Connect with us

Opinión

Santa Marta camino al porvenir

Opinión Caribe

Published

on

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza*

Deber es con Santa Marta, nuestra ciudad, además de ser pensada en grande, constituirla en símbolo y referencia del país ad portas de sus 500 años. Consolidarla de manera suficiente en atención a dicha efemérides, emergerla definida una vez por todas para los tiempos modernos, vanguardista, desarrollada, integrada, globalizada, impulsada en su vocación turística en todas sus variables de la mano de las telecomunicaciones, escenario privilegiado de futuro, novedosa, comunicada e interconectada con el mundo, dimensionada en serio, permitida para una adecuada información, multiplicada en sus flujos económicos y de personas, con especial incidencia en el fortalecimiento de una infraestructura en todos sus niveles. 

Es entender para empezar a definir tales logros, que la ciudad está ávida de toda una serie de obras mayores, entre las que bien podrían destacar su acueducto y alcantarillado, los ya necesarios puentes elevados,  acueducto, alcantarillado pluvial y de aguas servidas, avenidas, ciclorrutas, telesférico hacia la Sierra Nevada, transporte público marítimo que cubra desde el Rodadero hasta el parque Tayrona y la permisión allí de hoteles siete estrellas en clara armonía con el medioambiente, miradores estratégicos, carriles exclusivos para el tránsito de motos, el túnel del Ziruma que permita la prolongación de la avenida Campo Serrano hasta el Rodadero; y demás otras que impulsen en verdad el desarrollo y crecimiento de Santa Marta. 

Necesitamos como ciudad, una constante y despierta integración globalizadora que nos lleve a cumplir el papel relevante que merecemos. Encaminada a crear una nueva cultura. Ser espacio válido para el intercambio de ideas y productos. Diversa. Innovadora. Abierta al encuentro de personas. Receptora, productora y difusora de grandes referentes, ideas y valores con los que interpretar las nuevas realidades. 

Obligados estamos a estructurar una nueva cultura urbana, cosmopolita, en atención a las representaciones de la vida citadina y prácticas sociales concretas y reales que reflejen las diferentes expresiones culturales que en ellas se inspiran, a efecto de atenuar el frecuente divorcio de análisis de discursos, imágenes, comportamientos y realidades sociales en conversaciones aisladas. Una ciudad bien diseñada, programada, que confronte su entorno investigativo en compendios multidisciplinares que integren las diferentes extensiones de la realidad social y cultural, con especial atención en las relaciones, representaciones y expresiones que difunden y reciben los nuevos valores, referentes y productos de una cultura urbana en intensa transformación. 

Ser como ciudad espacio de observación de las articulaciones y representaciones recibidas, nuevos comportamientos y prácticas sociales, en la realidad que los procesos de transformación no deben conocer fronteras, sino abrirse a lo moderno y cosmopolita, resultado de flujos, conexiones e intercambios intensos en sus más diferentes metas, aspectos, métodos y formas desde las cuales alcanzar los positivos cometidos que debemos proponernos con miras a adentrarnos de una vez por todas en contexto de modernidad.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *