Connect with us

Columnistas

Se pasan, con la batalla judicial

Opinión Caribe

Published

on

ricardo villa

El poder no consiste en golpear siempre o con frecuencia sino en golpear oportunamente. Honorè de Balzac.

Por Ricardo Villa Sánchez

La resistencia al cambio y la permanencia en el poder de la política tradicional, tiene un instrumento de mucho valor, que hacen uso, a su antojo o cuando consideran necesario, para, de una forma muy sutil, diplomática, de “buenas maneras”, basado en una hermenéutica de doble racero, judicializar a la política.

Sucede en vivo y en directo, en Latinoamérica, por ejemplo, en la Argentina, en su momento, contra la expresidenta Cristina Fernández, en Brasil con Lula Da silva o su continuidad, con Rafael Correa, en Ecuador, con Fernando Lugo en Paraguay, y ahora con Evo Morales, en Bolivia, entre otros. Pasa en Santa Marta, con el exalcalde y actual gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, y su sucesor Rafael Martínez, en el Distrito. Pasa en Bogotá, y en el ámbito nacional, con Gustavo Petro e Iván Cepeda; con Jorge Iván Ospina, en Cali; Sergio Fajardo, en Medellín; Guillermo Alfonso Jaramillo, en Tolima; Camilo Romero, en Nariño, o en Antioquia, más de una década después. La persecución política, se viste de toga y birrete, para enrarecer los nuevos aires que llegaron al poder, sin hacer parte de las élites políticas excluyentes.

Que le caiga el guante a quien se lo plante. Todo el que tenga deudas pendientes con la justicia, debe saldarlas. Sin embargo, acá cabe la frase que alguna vez escuché: a ningún servidor público, se le niega un proceso. Pero, es que se pasan, como dicen ahora. Sin meter la mano al fuego, o ir al hueco con el muerto, pareciera que, antes entrenarían, para la tortura, a los gorilas, para limpiar a la oposición, a las malas, y ahora, prefieren formar a los operadores de justicia, -o combinar plan pistola con Lawfare-, para cumplir el rol del cancerbero, a las puertas del infierno, del Proceso kafkiano, en que, en la mecedora de la burocracia, la cojera, el tecnicismos, la leguleyada, la genuflexión, el tinterillismo, la negociación, se convierte, esta estrategia, en una brida de una cometa, que tensa el cordel, en las coyunturas propicias, cuando hay poder, cuando se acercan las campañas electorales, cuando se van a tomar decisiones, o cuando toman alto vuelo quienes piensan, y actúan, diferente, y lo sueltan, con un golpe blando, cuando bajan los brazos, tranzan y optan por entregarse a las reglas vedadas del sistema, los hijos pródigos, en lo que se acostumbra; o eligen resistir, así eso signifique enfrentar a un gladiador, a mano limpia.

La Lawfare, o batalla judicial, sin desmeritar el crucial papel del acceso a la justicia en la institucionalidad democrática, se torna en un ángulo absurdo, y, por demás perverso, del equilibrio de poderes, de los pesos y contrapesos, del pluralismo, de la democracia. Con la varita del mago, invisibilizarían los casos de corrupción de los amigos del régimen y lograrían desprestigiar a los opositores, con todo el peso de la ley, de los massmedia, de la opinión pública, del cerco normativo. Al final de cuentas, con lo que se alcanzaría el propósito de vencer en los estrados judiciales, con la verdad procesal, que no es la única, a quienes recibieron el mandato popular soberano en las urnas y se deben a la ciudadanía.

A veces, pareciera, también que ni siquiera consideran vencer, sino mantener a la expectativa, mellando moral, económica y socialmente, impidiéndoles cumplir con sus programas de gobierno, bloqueando sus iniciativas o dejando la imagen por los suelos, de quienes ponen en la palestra pública, con cifras escalofriantes de impunidad, en procesos de largo aliento, que avanzan a paso de procesión de jueves santo, dilatándose, cuando la marea baja, y subiendo como espuma, cada tanto tiempo, cada nuevo periodo de gobierno, cada elección, mientras, se untan de la mantequilla a los actores claves, o pasa el chaparrón mediático, en el que de buenas a primeras, con la chiva, que llora por un solo ojo, condenarían a los proscritos, que osan apartarse del régimen, a

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *