Connect with us

Edición impresa

De la paz al descontrol

Avatar

Published

on

La tasa de homicidios en el corregimiento no presenta alteración, las muertes que se presentan son por accidente o muerte natural.

Minca fue una de las poblaciones que sufrió en carne propia el conflicto armado, hoy se recupera de ese pasado oscuro para revivir entre sus bellezas naturales, no todo es perfecto en esta población donde existen lunares que alteran el orden público. Según la investigación del Observatorio de Seguridad de Santa Marta la tasa de homicidios en el corregimiento no presenta alteración, las muertes que se presentan son por accidente o muerte natural.

La investigación realizada por el Observatorio de Seguridad, revela que los problemas de seguridad que se presentan actualmente en Minca están relacionados con el alto consumo y venta de estupefacientes; a las riñas, y al elevado consumo de alcohol. También, a que los habitantes del mismo corregimiento ingresan a los hostales, tiendas y casas a robar.

El Observatorio de Seguridad de Santa Marta precisa, que “otro de los factores que alteran la seguridad es el servicio de mototaxis. Estos no están organizados y prestan servicios sin ningún tipo de control: la mayoría de las motos no tiene seguros vigentes ni revisión tecnomecánica. Pero el problema mayor radica en que, en medio de tanta vegetación, se presenta la posibilidad -y se ha dado- de robos a turistas e intento de violaciones a extranjeras”.

Asimismo, resalta en uno de sus apartes la investigación del Observatorio de Seguridad, “existe la preocupación por parte de la comunidad sobre algunos desmovilizados, que andan armados y extorsionan a los contratistas de las carreteras. A la concesión Minca – La Tagua le quitaron $ 5. 000. 000. Estas personas se han apoderado y sembrado el miedo entre los habitantes. Están identificados pero las autoridades competentes no hacen nada al respecto, debido a que no hay denuncias formales en su contra, además de pasar la mayoría del tiempo en La Tagua”.

*Yair Zambrano asegura, que “aparentemente anda todo tranquilo. No ha habido presencia de delincuencia que atemorice a la gente, pero los transportadores tienen que dar una cuota mensual de $50.000, gústele a quien le guste. Los hoteleros también tienen que cumplir, el microtráfico es bastante común. No sé si los comercializan directamente o si tengan personas trabajando para ese servicio, pero sí hay algunos puntos identificados. La gente a veces no va por lo atractivo que es el corregimiento, sino que va por el espacio para fomentar este tipo de actividades”.

Además, agrega, que “en comparación con Taganga, Minca está más tranquilo, pero el futuro de Minca puede empeorar si no hay medidas drásticas, sino hay presencia del Estado y organismos para controlar estos desmanes. Aquí hay mucho espacio para cultivar marihuana”.

También indica, que ‘Los Pachencas’ son los que operan en este momento en Minca. Allí tienen su gente que cobra su plata, además de sus jefes de finanzas. Sin embargo, hay presencia del Ejército; el Gaula va por allá a veces, la policía también. Me imagino que estarán haciendo inteligencia, puesto que no es una labor que se pueda desarrollar fácilmente. Hay muchos extranjeros comprando tierras para hostales, fincas, boutiques. La gente que quiere vender, vende; ese es un problema netamente individual”.

Minca no se recupera de la desaparición de los niños, los padres de familia temen dejar solos a sus hijos.

El párroco Ismael Torres Delgado, manifiesta, que “Minca estaba bastante bien, la gente puede caminar por las veredas. Yo que soy sacerdote, camino hasta los últimos rincones de esta montaña. Veo por allá gente en bicicleta, a pie, y van tranquilos, sin ningún problema. Han ocurrido casos aislados, como el de los niños desaparecidos, esos son casos puntuales, investigados por el Gaula y la Policía”.

Norma Vera, secretaria de Gobierno de la Gobernación del Magdalena, asegura, que “hemos insistido en la necesidad de que la política de seguridad y convivencia del Distrito, se articule con la del Departamento. Es urgente, teniendo en cuenta, que en algunos indicadores no estamos bien en Santa Marta. Nos preocupa que sea un tema más de percepciones que de indicadores el aumento del microtráfico y de ciertas conductas asociadas con el porte y consumo de estupefacientes. En Minca debe darse el plan desarme, nos preocupa el aumento del consumo, además de los menores de 18 años que integran las bandas de microtráfico. Estamos trabajando para articular acciones de presencia interinstitucional de convivencia, no solo en Minca, sino en la zona articulada de la Troncal del Caribe”.

Por otro lado, la extorsión es otro factor preocupante para el Gobierno Departamental, sin embargo, señala, que “vamos a articularnos con el comandante del Gaula, quien se ha comprometido a hacer un despliegue en la zona del Parque Tayrona, Troncal del Caribe y Minca. Aunque se conoce que hay extorsiones, no está claro que efectivamente la comunidad esté en disposición de denunciar, porque hay debilidad en la confianza institucional, por tanto, lo primero que debemos hacer es presencia constante, conformar comités de gestión del riesgo por los incendios forestales que se han presentado, así que debemos articularnos de manera efectiva”.

Con respecto a la seguridad del territorio de Minca, el coronel Gustavo Berdugo, Comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, revela, que “las labores que se realizan con el fin de combatir el delito en Minca, debe ir de la mano del trabajo con las comunidades con el fin de generar conductas ligadas a denunciar y a educar a los jóvenes para prevenir el consumo de estupefacientes, que en muchos casos lleva al porte ilegal de armas y por ende, a cometer delitos”.

En este sentido, el mayor Alexánder Linares, comandante del Gaula de la Policía, afirmó, que no se va a permitir ninguna clase de delito relacionado con la extorsión y el secuestro. “Aquí no vamos a permitir la extorsión y el secuestro. Vamos por los cabecillas, esa es nuestra política como Gaula, no vamos a permitir que las personas patrocinen a grupos al margen de la ley, sabemos que hay gente que se dedica a esto y vamos a atacar a todas estas economías criminales. Trabajamos no solo en Minca, sino también en la Troncal del Caribe, en Guachaca, además de implementar planes de prevención y en ganarnos la confianza de las comunidades. Nos vamos articular con la Fiscalía General de la Nación, el Ejército Nacional, la Defensoría del Pueblo y todos los vinculados con el trabajo que se lleva a cabo”.

De igual forma, hizo referencia al caso que tiene preocupados a los habitantes de Minca, el de los dos niños desaparecidos. Para ello, hace un llamado a la Fiscalía y al CTI, ya que es su responsabilidad directa trabajar y entregar resultados. “Con el coronel Gustavo Berdugo se ha trabajado en prevención para acercamos a la comunidad, charlar con los comerciantes, extranjeros, quienes han sido víctimas de extorsión y sabemos que esto afecta al turismo, una actividad económica mundial que produce recursos en todos los países”, agregó el mayor Alexánder Linares.

El Comandante del Gaula hizo énfasis en los problemas que tiene el corregimiento, pero que hay compromiso total en el Gaula y la Policía. “Queremos que disminuya la mala percepción y aumente la seguridad, no solo en Minca, en Santa Marta y por supuesto, en el todo el departamento del Magdalena”.

Sin embargo, de acuerdo con los resultados de la investigación adelantada por el Observatorio de Seguridad de Santa Marta, la convivencia de Minca se ve alterada de viernes a domingo. “Los fines de semana son caóticos para la comunidad, debido a que las fiestas son hasta altas horas de la madrugada; el volumen excesivo hace que los habitantes no descansen como es debido, ni estar tranquilos. Además, en estas reuniones se encuentra de todo un poco. Las fiestas los fines de semana se terminan a las 06:00 a.m., pero no pasa mucho para que las diferentes tiendas y estaderos pongan su música para empezar la jornada y atraer a los turistas”.

También, el Observatorio de Seguridad expone que “el consumo y venta de estupefacientes es el diario vivir de la zona, y los fines de semana en mayor cantidad, al turista les ofrecen el paquete del recorrido con todo y drogas; y los jóvenes y niños la consumen en las fiestas que organizan los fines de semana. Es importante traer programas que permitan a los jóvenes salir de esta condición: más deporte, cultura y arte y capitación”.

El mototaxismo es una de las fuentes de empleo de la mayoría de los jóvenes de Minca.

SIN RASTRO

Minca vive con el dolor de la desaparición de dos niños, Alberto Cardona y Alí David Sánchez, de ambos no se sabe nada, como si la tierra se los hubiese tragado.

“No se sabe absolutamente nada, y eso es preocupante. Como padre de familia no puedo dejar que mis niños recorran el corregimiento porque el entorno no es seguro. Solicitamos más presencia policial en la parte alta de la Sierra Nevada, desde Aracataca hasta el Distrito”, solicita Arturo Rodríguez, poblador de Minca.

En Minca los problemas de seguridad se enfocan en la convivencia ciudadana, si se toman medidas a tiempo podría controlarse evitando que el corregimiento deje de ser un remanso de paz para convertirse en un lugar caótico y desorganizado.


NOTA DE REDACCIÓN

*Algunos nombres fueron cambiados por seguridad de los entrevistados.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply