Connect with us

Nación

“He llorado mucho documentándolo”: Fotógrafo colombiano sobre animales víctimas del tráfico

Avatar

Published

on

Iván Valencia ha registrado con su cámara la triste situación de muchos animales que son víctimas del tráfico ilegal en Colombia. El diario ‘The New York Times’ vio su portafolio y publicó una serie de impresionantes fotos de esta tragedia ambiental.

“He llorado mucho documentándolo”, dice Iván Valencia cuando ve sus fotos, que muestran a un caimán disecado y listo para servir de decoración en algún país, o un gavilán con su ala destruida por el balazo que le dieron para cazarlo, o una tortuga morrocoy con su caparazón destruida, o una serpiente pitón que se salvó de terminar en un suculento plato en algún exótico país.

La lista es larga. La mayoría son animales confiscados por las autoridades a traficantes colombianos que comercian ilegalmente con ellos fuera y dentro del país.

Ellos son los protagonistas de las fotografías que Valencia ha logrado reunir en sus ratos libres desde hace seis años, cuando se interesó en el asunto.

Valencia es fotógrafo, tiene 27 años, es un sanandresano criado en Bogotá y la fotografía le viene tal vez por su madre, Milena Romero, una periodista que durante muchos años cubrió el conflicto armado en el Caribe, y hoy trabaja como independiente.

Con los animales siempre tuvo una relación estrecha. “Siempre me han gustado mucho, más que la humanidad (se ríe) y he encontrado una forma de protegerlos y es con las imágenes”.

Este proyecto personal arrancó cuando vio un tucán enjaulado sin su pico, por lo que no podía comer. Los traficantes se lo habían quitado para que no los picoteara y con esa foto, que Valencia considera la más especial, decidió empezar. Desde entonces va a refugios, zoológicos y otros lugares a donde llegan estos animales luego de que las autoridades los rescatan de las manos de los traficantes. Muchos de ellos llegan golpeados, sin patas, sin alas y sin pico, como el tucán.

Los traficantes le quitaron su distintivo pico a este tucán para que no los mordiera. Foto: Iván Valencia 

Sin embargo, Valencia tuvo que abandonarlo porque el trabajo real, el que le da el sustento y le encargan medios como Bloomberg, National Geographic, The Washington Post y  Associated Press es de otra índole:conflicto y posconflicto, la situación de Venezuela, las migraciones.

Iván siempre ha sido amante de la naturaleza tal vez por el hecho de haber nacido en Colombia, uno de los países con mayor diversidad de especies no solo de fauna sino también de plantas. Eso lo destaca el diario The New York Times, que publicó su historia y sus fotos, Colombia es el segundo en biodiversidad en el mundo después de Brasil, que es siete veces más grande. Colombia tiene todos los ecosistemas y más especies de aves que cualquier otro pedazo de tierra en el mundo. Eso lo hace muy vulnerable al tráfico de animales, que es el tercer comercio ilegal luego de las drogas y el cuarto a nivel mundial después de las drogas, la trata de blancas y las armas.

En 2017, en Colombia se rescataron 23.000 animales, pero muchos más lograron ser vendidos ilegalmente en mercados internos e internacionales. Los individuos que se recuperan son llevados a zoológicos, guarderías y santuarios donde los cuidan, pues muchos pierden la capacidad para regresar a su hábitat debido a que han perdido algún miembro importante de su cuerpo sin el que no pueden valerse por sí mismos. Eso los haría presa fácil de otros animales.

El proyecto no ha acabado. Tal vez apenas comienza. “Seguiré con esa idea por Latinoamérica y por el mundo, si es posible. Todos tenemos que abrir los ojos” finalizó expresando el fotógrafo.

 

Tomado de: Semana

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply