Connect with us

Edición impresa

El agua, un ‘caballito de batalla’

Opinión Caribe

Published

on

Todas las personas se preguntan por qué en Santa Marta, la ciudad más antigua de Colombia y dueña de la Sierra Nevada, lugar de nacimiento de los ríos que la bañan, sus habitantes tienen que abastecerse del preciado líquido a través de costosos carrotanques, tractocamiones, carretillas cargadas con pimpinas y carros de mulas. ¿Problemática ambiental o falta de voluntad política? Cada quien defiende su punto de vista, lo que sí es cierto es que el agua es el caballito de batalla en época electoral y por eso es uno de los Personajes OC 2019.

Daniela Pirela Wisman

La falta de agua potable y el colapso del sistema de alcantarillado en la ciudad de Santa Marta se ha convertido en un tormento para los ciudadanos, debido a que las casas parecen desiertos y las calles lagunas de aguas residuales. Una problemática de hace muchos años que aún no tiene solución, sin embargo, recientemente, el alcalde Rafael Martínez, durante la socialización del proyecto que le dará una nueva cara a El Camellón de la Bahía de Santa Marta, manifestó que la alcaldesa electa Virna Johnson recibía la Administración Distrital con el recurso para la solución a la falta de agua en la ciudad.

LA PLANTA DESALINIZADORA, ¿ES LA SOLUCIÓN?

El alcalde Rafael Martínez ratificó hace varios meses que la construcción de una planta desalinizadora podría ser la solución para los problemas de desabastecimiento de agua en la ciudad. Los pozos que se han construido en la ciudad son insuficientes para resolver la escasez de agua, puesto que samarios a diario viven un calvario porque no llega agua en las tuberías, otra razón más para que el agua sea uno de los Personajes del año OC.

“Insisto en la planta desalinizadora, porque tenemos 60 pozos y otros en construcción, pero bien sabemos que estos no son la solución definitiva”, manifestó el Alcalde y mencionó que el plan a seguir es una convocatoria, mas no una licitación, para que las empresas privadas inviertan en la planta desalinizadora y se venda el agua a la ciudad por bloques. En países como Emiratos Árabes, Libia, Kuwait, Qatar, Estados Unidos, Japón y España, las plantas desalinizadoras son aliadas para el abastecimiento de agua.

Señaló, además, que esperaba, que antes de finalizar el año, el proyecto se concretara para así de una vez por todas tener agua potable para todos los samarios, sin embargo, parece que el tiempo se agotó y la ciudad fue sacudida por un escándalo que se destapó en la capital del país: el robo de agua en Santa Marta frente a los ojos de todos.

MINVIVIENDA DESTAPÓ ESTAFA DEL AGUA EN SANTA MARTA

Luego de un llamado urgente hecho por el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón, desde el mes de julio de este año para desmantelar el cártel del agua en Santa Marta, la Fiscalía General de la Nación y la Dijín de la Policía Nacional permitieron que un juez de la capital del Magdalena impusiera medida de aseguramiento no privativa de la libertad contra dos personas a quienes el ente investigador señaló como responsables por conectar, de manera ilícita, tubos para extraer agua del acueducto de la capital del Magdalena.

“No vamos a parar hasta desmantelar todas las bandas y mafias involucradas en esta captación ilegal, hasta que le podamos devolver el agua a Santa Marta. Estos son los primeros judicializados de la denuncia que hicimos desde el Ministerio de Vivienda, en conjunto con la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta Essmar. Seguiremos trabajando hasta blindar las líneas de distribución del servicio”, señaló el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón.

El Ministro informó, que este hecho ilícito generaba una grave afectación económica a la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta, Essmar, calculada en $227 millones al mes, es decir, cerca de $2.725 millones al año. “Las conexiones clandestinas les hacen un gran daño a la ciudad. Como Ministerio hemos implementado un plan para llevar agua potable a la capital del Magdalena, para lograrlo, uno de los frentes que debemos atacar es el robo de agua, identificando a los inescrupulosos que impiden que el agua llegue a los hogares samarios, porque solo les interesa lucrarse con el líquido potable que proviene de la planta El Roble”, explicó el Ministro.

LA INVESTIGACIÓN

Las acciones de policía judicial adelantadas por investigadores de la Fiscalía permitieron ubicar, el 8 de octubre pasado, dos inmuebles en la vereda Puerto Mosquito, desde donde se extraía agua de manera ilegal mediante la utilización de válvulas conectadas al tubo de la empresa de servicios públicos de Santa Marta Essmar.

En el primer inmueble fue hallado un pozo para la explotación del agua que era comercializada sin permiso de la autoridad competente. En el segundo predio, los investigadores encontraron dos válvulas de conexión ilegal al tubo de Essmar. Los elementos utilizados para el delito fueron incautados por las autoridades luego de haber sido selladas las conexiones ilícitas para evitar que se siga cometiendo el robo de agua.

El Ministro ratificó su compromiso con la capital del Magdalena en la reducción de las pérdidas por robo de agua que afectan a la ciudadanía, “en Santa Marta, de 800 litros que se producen de agua, en el mejor de los casos, solo 350 llegan a los hogares”. Erradicar el robo de agua es un tema clave a resolver para contribuir en la solución de la crisis de abastecimiento que sufre la ciudad, a esto se le suman las conexiones fraudulentas en los barrios, las personas por el desespero de no tener agua para sus necesidades básicas, se conectan en las tuberías, haciendo que no llegue el agua a todos los sectores, otra razón más para que el agua sea uno de los Personajes del año OC.

RADICADOS TRES PROYECTOS PARA SOLUCIÓN DE AGUA

La falta de agua potable es un tormento para los ciudadanos, debido a que las casas parecen desiertas por un problema que durante años no se ha logrado superar. A pesar de las temporadas de lluvias, la dificultad para conseguir el preciado líquido sigue, al tiempo que la ciudad baja puntos en competitividad por esta problemática.

Ante esto, la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta, Essmar E.S.P, anunció que radicó ante la ventanilla única del Ministerio de Vivienda, tres de los cinco proyectos para el acueducto. El primero, la habilitación de la conducción Sena -Troncal – La Lucha, para conectar los sistemas Sur y Norte, con un caudal promedio de 135 litros por segundo, provenientes de la PTAP ‘El Roble’; lo que beneficiará a 30 mil habitantes de los barrios aledaños a la calle 30, entre el sector de La Lucha y la carrera cuarta. El costo aproximado de dicha obra oscilará entre los 1.200 y 2.000 millones de pesos, y tendrá una duración de dos a cuatro meses.

El siguiente proyecto está directamente relacionado con la ampliación de la PTAP ‘El Roble’, con miras de aprovechar la buena producción hídrica del río Gaira, aumentando la capacidad de tratamiento de 380 a 550 litros por segundo. La inversión, en esta ocasión, será de unos 5.500 millones de pesos, con una duración de seis a nueve meses.

El tercer proyecto tiene como objetivo potencializar la producción hídrica de la PTAP ‘Pozos de Gaira’, mediante el tratamiento y retiro de minerales (hierro y manganeso), puesto que estos ocasionan que el agua de algunos pozos del acuífero no sea apta para el consumo humano. El caudal máximo que podrá tratar esta planta compacta será de 105 litros por segundo, el valor aproximado de las obras oscila entre los 5.000 y 6.000 millones de pesos, y su duración será de dos a tres meses.

AGUA, POR UNA SANTA MARTA COMPETITIVA

La Alianza por una Santa Marta Transparente y Participativa organizó mesas de trabajo para la definición de propuestas que puedan solventar los retos que enfrenta la capital del Magdalena. En trabajo previo se desarrollaron talleres de identificación y priorización de retos para la construcción de tejido social por medio de participación ciudadana, en los cuales, desde la visión de diferentes grupos sociales, que incluyeron sociedad civil, academia, líderes sociales, rectores de educación básica y media, y el sector productivo, se recogieron percepciones diversas con el objeto de generar acuerdos alrededor de las necesidades de Santa Marta.

En este sentido, se definieron como ejes centrales de la discusión: la baja calidad educativa, el desempleo e informalidad asociada al mercado laboral, la inseguridad, la deficiente infraestructura hospitalaria y por supuesto, el desabastecimiento del agua, teniendo en cuenta que la solución a la escasez del preciado líquido se ha convertido en el ‘caballito de batalla’ de la crisis y época política de Santa Marta.

¿Para dónde va el agua? Es la pregunta que todos los samarios se hacen sin encontrar una respuesta clara sobre la solución definitiva a la crisis de abastecimiento que afronta la ciudad, la cual se hace más evidente cuando los barrios estrato alto y zonas turísticas carecen del preciado líquido, mientras, históricamente en la periferia urbana de Santa Marta, se ha aprendido a vivir con la ausencia de este recurso natural.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *