse en la satisfacción de la educación que reciban lo jóvenes, pero esto se torna difícil cuando es la misma población la que considera que todo marcha bien.

“Las estadísticas muestran que es mala en calidad, la reflexión que se hace es que el ciudadano valora más la prestación del servicio educación, como una forma de tener a los niños en un espacio durante seis horas, mas que por la calidad de formación que se está impartiendo. No les importa los resultados o los desconocen sobre calidad educativa”, explicó, el director de ‘Santa Marta ‘Cómo Vamos, Lucas Gutiérrez.

En comparación con los datos objetivos de la ciudad, expuestos en el Informe de Calidad de Vida 2018, la educación debió ser la prioridad estratégica para mejorar, porque no muestra avance significativo en los últimos ocho años.

“Todo ello pone de manifiesto la necesidad de seguir en la pedagogía para que la sociedad civil exija una mayor calidad educativa y por supuesto, sea copartícipe del proceso de mejora en resultados de educación que necesita la ciudad. No es solo un tema de infraestructura educativa, se requiere la corresponsabilidad de todos los actores, padres de familia, y maestros”, explica, Lucas Gutiérrez, director de ‘Santa Marta Cómo Vamos’.

Hay alternativas de política pública, como la revisión de currículos y de estrategias pedagógicas que deben explorarse, así como avanzar en la capacitación de los maestros. Los padres de familia creen que con el solo hecho de que sus hijos vayan a la escuela, eso es motivo de satisfacción.

“Analicemos la percepción en educación, la cobertura es baja y en la calidad estamos mal, pero son datos que no manejan todos, sino quienes hacen parte de este sector. Considero que la buena percepción está relacionada con la Universidad del Magdalena, que da para que el samario piense que en materia de educación estamos bien”, sostuvo Jaime Morón, docente e investigador de la Universidad del Magdalena.

INSEGURIDAD AFECTA LA ECONOMÍA

Por tercer año consecutivo desmejoró la percepción en seguridad por parte de los samarios, en esta ocasión el 36 % confesó sentirse abiertamente inseguro, esto va relacionado con las cifras objetivas registradas en el Informe de Calidad de Vida 2018, porque fue el tercer año consecutivo de homicidios, alcanzando una cifra de 103, lo cual incide en el sentir de la ciudadanía.

Por otro lado, el inicio de 2019 no es precisamente el mejor en términos de seguridad, por tanto, hay una alarma que la ciudadanía declara como prioridad. “Hoy, aunque la tasa sigue siendo menor en comparación con el promedio Nacional, se debe tener en cuenta que la ciudadanía año tras año se siente más insegura. Otro elemento es el aumento de hurtos, en especial, a personas, delito de mayor impacto en materia de percepción y que en los últimos años igualmente ha desmejorado”, precisa Lucas Gutiérrez, director de ‘Santa Marta Cómo Vamos’.

Para el presidente de Undeco, Luís Fernando Sánchez, la inseguridad no solo afecta a los grandes comerciantes, sino también al pequeño, que vive temeroso. Valoramos los últimos esfuerzos por parte de las autoridades, en especial, la consecución de un aumento de pie de fuerza”.

SALUD, EN DECLIVE

En materia de salud pública hay avances evidentes en los últimos años, las tasas de mortalidad han disminuido,y la cobertura de vacunación ha mejorado, pero en la prestación del servicio asociada con la oferta de hospitales, clínicas y puestos de salud, los samarios percibieron una desmejora.

Por tercer año consecutivo desmejoró la percepción en seguridad por parte de los samarios, en esta ocasión el 36 % confesó sentirse abiertamente inseguro.

El año pasado se produjo el cierre de la clínica Cardiovascular, y la ausencia de puestos de salud en zonas como Mamatoco y La Paz, esto tuvo una incidencia en la percepción del ciudadano.

Por otra parte, en la zona rural de la ciudad, solo un 31 % manifestó sentirse satisfecho con la prestación del servicio de salud.

OCUPACIÓN DEL ESPACIO PÚBLICO

El espacio público representa un reto para las autoridades en razón a que todos los operativos deben también articularse y reconocer la alta informalidad que hay en Santa Marta. Hay una disyuntiva en el sentido de que los ciudadanos quieren favorabilidades del espacio público, pero, asimismo, gran parte del empleo en la ciudad se reduce a condiciones de informalidad que, por lo general, revisten las ventas ambulantes.

Según la encuesta ‘Santa Marta Cómo Vamos’, hubo una caída del 43 % al 33 %, lo que implica un reto de política pública en materia de recuperación del mismo, que es lo que demanda la ciudadanía y de articulación con una política de reubicación de las ventas ambulantes.

“Se han implementado operativos de diferentes agencias en el sentido de preservación o de desocupación del espacio público, sin embargo, la percepción de la gente es contraria a eso. Es decir, que la ocupación del espacio público está creciendo”, manifestó el director de la Asociación de Empresarios del Magdalena, José Miguel Berdugo.

SERVICIOS PÚBLICOS

En materia de servicios públicos,  los samarios consideran que el gas domiciliario, el aseo y recolección de basuras, mantienen un buen desempeño;  mientras que la energía eléctrica, el acueducto y alcantarillado; fueron calificados deficientemente.

El presidente de Undeco, Luís Fernando Sánchez, se refirió a que la energía está golpeando a los comerciantes grandes y pequeños. “En la socialización de ‘Santa Marta Cómo Vamos’ nos tocó cambiar de escenario, porque no hubo energía en el Centro Cultural Nepomuceno, de manera que, si afecta a un evento como este, ¿qué se puede esperar para el pequeño comerciante? Al tendero que no tiene la capacidad de comprar una planta eléctrica se le dañan los alimentos que requieren refrigeración y aún si tuviera la planta, esta le generaría gastos de combustible, ruido, una cantidad de factores que realmente atentan contra el buen desarrollo económico de la ciudad”.

De otro modo, en la actualidad Esmar tiene entonces el reto de mejorar la satisfacción con el servicio de acueducto y alcantarillado; lo cual demanda tiempo y requiere del concurso del Gobierno Nacional y el sector privado.

AGENTES DE TRÁNSITO, EN LA MIRA

El Cuerpo de Tránsito fue mal valorado, según la percepción ciudadana no tiene un buen indicador de satisfacción.

Según la percepción ciudadana, el Cuerpo de Tránsito, no tiene un buen indicador de satisfacción el cual se encuentra en un 32 %, por el deficiente  control que ejerce en el cumplimiento de las normas de tránsito.

Por otro lado, mejoró la percepción en movilidad, hubo una disminución en los tiempos para transportarse en la ciudad.

CAPITAL SOCIAL

La favorabilidad de la Alcaldía de Santa Marta se encuentra en un 72 %, mientras que la del alcalde, Rafael Martínez, asciende a un 76 %.

Otro elemento por analizar es la participación ciudadana, según la encuesta: ‘Santa Marta Cómo Vamos’,  el 80 % de los encuestados manifestó, no ejecutar ninguna acción para resolver un problema que afecte a la comunidad. Lo anterior denota el bajo capital social y activismo ciudadano en relación con los asuntos públicos y colectivos.

“Esto debería considerarse como un llamado a la comunidad samaria para hacerse más partícipe en los asuntos públicos y colectivos. La misión de ‘Santa Marta Cómo Vamos’ es justamente informar a la ciudadanía para tratar de promover su participación”, indicó Lucas Gutiérrez, director de ‘Santa Marta Cómo Vamos’.

Por su parte, el diputado Luís Vives, señaló, que «el sentido de pertenencia es algo que debe promoverse, dejando de lado la idea de que cada obra sea una cuestión de una administración”.

ENTIDADES

El servicio de aseo y recolección de basuras, mantiene según los samarios un buen desempeño.

También en la encuesta de percepción ciudadana: ‘Santa Marta Cómo Vamos’, fue analizada la favorabilidad de la Alcaldía de Santa Marta, la cual mantiene un porcentaje del 72%, mientras que la del alcalde, Rafael Martínez, asciende a un 76%; lo cual se refleja en el ítem buen gobierno que se encuentra en un 58 %.

El 44 % de los samarios se encuentran satisfechos con la forma como la Alcaldía de Santa Marta, invierte los recursos públicos de la ciudad;

Por su parte, los samarios consideran que disminuyó la imagen favorable del Concejo a 45 %, en comparación con el 2017, cuando estuvo en el 50 %; pero el conocimiento de esta corporación edilicia, incrementó en un 87 %, en comparación con el 2017 que estaba en el 50 %.

En el sector académico y empresaria; la Universidad del Magdalena continúa impactando positivamente en los magdalenenses, siendo elegida por segunda ocasión como la Institución con la imagen más favorable en el Distrito, alcanzando un 96 % en favorabilidad; y un 89 % en conocimientos.

A Unimagdalena la siguen, la Universidad ‘Sergio Arboleda’, la Cámara de Comercio de Santa Marta; en la séptima posición la Alcaldía de Santa Marta, destacándose de esta manera, a las instituciones de educación superior como entidades que sobresalen positivamente en el concepto de los habitantes de esta capital.

La ciudadanía tiene como prioridades estratégicas optimizar la seguridad, dinamizar la generación de empleo, acrecentar la calidad en la prestación de salud y mejorar la educación.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *