Connect with us

Columnistas

Liderazgo y disciplina

Opinión Caribe

Published

on

Por: Cecilia López Montaño

Pocas veces había sino tan importante que se combinaran de una manera eficiente el liderazgo con la disciplina. Esta reflexión parece especialmente pertinente cuando Barranquilla y el departamento del Atlántico están mostrando cifras muy preocupantes de contaminados y muertes por el COVIID—19. Independientemente de las posibles explicaciones que surjan, la verdad es que esta situación se aparta de aquella en las regiones que han mostrado precisamente el liderazgo necesario y la disciplina de su población. Y no se trata solo de Medellín sino inclusive de otras zonas de la región Caribe como Santa Marta y el departamento de Sucre. Ojalá no se trate de simple subestimación de las víctimas de la pandemia, sino que sea más bien como parece, mejor manejo de esta. Claro que Cartagena ya sobre pasa los límites de esta mala combinación de líderes confusos y de fallas en el comportamiento de la población. Pero el hecho de que Cartagena esté en semejante crisis no debe ocultar lo que sucede en el departamento y la ciudad mejor dotados de la Región Caribe.

Liderazgo: El verdadero liderazgo se reconoce en medio de una crisis porque es en esas circunstancias donde quien tiene el mando de una ciudad, de un departamento y de un país, sabe identificar las prioridades en medio de tantos problemas, actúa en consecuencia y sobre todo, lo más importante se ha ganado tal respeto de la ciudadanía que sus mandatos se obedecen. Esas características no se están viendo ni en el alcalde de Barranquilla ni en la gobernadora del Atlántico. Actuaciones confusas como convocar a una entrega de mercados que llevó a que la ciudadanía incumpliera las normas mínimas para evitar contagios ha sido solo una muestra de las dificultades para que Pumarejo entienda la complejidad del reto que enfrenta. Lo que pasa en Soledad, por ejemplo, la ciudad dormitorio de Barranquilla, demuestra la incapacidad de entender el problema por parte de la gobernadora. Barranquilla y el Atlántico están sufriendo las consecuencias de la falta de control político de una oposición que nació muerta en esta parte del país por el dominio de una sola clase política.

Disciplina: Evidentemente el comportamiento de sectores de la población en esta parte del país que también se han repetido en Cali, no resulta fácil de comprender porque los riesgos son innegables en términos de contagios y muertes. Dos razones para evadir las recomendaciones deben entenderse para poder actuar en consecuencia. Salir a la calle a buscar formas de generar ingresos demuestra que no se han tomado las medidas para garantizar un mínimo de supervivencia a sectores de la población. Barranquilla siempre ha tenido bajos niveles de desempleo, pero acompañados de altísima informalidad, muy por encima de los promedios nacionales. Esta explicación es posible y muestra fallas en las estrategias de emergencia para población desprotegida como los vulnerables. La indisciplina de la juventud es folclor o falta de liderazgo de las autoridades. Urge una respuesta.

 

Contacto  Cecilia López Montaño

E-mail cecilia@cecilialopez.com

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply