Connect with us

Columnistas

¡Hay que rodear al Rector!

Opinión Caribe

Published

on

La universidad del Magdalena es el nuevo caballito de batalla de Carlos Caicedo. Va por ella. El hoy gobernador se le es imposible cerrar ciclos y le encanta vivir en el pasado. Se cree aun rector, y tres veces alcalde y no se concentra en atender la deficiencia social, económica y de salud del departamento que gobierna.

Preocupa su arrogancia y ese tufillo de resentimiento con el que quiere acaparar todas las instancias políticas y sociales. Ahora dirige su resentimiento hacia Pablo, su gran pupilo. El gran secreto a voces: Sí Pablo Vera fue el proyecto de liderazgo más significativo de Carlos Caicedo en la Universidad. Cuando Carlos Eduardo fue detenido en agosto de 2006, Pablo lideró desde la Vicerectoria de Extensión las marchas y despertó en los samarios el sentido de pertenencia por aquel rector en desgracia. Carlos confinado desde su casa en Bavaria Reservado seguía teniendo el poder y el manejo administrativo y financiero de la universidad, designando rectores encargados una de ellas Carmen Yadira Romero Ávila, quien falleció durante su encargo, luego Juan Carlos Did Diazgranados quien renunció a la rectoría por presiones y amenazas. Las presiones que al parecer fueron dirigidas por un sequito del rector en desgracia.

Al hoy gobernador hay que reconocerle la reforma financiera y administrativa de la Universidad. Estrategia que denominó: La Refundación. No se sabe aún si este nombre estaría ligado a la estrategia paralela de los paramilitares de Refundar la Patria, la Provincia. El gobernador desde hace más de 15 años está siendo investigado por las muertes del estudiante Hugo Maduro, del vicerrector Julio Otero y del decano Roque Moreli Zarate quienes murieron en manos de los paramilitares durante su administración como rector. El gobernador hoy niega su cercanía a las elites políticas del departamento involucradas en lo que se conoce como La Parapolítica, -El mayor escándalo de alianza entre paramilitares y políticos con quienes se robaron las finanzas públicas de cada uno de los entes territoriales, incluidas universidades donde se estableció dicha alianza-.

Gobernador no se le olvide que quien le dio la confianza y la entrada a la Rectoría de la Unimagdalena, el ex gobernador Jorge Caballero aquel al que su hoy aliado Gustavo Petro señaló en plenaria del Senado como paramilitar o el también exgobernador José Domingo Dávila Armenta que fue condenado por parapolítica y condecorado por usted como personaje ilustre.

¿Podría dejar de darse golpes de pecho como adalid de la moral y de la ética pública? Permita que Pablo Vera ejerza la autonomía universitaria, la misma que usted tanto divulgaba en la época de Trino Luna Correa. Tiene usted muchas lecciones aprendidas de ese momento histórico. No hay que repetir semejante desgaste administrativo. Gobernador, si está inconforme con las actuaciones de Pablo convérselo dentro de la agenda pública departamental. Usted tiene toda la libertad de promover un nuevo rector. Aplique lo que usted tanto divulgó en su momento “no intervención en política dentro del Alma Mater” deje de torpedear al Rector. No sería justo, que el dolor que le produce aún que Pablo se saliera del rebaño, lo lleve ahora, a tomar decisiones desesperadas o apoyos que nada le favorecen a su campaña de honestidad y transparencia de lo público. Por lo pronto deje al Rector Vera trabajar. ¡Hay que rodear el Rector!

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *