Connect with us

Metrópolis

El fracaso de las obras de los CDI de Bonda y Ciudad Equidad

Opinión Caribe

Published

on

Un nuevo debate  se posa sobre las obras del «gobierno del cambio», en esta oportunidad el Concejo de Santa Marta fiscaliza los costos y adelantos de las obras del Centro de Desarrollo Infantil (CDI) – Ludotecas de Bonda y Ciudad Equidad, un proyecto que se contrató por un valor  de cerca de $6.900 millones de pesos y hasta la fecha las instalaciones no están abiertas para la recreación de los infantes.

Lo Contractual

El contrato número  191 el cual tenía por objeto la construcción de los CDI, fue firmado en abril de 2015, y hoy 49 meses después las obras no han sido funcionales.

El valor pagado por la obra es equivalente al 90%. La sorpresa llevada por los cabildantes, es lo manifestado por el gerente de Infraestructura distrital, Armando Parrales, quien dijo que al primer mes de haber iniciado las obras ya había una primera alerta de que el presupuesto no iba alcanzar para terminar la obra.

Dos contratistas e interventorías

En el desarrollo de las obras, se decidió por parte de la Alcaldía la liquidación de la interventoría, asimismo la cesión de contratista, por lo que los CDI tuvieron 2 actores diferentes en el desarrollo de la contratación.

«El 5 octubre de 2018, cuando yo entré, hice la primera solicitud de recursos. Las luditecas no se han terminado no por culpa del contratista, sino de la administración que nunca aprobaron las adiciones de recursos, y siendo así todo indica que no lo querían acabar. El proyecto se quedó sin plata» afirmó Jorge Díaz, segundo contratista de la obra.

Ahora la plata no alcanza

La planificación inicial de la obra sufrió una serie de modificaciones en vista de los materiales y diseños. Las Ludotecas son una construcción en madera y estructura metálica, y por su características obedecieron unos cambios lo que ajustó los valores, los cuales no alcanzaban porque  superaban la inversión inicial. Es decir, la construcción inició con base a unos precios y posterior se descubrió que no iba alcanzar la plata.

Actualmente, sobre lo contractual  el contratista anunció una ejecución del 119%, lo cual supera la realidad de las obras, donde mi construido no supera el 50%. «A mí no me contrataron para acabar el proyecto sino para dejarlo en obra negra, porque no me quisieron aprobar el adicional. A la fecha se han invertido $8.227 millones. La verdad es, que si no hay una adición la obra no puede finalizar» concluyó Jorge Díaz.