Connect with us

Edición impresa

La puja por el Tayrona

Opinión Caribe

Published

on

Fuertes críticas se dieron en el Congreso de la República debido al “mal estado en que se encuentra el Parque Tayrona” de acuerdo con los Congresistas que hicieron parte del debate de control político, escenario en el que se pidió frenar la licitación para la concesión por 23 años del nuevo operador ecoturístico y el involucramiento de todos los actores para lograr acciones conjuntas y acertadas.

Daniela Pirela Wisman

El Parque Nacional Natural (PNN) Tayrona, ubicado en el corazón de la Sierra Nevada de Santa Marta, es la ‘joya de la corona’ de los parques en Colombia, esto se debe a las más de 400.000 personas de todas partes del mundo que lo visitan al año. Sin embargo, los estragos del turismo desordenado, las disputas por la propiedad privada de casi la mitad del Parque que tiene 15.000 hectáreas y la afectación a los territorios sagrados de cuatro pueblos indígenas, constituyen hoy una radiografía preocupante, de acuerdo con lo denunciado por el representante a la Cámara, José Edilberto Caicedo, además de propietarios, líderes comunales del Magdalena y voceros indígenas.

El congresista José Caicedo criticó al concesionario que ha operado los servicios turísticos del Parque desde el 2005, administrado por la Agencia de Viajes y Turismo, Aviatur. Además, lamentó el estado del Parque Tayrona, la proliferación del empleo informal de unas 1.100 familias sin control del Estado y, a manera de conclusión, le pidió al Gobierno frenar la licitación que está en curso para concesionar el manejo del Parque Nacional Natural Tayrona y que incluye al Vía Parque Isla de Salamanca durante un periodo de 23 años.

NO TIENE SENTIDO

“No tiene sentido que un modelo que no funcionó durante estos 15 años, lo quieran imponer por 23 años más. El modelo prevalece para el beneficio del particular en detrimento de las comunidades que cohabitan con el Parque”, señaló el congresista José Caicedo, quien agrega, que más del 80 % de los recursos recaudados por el ingreso al Parque serán para el operador y lo demás para el Estado, una ecuación, que desde su punto de vista, resulta inadmisible.

En la puja por este negocio hay 19 firmas interesadas y según Parques Nacionales Naturales de Colombia, el contrato deberá adjudicarse en el primer trimestre de 2020. En los pliegos de la licitación se establece una proyección de ingresos que llegaría a casi $1 billón de pesos en 23 años y unas obligaciones de inversión para el concesionario que no superen los 6 mil salarios mínimos, es decir, “$5 mil millones, lo cual muestra evidentemente que puede ser una concesión leonina”, señaló el congresista Caicedo. Aunque las cuentas internas de Parques Nacionales son otras, de todas maneras, a los reparos del congresista Caicedo se le sumaron varias voces autorizadas de la Región que dejaron constancia en el debate.

¿UNA LICITACIÓN PARA FAVORECER A QUIÉN?

Mucho se ha dicho en cuanto al proceso de licitación para concesionar por un periodo de 23 años al Parque Tayrona e Isla de Salamanca. Que es un contrato para favorecer a la concesión actual, que el Plan de Manejo, hoja de ruta del operador turístico, se redactó sin tener en cuenta a toda la comunidad y, sobre todo, que es imposible implementar un modelo que no ha funcionado en todos estos años de operación.

En cuanto a los objetivos de la licitación pública No. 05 de 2019, a través de la cual se pretende concesionar la operación del ecoturismo en el Parque Nacional Natural Tayrona y de Vía Parque Isla de Salamanca, de acuerdo con Parques Nacionales se encuentra, seleccionar al concesionario que prestará los servicios ecoturísticos en ambos parques, el cual operará y explotará la infraestructura física existente, además de dotarlo, adecuarlo, mantenerlo, rehabilitarlo y mejorarlo.

La concesión incluye suscribir un contrato de servicios ecoturísticos, para el caso del PNN Tayrona, desde una visión atávica como espacio de enseñanza de los principios ancestrales y de convivencia con el orden ancestral del territorio a muchos niveles y de protección de los espacios sagrados.

También es un objetivo de la concesión operar continúa y eficientemente los servicios ecoturísticos del PNN Tayrona y Vía Parque Isla de Salamanca de conformidad con la normatividad vigente. Es importante tener en cuenta, que los servicios ecoturísticos se refieren a la modalidad turística especializada y sostenible que se desarrolla en los parques sin alterar el medioambiente ni ocasionar daños a la naturaleza y que se enfoca en crear conciencia sobre el valor de las áreas del sistema, a través de la realización de actividades de esparcimiento tales como la contemplación, el deporte y la cultura, que contribuye al cumplimiento de los objetivos de conservación y generación de oportunidades sociales y económicas a las poblaciones locales y regionales.

ASÍ SE REPARTEN E INVIERTEN LAS UTILIDADES

Según Parques Nacionales, se establece en el clausulado del contrato de concesión que los recursos productos del pago de la remuneración a Parques Nacionales por la concesión de los servicios ecoturísticos, sean consignados a la cuenta del Fondo Nacional Ambiental, Fonam, y su manejo se realice de acuerdo con lo establecido en el artículo 246 de la Ley 1753 de 2015.

Así mismo, informaron que la destinación de los mismos obedece a la programación anual realizada por la entidad a través de su Programa Operativo Anual – POA, conforme a lo establece en el Reglamento Operativo del Fonam. Esto indica que los ingresos provenientes del pago de la remuneración a Parques Nacionales por la concesión de los servicios ecoturísticos son redistribuidos en las 59 áreas protegidas administradas por Parques Nacionales Naturales de Colombia para el desarrollo de las actividades relacionadas con la conservación.

¿TARIFA PREFERENCIAL PARA EMPLEADOS DE PARQUES? Y, PARA LOS SAMARIOS, ¿QUÉ?

Otra de las críticas al modelo de concesión que será entregado en el 2020 para administrar los servicios ecoturísticos del Tayrona es que contempla una tarifa preferencial para los empleados de Parques Nacionales. En el documento que describe las condiciones técnicas del proyecto se estipula, “el concesionario debe elaborar paquetes turísticos especiales con descuentos en alojamientos para las personas vinculadas a Parques, su cónyuge, compañero permanente y sus parientes dentro del segundo grado de consanguinidad, el descuento mínimo a aplicar en estos servicios debe ser del 50 % sobre las tarifas plenas a visitantes”.

Todo ello, pretende que los trabajadores de Parques tendrían beneficios en comparación con las personas que habitan en la zona o en el distrito de Santa Marta. Sobre ese aspecto, el alcalde de Santa Marta, Rafael Martínez, señaló, “no es entendible que nosotros tengamos en nuestro territorio una de las principales fuentes de actividad turística y que no tengamos ninguna posibilidad o una instancia donde nos podamos sentar a discutir lo que se hace o no se hace en el Parque, sin olvidar lo que la Ley permite a Parques Nacionales y al Distrito”.

El Alcalde anunció, que se concertó, en aras de cumplir una reclamación histórica, que los ciudadanos que presenten su documento de identidad y son nacidos en la ciudad de Santa Marta, tengan un descuento del 50 % en el valor del ingreso al Parque Nacional Natural Tayrona; esto debe regir a partir en diciembre de este año. Asimismo, que debe promocionarse el uso de las excursiones de las instituciones educativas en esta zona de la ciudad, para que más niños y jóvenes samarios tengan la oportunidad de aprovechar estos beneficios.

EL TAYRONA ESTÁ EN SANTA MARTA, PERO FUNCIONA A ESPALDAS DE ELLA

La directora de Parques Nacionales, Julia Miranda, aseguró, que el patrimonio natural está en excelentes condiciones, que su entidad ha promovido 205 procesos sancionatorios por delitos ambientales.

“Hemos concertado con la Dirección Nacional de Parques la creación de una instancia que nos permita entrar en el cogobierno de un área que estando en el Distrito no tiene mayor incidencia, excepto para los problemas, sin dejar de lado las competencias que le permite la Ley a Parques Nacionales sobre la franja de nuestro territorio”, precisó el Alcalde de Santa Marta; agregó, que durante 55 años el Distrito ha buscado la manera de incidir en las decisiones que se toman en Parques.

De acuerdo con el Alcalde, para la Administración fue motivo de molestia el primer cierre del Parque, porque se enteraron a través de la prensa, teniendo en cuenta que este escenario mueve a más de 400.000 personas que pasan por la ciudad cada año.

“Por esto, concertamos una instancia formalizada a través de un decreto por medio del cual se conforma el comité de planeación, coordinación, ejecución y seguimiento para el control de las invasiones, la actividad turística no regular y la protección de los ecosistemas del perímetro urbano y rural del distrito de Santa Marta. Este decreto está motivado e integrado por varias carteras del Distrito, como Turismo, Subsecretaría de Desarrollo Económico, Gobierno, Planeación, por supuesto, Parques Nacionales y Policía Nacional, se espera que se reúnan regularmente y se trace una agenda de los temas a tratar”, manifestó el alcalde Martínez.

SANTA MARTA NO SIGNIFICA MUCHO SIN EL TAYRONA

Danilo Villafañe, gobernador del cabildo Arhuaco Magdalena – La Guajira precisó, que “la ciudad de Santa Marta tiene un tesoro y es el Parque Tayrona, un tesoro en temas ambientales y como atractivo turístico en el que también se constituye toda la zona, la pregunta es, ¿los samarios se sienten parte o tienen sentido de pertenencia por este lugar?, en especial, porque Santa Marta no significa mucho si no cuenta con el Parque Tayrona”.

Franklin Lozano, representante a la Cámara por el departamento del Magdalena expresó, que el tema del Parque Tayrona ha tenido mucho ruido a nivel nacional.

Danilo añade, que al Parque Tayrona no se le puede ver como si estuviera alejado de la Sierra Nevada de Santa Marta, por lo contrario, “nosotros hemos estado ahí en la Sierra Nevada, vamos a estar ahí siempre y el Parque Tayrona no se pude ver como algo desconectado de la Sierra. Tenemos muchos problemas, el más preponderante es el de los poseedores del área, porque hay un problema de orden público asociado al tráfico de drogas; inconvenientes, no de ahora, sino desde hace tiempo”.

De acuerdo con el líder arhuaco, desde hace muchos años los propietarios sostienen su lucha, pero no se ha solucionado nada. “Lo mismo pasa en el área de la Sierra Nevada, hay muchas familias poseedoras dentro del resguardo y dentro del Parque, situación que no se resuelve, ninguna entidad del Estado ha tomado la decisión de hacerlo, y que no se puede prolongar más; es injusto tener a los campesinos en la incertidumbre, no pueden desarrollar sus actividades. No ganamos nada con limitar, prohibir, restringir las tareas que ellos desean desarrollar”.

PARQUE TAYRONA, PERO, ¿QUÉ TIENE DE TAYRONA?

Otro de los problemas en la Sierra Nevada de Santa Marta y en el Parque Nacional Natural Tayrona y que según Danilo Villafañe no lo puede resolver la concesión, “no se puede tratar al Parque Tayrona como si estuviera desconectado de la Sierra Nevada, por una razón, la ciudad de Santa Marta padece la falta de agua, hay que cuidar a la Sierra Nevada para proveerle agua a la capital del Magdalena, a Ciénaga, además de otros municipios”.

Para Danilo, no se ha tenido en cuenta que las comunidades indígenas siempre han estado en el territorio, “el Tayrona puede estar en manos de los pueblos indígenas y del vecindario, podemos encargarnos de la infraestructura verde y esos recursos que llegan al Parque pueden invertirse en la Sierra Nevada para proteger la fuente principal de agua. Nos llaman comunidades vulnerables y cuando hay una oportunidad financiera, ni nos llaman para que participemos, ¿es eso coherente?”.

El congresista José Caicedo criticó al concesionario que ha operado los
servicios turísticos del Parque desde el 2005 y pidió al Gobierno frenar la licitación que está en curso. Foto: Archivo Opinión Caribe.

Para él no es coherente que se pretenda incrementar el número de turistas sin tener en cuenta el impacto ambiental. “Estoy seguro que los mamos no aprobaron el aumento de turistas al año, esa decisión no se tomó en el proceso de consulta, los mamos no eran conscientes de que autorizaban el aumento al doble de número de turistas por 23 años”, añadió el líder de los arhuacos, quien manifiesta, que esas decisiones no se socializaron en el interior de las comunidades.

Asimismo, que en la toma de decisiones participó un grupo de personas y técnicos del Consejo Territorial de Cabildos, CTC, “no es una estructura orgánica que sustituya la jurisdicción que tienen las organizaciones, como por ejemplo, el Cabildo Arhuaco Magdalena – La Guajira, el cual tiene jurisdicción legal que no se la pueden negar al Magdalena, pero no participamos. Al no ser el CTC una estructura orgánica que tenga jerarquía ni un órgano de gobierno, no puede sustituir a otro, porque limita la autonomía que tienen las otras organizaciones”.

Precisa el líder arhuaco, que el Parque Tayrona recibe este nombre, pero que no tiene en estos momentos ningún componente Tayrona. “Siempre hemos estado en la Sierra, a los ambientalistas no les debe preocupar que ella esté en las manos de las personas que siempre la han tenido. ¿Por qué no nos permiten participar en el manejo del área de parques? Se llama Tayrona, pero no tiene ningún componente Tayrona. Pueden desarrollar atractivos filosóficos o un centro de diálogo multicultural que vuelva más atractivo el tema, porque lo cultural no solo son los vestigios arqueológicos, pero es nuestra participación activa real la que señala que aún existimos, aún estamos ahí”.

SE NECESITA UN ORDENAMIENTO TERRITORIAL, HAY QUE PLANIFICAR

José de los Santos Sauna, gobernador del Cabildo Kogui del Magdalena, La Guajira y Cesar explica, que en un primer momento no había entendimiento entre “el mundo occidental y los pueblos indígenas en cuanto al Plan de Manejo, luego acordamos construirlo y enviar el mensaje de la destrucción actual de la Sierra, del territorio de los ecosistemas, la fauna, la flora, hemos olvidado cuidarla, sobre todo, porque la Sierra Nevada es una fábrica, un banco de aguas, ¿quién no toma agua? Nosotros desde la parte alta a ver la destrucción en el territorio planteamos que en el Plan de Manejo debe planificarse la gestión y la conservación de la Sierra Nevada, en un trabajo conjunto entre las comunidades, el Gobierno Nacional con el Ministerio de Ambiente y Parques Nacionales”.

El líder del Cabildo Kogui manifiesta, que es esencial centrarse en las responsabilidades de cada uno, “nosotros hemos cuidado el agua con cero pesos y se ha mantenido la conservación hasta hoy, hay evidencias que demuestran que del pico al resguardo lo hemos hecho, además de convivir durante años con los campesinos sin problemas, ellos tienen sus casas, sus hoteles y pedimos que esto se tuviera en cuenta en el Plan de Manejo. Nos debemos sentar para definir cuál va a ser el turismo del Parque Sierra Nevada, porque hay de todo, desde grupos armados hasta cultivos ilícitos. Este territorio necesita un ordenamiento, se debe planificar cuál va a ser la política de turismo en la Sierra, porque hasta el momento es muy desordenado, todo el mundo hace lo que le da la gana”.

ESTADO DEL TAYRONA

Hay una cantidad de caballos utilizados para
transitar por el Parque y muchos de los cuidadores no son legales.

La directora de Parques Nacionales, Julia Miranda, aseguró, en el debate de Control Político que se llevó a cabo en la Cámara de Representantes, que el patrimonio natural está en excelentes condiciones, que su entidad ha promovido 205 procesos sancionatorios por delitos ambientales, que siempre ha habido un diálogo franco con todas las comunidades para garantizar su conservación; sin embargo, el congresista José Edilberto Caicedo, quien realizó un trabajo de campo en el Parque Tayrona, evidenció el deterioro que le produce al entorno natural el turismo desordenado, las vías en mal estado y la informalidad.

“Nosotros no estamos aislados de la comunidad” es lo que señala la Directora de Parques, además, que los funcionarios viven en el área y tienen diálogo permanente con la comunidad que está allí, “la relación que tenemos con todos y cada uno de ellos, no es solo para garantizar la conservación del Parque, sino para garantizar una mejor calidad de vida”. En este sentido, recordó, que durante años los violentos llegaron al Parque, “el paramilitarismo y el narcotráfico, los cuales no nos dejaban hacer control en el área protegida”.

LO MÁS IMPORTANTE ES EL DIÁLOGO

Ricardo Lozano Picón, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, dijo, que para el presidente Iván Duque lo más importante es el diálogo y la solución de los conflictos.

“Tenemos que ser garantes del derecho a la participación, estar informados de manera eficiente basada en la investigación y entrega de datos. Sobre ese aspecto, tenemos los resultados de las mesas que se han creado en torno al Parque Tayrona, esperamos presentarlos pronto y que Parques haga los ajustes necesarios al Plan de manejo del Parque, porque este es el camino que garantiza la ponderación de derechos de todos los habitantes”.

HAY MUCHO INCONFORMISMO

Franklin Lozano, representante a la Cámara por el departamento del Magdalena y también citante del debate expresó, que el tema del Parque Tayrona ha tenido mucho ruido a nivel nacional. En el departamento del Magdalena se habla de este, hay inconformidad general por lo que fue la concesión los últimos años y por supuesto, hay malestar, también de lo que podrá ser o será la concesión en los próximos años si llega a adjudicarse.

Los indígenas señalan que el territorio necesita un ordenamiento porque hasta hoy, es un caos. Todo el mundo hace lo que le da la gana.

“Considero que ante esto y entendiendo que las áreas que se concesionan quedarán sin operador, hay que hacer un alto en el camino, analizar con calma porque esto podría convertirse en un problema para Parques Nacionales y todas las personas que tienen que ver con él”.

Debido a las reacciones de propietarios y trabajadores de la zona, el Representante por el departamento del Magdalena precisa, “me han llamado personas que no conozco a decirme que no se vincularon a los propietarios, a las comunidades, a los indígenas, inclusive han dicho, que no se ha vinculado a la Gobernación ni a la Alcaldía”.

Indica el Representante, que la preocupación radica en que el concesionario actual no es de nacionalidad colombiana, “no se busca desestimar la inversión extranjera, pero dicen actores del proceso que ha gozado de cualquier cantidad de recursos durante el tiempo que lleva la operación y que las otras personas que hacen parte de la concesión tienen alrededor del 80 % de los ingresos, lo que representa una inmensa suma económica, que financieramente a quien se le adjudique la licitación va a recibir durante los próximos 23 años más de $700 mil millones, pero no se evidencia la inversión que esos concesionarios han hecho en los parques”.

Las personas que trabajan en la zona, los propietarios, habitantes y hermanos mayores se quejan del deterioro del Tayrona, “porque, a pesar de la cantidad de recursos que han ingresado al concesionario, el Parque no se encuentra en las mejores condiciones”. Han manifestado, además, que hay al menos 200 alojamientos ilegales y cualquier persona que diga que va a hacer un alojamiento, lo construye, sin servicios públicos y sin las condiciones adecuadas, lo cual contribuye al deterioro del Parque. Que hay una cantidad de caballos utilizados para transitar por el Parque y muchos de los cuidadores no son legales; se cobra la entrada al Parque que tiene adjudicadas 15 o 20 hectáreas, pero las personas transitan a lo largo y ancho del Parque, pero quien recibe el ingreso es una concesionaria”.

En cuanto al proceso de licitación, el representante Lozano, asegura, que al ser una voz en la Cámara de Representantes, traslada la inquietud que muchos tienen acerca de que pareciera que “la licitación fuera estilo sastre”, es decir, ajustada a la medida, lo cual se presta para malos entendidos, por lo que instó a que se involucre a toda la comunidad para ver de qué manera se les da tranquilidad a los propietarios, indígenas, colindantes, para que implementen los procesos en un ambiente pacífico.

El Parque Nacional Natural Tayrona se sitúa a 34 kilómetros de Santa Marta, capital del departamento del Magdalena. El Parque Tayrona es un lugar para la contemplación y el descanso. Ofrece playas de aguas cristalinas: Chengue, Gayraca, Cinto, Neguanje, bahía Concha, Guachaquita, entre otras. También se puede disfrutar de otras actividades como caminatas, areteo, buceo y de una arqueología fascinante sobre los orígenes de la ciudad del Pueblo Tayrona.

POR UN AMBIENTE HOSTIL, BESSUDO NO VA MÁS

En el debate en la Cámara de Representantes intervino Jean Claude Bessudo, presidente del Grupo Aviatur, concesionario que ha operado el parque desde el 2005. Él se defiende al argumentar que su empresa ha hecho las inversiones correspondientes, pero no está interesado en obtener la nueva concesión.

Que cuando el Gobierno Nacional anunció la licitación de los servicios turísticos de algunos parques de Colombia manifestó en la empresa, que debían presentarse, aunque fuera solo en una oportunidad. “Pensé que si no lo hacíamos nosotros, nadie lo iba a hacer y nos presentamos concesión tras concesión como único proponente ante unos pliegos que no fueron hechos por sastres. En todos los parques fuimos los únicos que nos proponentes, excepto en una concesión, la de Amacayacu, donde se presentó otra firma local, sin embargo, la ganamos”.

Los actores del Magdalena involucrados afirman, que la concesión actual ha sido un fracaso. Pero, Bessudo manifiesta, que no considera que las concesiones sean un fracaso, y que es un convencido de que las concesiones y los parques deben pasar a las comunidades, y su papel es ayudar a esa transición.

Los Congresistas señalan que hay al menos 200 alojamientos ilegales sin servicios públicos y sin las condiciones adecuadas, lo cual contribuye al
deterioro del Parque.

“La Sierra Nevada de Santa Marta debe ser el arquetipo turístico de Colombia. Es una región espectacular y recuerdo cuando el expresidente Álvaro Uribe dijo, que quería que las empresas de Bogotá se unieran con las de Santa Marta, por tanto, nos unimos con la Cámara de Comercio, les pedimos que entraran con nosotros, pero ellos anunciaron que no tenían recursos, tuvimos muchos líos, desde socios ocultos, socios de un gobernador, socios de paramilitares, la concesión era perdida año tras año, me señalaron de todo en los noticieros y un día denuncié ante la Fiscalía, porque me cansé, además de decir que tenía vínculos con ‘El Canoso’, lo cual era mentira. Ello me lo reconoció la Fiscalía. Tuvimos líos con la Contraloría, el Senado y ahora aseguran, que no hemos hecho nada por las comunidades, pienso que en esto hay que practicar mucho y hablar poco, no hay solicitud de la comunidad aledaña a la que hayamos dicho que no”.

Bessudo señaló, además, que no se presentarían nuevamente a la licitación, “me ha molestado que digan que la doctora Julia Miranda ha hecho una concesión de sastre y por eso no nos vamos a presentar, hay tres motivos más: primero, por más que uno tenga mamá de caucho no es justo que los guías digan que el HP de Bessudo se queda con la plata; segundo, se necesita el Plan de Manejo Ambiental, que no haya confusiones jurídicas, porque una tutela tranca la concesión; y tercero, no motiva trabajar en un ambiente de hostilidad y jamás he visto una actitud tan adverso contra la concesión como la que uno percibe en este momento y lo lamento”.

¿Y LOS PLANES DE MANEJO?

De acuerdo con la directora de Parques Nacionales Naturales de Colombia, Julia Miranda, los planes de manejo se diseñan con el objetivo de cuidar y conservar. “Buscamos a través de esos proteger y conservar el territorio e los pueblos Kággaba o Kogui, Arhuaco (Iku), Wiwa y Kankuamo, en el Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta, como sustento del orden territorial atávico y para asegurar la integridad y pervivencia de las culturas ancestrales”.

Se busca a través de estos “conservar los sistemas naturales y biomas representativos del territorio ancestral en la Línea Negra de la Sierra Nevada de Santa Marta, presentes en el área protegida para garantizar la vida y su diversidad. Los planes de manejo de la Sierra Nevada y del Parque Tayrona los estructuramos de manera ejemplar para muchos otros e histórica para la Región en un trabajo conjunto con las autoridades públicas de los cuatro pueblos indígenas, dueños del territorio”.

Sin embargo, la propietaria Claudia Dávila Zúñiga, expresó, que en el mes de abril de este año fueron informados en una reunión realizada en la Gobernación del Magdalena, que se adelanta un plan de turismo sostenible, como aporte al plan maestro y lo contrató el Ministerio de Turismo. “Nos invitaron a socializar lo que estaban haciendo y nos comunicaron que el Plan de Manejo estaba listo y se iba a firmar. Investigamos y ya estaba colgado en la página web de Parques, encontramos que se había construido entre Parques Nacionales y las Comunidades Indígenas, quienes tienen derecho constitucional a ser consultadas, lo respetamos, sabemos que es así, pero se dejaron por fuera a los demás actores”.

Esta situación es considerada como negativa, teniendo en cuenta que este tipo de procesos y planes que son la carta de navegación para los próximos años, es fundamental, tal como lo estipula la Constitución y la ley, llevar a cabo un proceso participativo y una construcción conjunta con los demás actores, no solo con los indígenas.

“El Ministro de Medio Ambiente tuvo conocimiento de esto, tomó cartas en el asunto y abrió las mesas de trabajo en el Invemar para socializar el Plan de Manejo, asistimos a las mesas, Parques comenzó a contar sobre lo que habían hecho. Toda la comunidad estaba presente, Alcaldía, Gobernación, Procuraduría, Defensoría del Pueblo, Personería, campesinos, personas de las veredas de Marquetalia, La Lengüeta; propietarios, Cámara de Comercio, todos estábamos allí, y nos manifestamos porque en las mesas se socializaban decisiones ya tomadas, pero no se le dio participación a los demás actores para aportar al plan y construir de manera conjunta. Nuestras voces no fueron tenidas en cuenta”, precisó Claudia Dávila.

Agregó, que en la última mesa, el 9 de agosto, “nos solicitaron por primera vez presentar propuestas al plan de manejo, nosotros trabajamos en propuestas como un actor más, como propietarios privados; otros presentaron las suyas y se suspendieron las mesas; el 19 de septiembre salieron los pliegos de la licitación.

Hay voces de la comunidad, de propietarios privados y de distintas instituciones que expresan su preocupación, porque un sitio tan especial e importante para Santa Marta como el parque Tayrona no tiene un manejo adecuado, no responde a lo que necesita esta Región y se han prendido una serie de alarmas frente al tema”.

NO HAY TEMA MÁS IMPORTANTE PARA EL FUTURO DE SANTA MARTA, QUE LO QUE PUEDA PASAR CON EL TAYRONA

Por su parte, el empresario Manuel Julián Dávila manifiesta, que en estos momentos no hay un tema más importante para el futuro de la capital del departamento del Magdalena que lo que pueda pasar con el Parque Nacional Natural Tayrona.

“Por esta razón es determinante entender que este momento es la oportunidad para corregir los errores del pasado, alinear el futuro tras la conservación del Tayrona y los demás parques. El Tayrona como parque embajador de Colombia y como primer factor de influencia de visitas de extranjeros a Santa Marta, es el lugar que determina el futuro turístico de la ciudad, por tanto, la recuperación y apropiación del territorio por parte de los samarios y de los actores legítimos a lo largo del Tayrona debe hacer parte del Gobierno”.

Señala, que contando con la experiencia de la concesión anterior, ya se tiene claro qué se debe mejorar y este es el momento, “el turismo debe ser armónico y determinante para la seguridad, si estas dos no existen, difícilmente podrá ser un turismo de talla mundial”.

El representante José Caicedo, a su vez, asegura, que no es conveniente continuar con el proceso de licitación, porque afecta tanto al desarrollo económico como a las condiciones ecológicas y ambientales del Parque. “Puse sobre la mesa la inconveniencia de que Parques Nacionales haga una concesión con esas características de desequilibrio financiero, donde entregan el 87 % a los privados y el saldo le queda a Parques, eso es una vergüenza nacional”.

El Representante pidió al Gobierno Nacional que haga un alto en el camino, pues de continuar con este proceso, se pone en riesgo el manejo ecoturístico, porque la licitación solo contempla 15 hectáreas y excluiría a 1.100 familias que viven en 48 veredas aledañas. “El manejo ecoturístico no estaría a cargo de ese concesionario, y eso por supuesto, ello es negativo para el Parque, porque no está orientado a conservar los recursos naturales ni a garantizar que las comunidades que trabajan en el interior del Parque puedan vivir de actividades ecoturísticas formales”.

José Caicedo lamentó que la Directora de Parque Nacionales Naturales haya ignorado voces importantes en la construcción de la concesión. “La Directora de Parques cree que está haciendo las cosas bien, que el Parque está bien cuidado y eso no es cierto, piensa que la única verdad revelada la tiene ella y su equipo de trabajo y eso es gravísimo”.

La puja por el Parque Tayrona continúa, pero esta lucha no se trata de quién se queda con el poder sobre el territorio, por lo contrario, de acuerdo con los actores involucrados, se trata de lograr el consenso de todos, de vincular a las comunidades y trabajar la estructuración de un nuevo modelo de turismo para el Parque y la Sierra Nevada de Santa Marta, que esté orientado a la aplicación de estándares de protección y conservación de la naturaleza y la cultura viva, de tal manera que involucre intervenciones integrales de los Ministerios de Defensa, Agricultura, Ambiente y Comercio y Turismo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *