Connect with us

Departamento

“Esta silla de ruedas le cambia la vida a mi hijo y a mi familia”: Flor Wilches

Avatar

Published

on

Flor Wilches, una joven de 22 años, tiene la fortuna de ser la madre de Juan Esteban, quien a pesar de su discapacidad vive su vida normalmente. Sin embargo, la limitación física de su hijo y la imposibilidad de tener una silla de ruedas para su movilidad, le ha impedido realizar otras actividades, y poder dedicarles más tiempo a otras labores.

“Yo soy ama de casa, mi esposo es el que trabaja y yo me dedico todo el día a las cosas de Juan Esteban, alistarlo para el colegio; llevarlo, recogerlo, me tomaba mucho tiempo, porque tenía que hacerlo todo con él cargado, y a medida que va creciendo, se me hace más difícil”, manifestó.

Gracias al convenio de la Gobernación del Magdalena, a través del despacho de la Gestora Social, Luz María Cotes; con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; la vida de Juan Esteban, Flor, su esposo y toda su familia, empezó a cambiar al recibir una silla de ruedas, adaptaba a las condiciones de terreno en las que se encuentra su vivienda.

Flor Wilches llegó con la tía de su esposo y el pequeño Juan Esteban, hasta el antiguo Hospital San Juan de Dios, donde funciona el despacho de la Gestora Luz María Cotes. Allí fueron recibidos por Luz María y su equipo de trabajo, quienes fueron capacitados por médicos provenientes de los Estados Unidos para determinar el tipo de ayuda técnica que recibiría cada beneficiario.

Hicieron lo respectivo, tomaron las medidas y ordenaron el armado de la nueva “nave” para el pequeño Juan Esteban, quien mostraba la alegría en su rostro al ver que esa silla era para él, su nuevo carro.

A bordo de su silla y con un par de obsequios que le dio Luz María Cotes, llegó Juan Esteban a su casa en el barrio Los Fundadores, al nororiente de la capital del Magdalena, un sector humilde donde reside, en una casa arrendada, con sus padres y un hermano recién nacido, de apenas cinco meses, que como es de esperarse le ocupa a su madre las pocas horas que le quedan libres de sus quehaceres.

En el barrio, todos salieron a ver cómo Juan Esteban recorría las pedregosas calles y recibía como todos los días, el saludo de sus vecinos y amigos, primos y curiosos que exclamaban “Juanchi tremenda nave que te dieron, ahora si vas a poder salir a jugar con tus amigos, y ellos mismo te podrán pasear”.

“Ahora todo será más fácil para mí, la vida de mi hijo empieza a cambiar, podré llevarlo al colegio, a las citas médicas y a donde nosotros queramos. Podré dedicarle más tiempo a mi bebe recién nacido, y a las labores de mi hogar”, manifestó la madre, quien no pudo ocultar la alegría al contarle a sus vecinos sobre la bendición que recibieron gracias al programa de entrega de ayudas técnicas que lidera el Gobierno Departamental.

El pequeño Juan Esteban, no salía del asombro por lo que había recibido. Por momentos inquieto, decidió bajarse de ella y moverse como ya estaba acostumbrado, a coger los regalos que le habían dado, pero al darse cuenta de lo que tenía, en medio de su inocencia y con sus propias palabras luego de preguntarle lo que sentía, su primera expresión fue darle gracias a Dios y pedirle bendiciones para las doctoras; como él las llamó, Rosa y Luz María; refiriéndose a la Gobernadora y a la Gestora Social del Magdalena.

Durante el año 2018, la Gobernación del Magdalena hizo diversas entregas de ayudas técnicas como sillas de rueda, muletas, bastones, caminadores, muletas canadienses, entre otras; donadas por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, quienes con un equipo de especialistas capacitaron a funcionarios de la administración departamental y de los municipios del Magdalena, para que a través de unos indicadores, se pudiera determinar el tipo de ayuda para cada discapacidad, y se entregaran las ayudas acordes a las condiciones de cada paciente.

El programa de entrega de ayudas técnicas recorrió los 29 municipios del departamento, cambiando vidas y entregando estas herramientas que han sido de gran beneficio para más de 500 habitantes en condición de discapacidad del Magdalena.

De acuerdo con Luz María Cotes, el programa continuará su segunda fase en el mes de junio, durante el cual se estarán recibiendo las donaciones y se definirá la ruta para seguir cambiando vidas, porque este es el propósito del gobierno que lidera Rosa Cotes de Zúñiga.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply