Connect with us

Columnistas

Esclavo de sus palabras

Opinión Caribe

Published

on

Por: Rafael Castañeda Amashta

El fin de semana se viralizó en las redes sociales y medios de comunicación, un video donde aparece el locutor y humorista, Fabio Zuleta, entrevistando a un “palabrero” wayuu, en el que se referían sobre una supuesta compra y venta de mujeres, del pueblo indígena wayuu que habita la península de la Guajira.

En la grabación se escucha a Zuleta haciendo preguntas, como: “Toda la vida se ha dicho que en la Guajira venden las chinitas. Cuánto cuesta una “chinita” de 20, 22 años pá mí?. Es verdad que las “chinitas” no tienen pelos allá abajo?. Es verdad que no se mueven cuando están “enganchá”?. La que me van a traer a mi, que venga sin pelo abajo y que no se mueva pa´tenerla encerrada”.

El entrevistado, de nombre Roberto Barroso, responde que: “Todavía se venden en toda la región y por ser Usted un conocido, se la dejamos en cinco millones. Hay algunas que todavía no están civilizadas y algunas que se han venido a la ciudad, se han civilizado. Con esto ahora moderno y la musiquita, ya se mueven”.

Desde ese momento, un sentimiento de enojo e indignación se apoderó de gran parte de los colombianos, quienes se expresaron en contra de lo que se considera ofensivo y perjudicial para la dignidad e integridad de la mujer wayuu. La Vicepresidenta de la República, la Ministra del Interior, el Procurador General, diferentes organizaciones, fundaciones y gente del común, repudiaron las expresiones denigrantes de dicha entrevista.

Hasta el Presidente, Iván Duque, se refirió al hecho afirmando que: “Todo el peso de la ley debe caer sobre quienes promuevan el tráfico de personas y la explotación sexual de mujeres o niños. Nada excusa a quienes pretenden vulnerar los derechos humanos de las comunidades indígenas”.

Por todo esto, la Fiscalía General ordenó una averiguación, para establecer el alcance judicial y determinar si hay méritos suficientes, para investigar penalmente a Fabio Zuleta y al supuesto palabrero.

Es un buen momento para que el MinTic, supervise y vigile los contenidos de los espacios y programas, que se transmiten por las diferentes emisoras del país y a la vez, revisar quienes son las personas que están detrás de un micrófono, dándole un mal manejo del idioma y lanzando expresiones vulgares y morbosas, invitando al “perreo” y al “vacile”, donde en muchos casos, la sintonía quieren lograrla con expresiones soeces y de mal gusto.

La radio debe contribuir a difundir los valores y la cultura de una sociedad, respetando siempre la honra de las personas, para generar una convivencia social armoniosa que permita formar ciudadanos de bien. Por esto, la Asociación Colombiana de Facultades y programas universitarios de comunicación, debe aprovechar este caso, para que los futuros profesionales sean íntegros y estén en correspondencia con las necesidades sociales.

El pueblo wayuu ha luchado con las adversidades naturales de la región, como la falta de agua y la aridez de su tierra por la falta de lluvias, pero principalmente se ha enfrentado a la discriminación, el racismo, la marginación y la violencia. Por eso, se hace necesario un trabajo articulado del Gobierno con sus Ministerios y entidades territoriales, para realizar inversiones que generen progreso y ocasionen la erradicación de cualquier tipo de costumbres que puedan afectar la dignidad de las mujeres.

Mientras tanto Fabio Zuleta publicó en su Instagram, un comunicado a la opinión pública, donde afirma: “en forma desafortunada y equivocada con mis comentarios, y sin ninguna intención, generé comentarios inapropiados contra la mujer wayuu, que me han causado un profundo dolor…ofrezco mis más sinceras excusas a todas las mujeres y opinión pública en general”.

Luego de leer el comunicado, pienso que Fabio, muchas veces habrá cantado y parrandeado con esa canción de Poncho y Emilianito, que dice:

Pero hubo un malentendido de parte mía
Porque yo nunca he intentado engañarle.
Por eso es que ahora lloro todos los días
Y me siento arrepentido pero ya es tarde.

Twitter: @RafaelCastane
Facebook: Rafael Castañeda Amashta

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply