Connect with us

Edición impresa

El espacio de la oposición

Opinión Caribe

Published

on

El estatuto de la oposición era una de las normas más reclamadas por los partidos políticos desde hace varios años, pero, también es de las que más inquietudes han generado entre los candidatos de las elecciones regionales del pasado domingo. He aquí algunas claves para entenderlo y saber cuáles son los compromisos.

Daniela Pirela Wisman

La oposición política hace referencia a un grupo de personas o partidos políticos con pensamiento diferente al grupo que ostenta el poder y que, por tanto, hacen críticas y cuestionamientos a los desaciertos del mandatario empoderado.

Sin embargo, la oposición se ha tornado como una postura irracional y es la que va lanza en ristre contra todo lo que hace el gobernante criticado. Esta oposición no le da méritos al mandatario, es una oposición despiadada y cruel como lo que está pasando en el Magdalena.

El Magdalena se ha convertido en un territorio en el que nadie puede decir nada malo acerca del partido o movimiento que esté en el poder, debido a esto, el abogado César Mercado señala, que si un gobernante no queda electo es la oportunidad precisa para que se creen nuevos liderazgos y escenarios de críticas, “ninguna región es dueña de un solo partido político, de lo contrario, las elecciones no tendrían ningún sentido”.

La participación en las pasadas elecciones territoriales en el Magdalena fue de un 65 %, resultado que se salta de la media nacional y da señales de que el voto popular es la mejor manera para que haya democracia. César Mercado cita un ejemplo del sistema europeo parlamentario que es avanzado, en relación con el sistema presidencialista que impera en Colombia y es porque la oposición sí funciona.

“La oposición no es hablar mal de un gobernante, no es desprestigiar, la oposición es una crítica en relación con la ciudad, debido a que el gobernante tiene aciertos, pero no tiene la verdad absoluta y el ciudadano del común puede pensar de manera distinta, y a partir de allí, es donde darse la verdadera crítica, para que en las próximas elecciones si tú piensas distinto, ello va a generar estos espacios democráticos”, expuso Mercado.

ELECCIÓN POPULAR DE LAS ENTIDADES TERRITORIALES

Los candidatos que les sigan en votos a quienes la autoridad electoral declare elegidos en los cargos de Gobernador, Alcalde Distrital y Alcalde, tendrán derecho personal a ocupar, en su orden, una curul en las Asambleas, Concejos, durante el periodo de estas corporaciones.

De acuerdo con el abogado Humberto Díaz, “el día que se declare la elección del gobernador o alcalde, quien quedó segundo en la elección podrá presentar un escrito dirigido a la comisión escrutadora manifestando su intención de hacer uso del derecho constitucional, es decir, poderse posesionar como diputado o como concejal”. Esto aclara que no es 24 horas después de las elecciones, si no cuando culminan los escrutinios, se declaran las elecciones y se entregan las credenciales, “de no hacerlo, la comisión escrutadora se desintegra y no podrá presentar la solicitud”, añadió el abogado.

Otorgadas las credenciales a los gobernadores y alcaldes, la autoridad electoral les expedirá previa aceptación, las credenciales como diputados y concejales distritales y municipales a los que ocuparon los segundos puestos en la votación para los mismos cargos y aplicará la regla general prevista en el artículo 263 de la Constitución para la distribución de las curules restantes de Asambleas Departamentales y Concejos Distritales y Municipales.

“La comisión escrutadora expide una nueva credencial para este nuevo concejal o diputado que quedó segundo en votación después de terminado el recuento general de gobernación y alcaldía”, puntualizó el jurista Humberto Díaz, además, que no es cierto que los candidatos que obtuvieron la segunda mejor votación con el respaldo de movimientos significativos de ciudadanos no puedan posesionarse, “estos adquieren el mismo derecho de aquellos que se inscribieron por partidos políticos para participar en las elecciones. No hay discriminación”.

Si no hay aceptación de la curul se aplicará la regla general prevista en el artículo 263 de la Constitución Política para la distribución de todas las curules de Asambleas Departamentales y Concejos Distritales y Municipales por población.

De acuerdo con el abogado Díaz, “si dice que no el candidato con la segunda mejor votación, entra a posesionarse el último en los escrutinios de la Asamblea o Alcaldías. En el caso de Santa Marta, si son 19 concejales y el segundo en votación a la Alcaldía decide no aceptar entra el 19, y si dice que sí, solo entran 18 concejales y este pasaría a ser el número 19. Lo mismo pasa con la Asamblea, si el segundo en votación a la Gobernación decide aceptar, entrarían 12 diputados y este sería el número 13, o si no, entran los 13 que salieron elegidos de acuerdo con las cifras repartidoras y después de haber terminados los escrutinios y haberse expedido las credenciales”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *