Connect with us

Columnistas

Ante la crisis… Acciones mayores y prudencia

Opinión Caribe

Published

on

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza

Diseño, estrategia, difusión han sido respuestas frente a la pandemia, ante las que se han implementado medidas, si bien no las más adecuadas, aceptables, con las que todos debemos colaborar, cosa que como pueblo hemos desatendido en alguna medida. Importa la conservación de la vida, no es este un asunto de juego, sino un problema que se sigue agravando con el paso de los minutos. Obligados estamos a actuar con interés, todos a una, a fin de evitar una profundización mayor de la ya grave situación que enfrentamos en lo atinente a salud, seguridad y economía de la población en general. 

Hay que seguir avanzando en la puesta en marcha de acciones orientadas a atender las necesidades de todos, extremar medidas, insistir en la urgencia que la población acate las disposiciones oficiales, actuar con sentido común si verdad se quiere frenar la cada vez más acelerada expansión del Cornavirus. Se impone unir esfuerzos, cerrar filas en la acogida de disposiciones realistas y efectivas que permitan avanzar en la solución del problema, lo mismo que promulgarse de ser necesario, medidas más drásticas para intentar descender los previsibles efectos negativos y letales que entraña una expansión acelerada de contagios. 

No resiste esta situación torpezas de ninguna naturaleza, sino seguir tomándola en serio y asumiendo el papel que corresponde en la contención y eventual solución de esta crisis. De la misma manera, conveniente diseñar junto con el sector privado políticas de apoyo directo conforme a sus propias políticas de sustentabilidad y responsabilidad social en ruta a favorecer a las distintas unidades productivas, especialmente las más pequeñas, con miras a reducir el impacto de la crisis, lo que es dar un dar un paso firme a acciones serias ante la tragedia que se muestra exponencial. Es caminar en la senda de la unificación de criterios y políticas entre todos los niveles de gobierno, así como que se asuma en conjunto con sectores clave, decisiones drásticas que son las que han surtido efecto en otros lares ante la dimensión del problema. 

No se vale transgredir las políticas de aislamiento social, sino caminar con prisa en las fases subsiguientes de los programas preventivos y de contención de la expansión del virus, endurecer de ser necesario las restricciones de carácter social, privilegiando siempre la preservación de la salud sobre la economía y estar atentos a contribuir para que todo evolucione para bien y mejor. Procurar que se ponga al servicio de la sociedad en general los centros que fueren, además de los médicos y hospitalarios para que sean dedicados a la atención de pacientes graves infectados por el coronavirus.  

Cabe en estas líneas, reseñar que no ha sido de buen recibo qué en medio de las graves circunstancias que vivimos, se sigan cometiendo desaciertos en las más altas esferas de gobierno en Santa Marta y el Magdalena, iniciadas desde la comisión de empalme, integrada por personajes con apenas conocimiento del departamento, luego con nombramientos en el gabinete dejando de lado a los nuestros en gran medida, así como la proliferación de una serie de contratos millonarios favoreciendo amigos de todos partes, menos del departamento. De la misma manera, haciendo a destiempo un giro menor de deuda pendiente al Hospital Universitario Julio Méndez Barreneche, y lo que es peor, aprovechando lo cual para en total fuera de lugar y como si ello le concediera patente de corso para hacer lo que bien le plazca, impartir órdenes, condicionando los dineros y proferir amenazas contra las directivas del mismo. 

Desafueros que han valido para que de manera valiente, enaltecedora, espíritu elevado y pensando en los mejores intereses del departamento, la diputada Patricia Aaron, se pronunciase señalando de manera categórica su desacuerdo por la manera como se están dirigiendo los destinos y recursos de la capital y departamento del Magdalena, al tiempo de alertar a la ciudadanía y comunidad en general respecto de cómo vienen el gobernador y Alcaldesa samaria, aprovechando la pandemia para hacer contratos millonarios e innecesarios, en lo que concita a la población a ejercer una estricta veeduría, a efecto que no se dilapiden los sagrados recursos del erario público.

rubenceballos56@gmail.com Jurista 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *