Connect with us

Nación

40 años de la toma de la Embajada de República Dominicana en Bogotá

Opinión Caribe

Published

on

Un día como hoy, 27 de febrero, pero de 1980 fue el inicio la toma de la Embajada de República Dominicana por parte del M-19.

«Operación Libertad y Democracia», fue una acción armada del grupo guerrillero colombiano en la cual se tomó por asalto y secuestró las instalaciones de la Embajada, según lo informó Wikipedia.

En la acción el M-19 secuestró a diplomáticos de numerosos países que departían en una fiesta conmemorativa de la independencia de la República Dominicana, el 27 de febrero de 1980 hasta el 25 de abril de 1980 cuando secuestradores y secuestrados fueron enviados a Cuba, donde los rehenes fueron liberados y los guerrilleros quedaron aislados y desmovilizados.

Ese día fueron cuatro grupos integrados por cuatro personas cada uno, los que tomaron la embajada.

Éramos cuatro grupos de cuatro, entonces los otros 12 hicieron una especie de herradura, porque todos los guardaespaldas de los embajadores estaban afuera.

Mis compañeros llegaron vestidos de deportistas” provenientes del campo de fútbol de la Universidad Nacional que había al lado.​

«Eran las 12:10 del mediodía. En la embajada de la República Dominicana en Bogotá, se ofrecía una recepción a un numeroso grupo de diplomáticos, una recepción para conmemorar la fiesta nacional de ese país».

En cuestión de segundos, uno de los aparentemente invitados sacó una pistola y disparó al aire Su nombre, se sabría después, es Rosemberg Pabón. Usaba el alias de Comandante Uno.​

Según declaraciones del mismo «Comandante Uno», un día antes del asalto ni él, ni los demás guerrilleros, conocían el lugar donde estaba localizada la sede de la embajada de la República Dominicana, que ido vestido con saco y corbata, con dos guerrilleros más y armado con una pistola 9 milímetros.

Se confundió al ver su reflejo en un espejo, se asustó y fue cuando hizo el disparo.

El desconocido para los asistentes anunció que se trataba de un asalto y se identificó a sí mismo como el «Comandante Uno».

En ese momento, el comando compuesto por 12 guerrilleros tomó la embajada y neutralizó a los invitados presentes. «Mataremos a dos de los rehenes cada 10 minutos…», amenazó el comandante del asalto.

En el grupo de secuestrados habían 16 diplomáticos de alto rango, entre los que figuraban los embajadores en Colombia de Austria, Brasil, Costa Rica, Egipto, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Israel, México, República Dominicana, Suiza, Uruguay, Venezuela y el nuncio apostólico.

Inicialmente el M-19 demandó al gobierno del presidente colombiano, Julio César Turbay que liberaran de las cárceles a 300 compañeros prisioneros políticos que habían sido arrestados por las autoridades colombianas en el transcurrir del conflicto armado colombiano y sobre todo por la violenta represión en consecuencia del robo de armas, como también exigieron al gobierno que pagara US$50 millones de dólares.

Como una acción humanitaria de los guerrilleros, un niño y las mujeres con cargos de embajadoras fueron dejados en libertad.

Una de las mujeres guerrilleras que asaltaron la embajada y había sido herida en el tiroteo del asalto inicial con el Ejército de Colombia, fue atendida por un médico, pero al negarse a salir de la embajada murió desangrada.

En dicho tiroteo el embajador de Venezuela, también resultó herido.

El Ejército de Colombia rodeó las instalaciones de la embajada y estratégicamente posicionó francotiradores en los edificios aledaños.

El 2 de marzo de 1980, cuatro días después de la toma, el gobierno colombiano autorizó contactos directos con el comando guerrillero.

Después de 52 días de negociaciones y 61 días de haberse iniciado la toma, alias «Comandante Uno» y los representantes del gobierno acordaron que dejarían ir al comandante y los guerrilleros junto con los secuestrados a Cuba el 25 de abril de 1980.

Una vez en Cuba, los embajadores de los respectivos países serían dejados en libertad. Se decía que el M-19 también habría recibido un pago por el gobierno colombiano de uno o dos millones de dólares.

Finalmente Rosemberg Pabón aceptó que les habían dado US$3 millones de dólares antes de salir hacia Cuba, pero que habían fallado en el objetivo que era liberar a más de 315 presos políticos que tenía en ese entonces el Gobierno aunque los presos políticos fueron amnistiados dos años después en el gobierno de Belisario Betancur.​

Rosemberg Pabón permaneció viviendo en Cuba hasta marzo de 1990, cuando por un tratado de paz y el llamado a una nueva Asamblea Nacional Constituyente, la guerrilla del M-19 se convirtió en un partido político

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *