Connect with us

Ciencia

El impactante vídeo que evidencia como el Covid-19 puede propagarse en 30 minutos

Opinión Caribe

Published

on

Desde que comenzó la crisis del coronavirus, más de cuatro millones de personas se han contagiado oficialmente en todo el mundo, aunque los expertos apuntan a que ese número podría ser inmensamente mayor, incluso multiplicándose por diez. La facilidad con la que se propaga el covid-19 si no se respetan las medidas de higiene y la distancia de seguridad lo hace temible, sobre todo en espacios pequeños y cerrados.

Un ejemplo lo hemos vivido con los diferentes cruceros que han permanecido en cuarentena desde que se desatara la crisis y en los que hubo centenares de casos a partir de un solo infectado. Ahora, un experimento llevado a cabo por una televisión japonesa nos ha demostrado la facilidad que tiene un virus para propagarse en determinadas condiciones.

La cadena NHK, junto a un equipo de científicos nipones, ha llevado a cabo un experimento en un buffet de comida. Invitó a cenar a diez personas a un restaurante donde la comida estaba repartida en diferentes fuentes para que cada uno se sirviera lo que quisiera. Y esparció una pequeña cantidad de pintura que solo podía verse a través de una luz fluorescente a uno de los comensales.

Todos contagiados

Las diez personas se comportaron tal y como lo hubieran hecho en cualquier buffet de comida antes de que estallara la crisis del coronavirus; es decir, compartieron las cucharas y las pinzas para servirse la comida. Después de solo treinta minutos, los responsables del experimento apagaron las lámparas y encendieron una luz fluorescente en la habitación para ver qué había sucedido y los resultados fueron, cuando menos, impactantes.

Todas las personas tenían restos de pintura en sus manos, su cara o diferentes partes de su cuerpo. Todas las cucharas de servir estaban contaminadas con la pintura y había restos en los platos, los vasos, las jarras de agua o las servilletas. La pintura, que servía como ejemplo del comportamiento que podría tener cualquier virus, lo había contaminado todo y las diez personas se habrían contagiado en menos de media hora.

Experimentos como este demuestran cómo tienen que cambiar las cosas en el futuro más cercano: los hoteles ya no podrán ofrecer sus famosos buffets de desayuno, los restaurantes especializados en este tipo de comida tendrán que establecer rigurosos controles de seguridad para poder controlar la propagación del virus y habrá que ver cómo responden los clientes ante este tipo de oferta gastronómica.

La respuesta de los clientes ante la nueva normalidad que se avecina es una incógnita

Hiroyuki Kunishima, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de St. Marianna, ha explicado en la NHK que «un lugar donde un grupo de personas puede tocarlo todo fácilmente se llama superficie de alto contacto y alberga un alto peligro. Es muy importante que tanto clientes como empresarios estén al tanto de los riesgos y tomen las medidas apropiadas».

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply