Connect with us

Columnistas

La Asamblea bajo fuego

Published

on

Por YO, el Columnista

En lo corrido del año, sin duda, el balance frente a la Asamblea ha sido negro para la gobernación del Magdalena. Como suele hacerlo, el gobernador Caicedo, fiel a su estilo cuando alguien o algo lo incomoda, urdió una estrategia para anular esta Corporación de sus dinámicas de administración, y por mas absurdo que esto parezca en una democracia, el propósito continúa implacable. El interés -o vanidad-del gobernador claramente es lograr, en esta oportunidad, un plan de desarrollo a su gusto, sin otras visiones, ni siquiera de las de ley. Pero como el paso por el Consejo Territorial de Planeación y la Asamblea es forzoso, el astuto propósito fue el de presentar el documento como todo un galimatías.

Referente al Consejo Territorial de Planeación basta con indicar que el plan de desarrollo, en su versión actual, no ha sido puesto a su consideración, de suerte que los consejeros -que encontró nombrados e intentó cambiar a principios de año- no conocen el documento y por tanto no han rendido concepto sobre el mismo. En cuanto a la Asamblea, iniciemos por decir que le fue presentado a finales de abril un farragoso texto que ni siquiera cumplía con la estructura de un plan de desarrollo. La Jefe de Planeación, erudita en el tema, con experiencia en el DNP, en aquella oportunidad, olvidó incluir los indicadores. Entretanto el presidente de la comisión primera Alex Velásquez laxamente no exigió al ponente cumplir su encargo en mayo. Un mes completo transcurrió en este intríngulis.

Hasta el 15 de junio se radicó el documento modificado, justo al vencimiento del plazo extraordinario entregado por el Decreto presidencial 683/20. Esta versión, ciertamente, al cambiar el número de líneas, programas y proyectos e incluir una variación presupuestal de $ 1,5 billones adicionales, constituía un nuevo plan.

Posteriormente, como verdad de Perogrullo las cifras se recortaron en $ 1,1 billones de acuerdo con el informe de ponencia radicado el 30 de junio. Ocho días mas se debieron esperar para que presidente de la comisión primera citara y empezó con ello un rosario de presentaciones y modificaciones que hasta este 12 de julio estuvo formulando la jefe de Planeación y la bancada que irrestrictamente lo respalda (Noya, Velásquez, López). Y si las confusiones del documento y las dilaciones no fuesen suficientes, este domingo 13 de julio se sumaron las escusas de los diputados gobiernista Noya y López.

Las oportunas y necesarias observaciones formuladas por los diputados Molina, Aarón y Durán, relacionadas con la necesidad de priorizar sectores de inversión como agua potable, desarrollo rural, productividad y empleo, así como las que seguramente realizarán los diputados de otras comisiones cuando se cite a plenaria, pueden quedarse sin efectos toda vez que restan sólo tres días en los que se deben celebrar tres sesiones no continuas, de acuerdo con el reglamento.

Que no llueva o que el sol se detenga como en aquel paisaje bíblico, pues como vamos solo un milagro impedirá que se concrete el juego de dilaciones y confusiones creado por el gobernador para aprobar un plan de desarrollo por decreto sin las necesarias y justas apreciaciones de la Asamblea y el Consejo Territorial de Planeación.

 

 

 

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply