Connect with us

Metrópolis

Cr Vallejos, My Pinzón y Pt Mendoza en la línea de mando de custodia de las armas robadas

Opinión Caribe

Published

on

OPINIÓN CARIBE entrevistó en exclusiva al Mayor Rolando Pinzón García, uno de los implicados en el caso del robo de más de 240 armas de fuego, algunas artesanales y otras industriales incautadas en procedimientos judiciales a delincuentes y que debían estar bajo custodia de la Policía Metropolitana de Santa Marta.

Este escándalo que involucró al comando de la Policía Metropolitana se destapó en el 2016, cuando estaba a cargo la coronel Sandra Vallejos Delgado, actual secretaria de Seguridad del Distrito. Conozca cuál fue su responsabilidad en el caso y cómo avanza actualmente el proceso.

OPINIÓN CARIBE: ¿Cuál es el estado actual del proceso?

Mayor Rolando Pinzón: Hasta octubre del año pasado nosotros nos encontrábamos a la espera de la audiencia preparatoria, que es la que da inicio al juicio, desde agosto del 2016 se ha tratado de hacer esa audiencia, tres años tratando de hacer esa audiencia y siempre se aplazaba por diversas circunstancias; que porque la Fiscalía no asistía, que no asistía algún abogado o alguna persona, porque los abogados no asistían, siempre había una excusa para hacer la audiencia, dejando en claro que siempre y en todo momento yo o mis abogados hicieron parte de estas audiencias, nunca dejaron de asistir a ellas.

En octubre del 2019 el juez que lleva nuestro proceso dijo no un momento, llevamos tres años en este caso, tratando de hacer este proceso, esta audiencia se hace hoy y punto; se puso un poco bravo el juez del caso. La Fiscalía pidió 10 minutos de receso y una vez se cumplió el tiempo, la fiscal del caso solicitó la nulidad del proceso a partir de la imputación de cargos, que son los delitos que le dicen usted cometió para poder estar dentro de un proceso, es decir, el proceso volvió a la etapa de investigación preliminar, quiere decir que volvimos a enero del 2016.

En noviembre en una audiencia el juez aceptó la nulidad del proceso, dijo que aceptaba la nulidad del proceso por las circunstancias y los argumentos que la Fiscalía había suministrado. Quiero aclarar que esta Fiscalía no es la misma que solicitó la recaptura he inicio el proceso, quiero aclarar que esta Fiscalía no es la misma que solicitó la orden de captura e inicio el proceso, esta es una Fiscalía especializada; la que hizo todo el proceso anterior es una Fiscalía Seccional en cabeza del fiscal Leopoldo Montes Dávila.

Ese proceso está en etapa preliminar, no hay sindicados, no hay implicados de nada, volvimos a ceros porque la Fiscalía pidió la nulidad del proceso.

OC: ¿Quién se robó las armas?

Mayor Pinzón: Desde el día cero las armas se las robó la patrullera, está claro en el proceso, hay declaraciones, hay entrevistas de personas que afirman que la patrullera fue la que se robó las armas, hay personas que afirman que ella se llevó las armas a una vivienda, que ella negociaba las armas y toda esa información la ocultó la Fiscalía para poder hacer un show mediático y capturarnos a nosotros.

Hay declaraciones de ella misma posteriormente aceptando estos hechos y diciendo que yo no tengo nada que ver en eso, y la Fiscalía en su momento ocultó la información.

OC: ¿Por qué la Fiscalía ocultaría la información como usted menciona?

Mayor Pinzón: Porque quería ocultar la realidad de los hechos, quería sacar a funcionarios de la Fiscalía que tenían acción directa e indirecta sobre los hechos, quería hacer un show mediático el fiscal del caso conmigo, capturándome a mí, porque yo era el más notorio, era el jefe de la Sijín.

OC: ¿Quién está detrás de lo ocurrido?

Mayor Pinzón: No le puedo decir eso, hace parte de mi mecanismo de defensa, para que si vamos a un juicio demostrar muchas cosas. Porque yo si hice la tarea, tenemos elementos probatorios para demostrar que no tuve nada que ver y que hay muchas personas involucradas en eso. Yo sí hice la tarea.

Una declaración tan importante como es que una funcionaria de la Fiscalía encuentre a esta persona (La patrullera) haciendo documentos falsos, los coja, los rompa, se lo informe al Fiscal Galvis y él no tome ninguna decisión. Esa es falsedad en documento público, es un delito, hay una omisión de denuncia y eso nunca se investigó.

En el proceso claramente señalan que la patrullera tenía relaciones sexuales con el fiscal ahí dentro de la oficina, y ni siquiera se remitió para que se investigara de forma disciplinaria. No es mentira, eso está en el proceso, la misma patrullera lo manifiesta, hay entrevistas donde ella manifiesta que ella tenía relaciones sexuales con el fiscal en la oficina y la Fiscalía no quiso investigar eso.

OC: ¿Las armas fueron entregadas a Los Pachencas?

Mayor Pinzón: Esa fue una declaración que hizo irresponsablemente el director seccional de Fiscalía en su momento en rueda de prensa, y el mismo fiscal Leopoldo Montes en la audiencia de imputación de cargos le tocó desmentir eso, diciendo que no había prueba o evidencia alguna que esas armas fueran para la banda criminal ‘Los Pachencas’ él mismo en la audiencia lo dijo, y es que ahí estuvieron periodistas y escucharon eso porque esa audiencia fue pública.

En el proceso está claro y evidenciado, por testigos y por personas que participaron en el hurto de las armas, que dicen que esas armas se vendieron al mejor postor, a cualquier persona.

OC: En ese entonces la comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta era la coronel Sandra Vallejos, ¿Ella estaba al tanto de lo que estaba sucediendo?

Mayor Pinzón: Ella era la comandante, cómo no iba a saber, es que de donde se robaron las armas era el armerillo del comando de la Policía Metropolitana de Santa Marta, el mayor Rolando Pinzón no tiene nada que ver con ese armerillo, no depende de él. Ese armerillo es responsabilidad del presidente de la comisión de armamento, que era el subcomandante de la Policía Metropolitana en ese momento y a su vez de la comandante de la Policía Metropolitana.

Yo no tenía nada que ver con esas armas, porque no estaban ni en custodia ni en poder mío, yo no custodiaba esas armas, se custodiaban en el grupo de armamento en el armerillo del comando de la Metropolitana de Santa Marta.

OC: ¿Sandra Vallejos tiene responsabilidad por ser la comandante de la Policía en ese momento y su jefe inmediato?

MP: La coronel Sandra tenía la responsabilidad de aperturar la investigación disciplinaria contra la patrullera cuando yo lo denuncié en julio del 2019, sobre una denuncia penal contra esa patrullera por ella estar pidiendo plata en un proceso penal.

Si se hubiese hecho eso de manera inmediata esta persona hubiera sido sancionada, no se hubiera evitado que la patrullera se robara las armas, pero si una gran cantidad. No entiendo cómo la coronel al yo solicitarle la investigación disciplinaria nunca aperturó una investigación disciplinaria, tenía que preguntarle a ella por qué no ordenó la investigación contra la patrullera.

Porque lo hace es después de que nos capturan y después de que se enteran de que yo públicamente en la audiencia entregué los oficios donde solicité que a la patrullera la investigaran.

(…) La coronel Sandra no ordenó la apertura de la investigación ¿Por qué? No sé pregúntele a ella, yo desconozco, yo informo que investiguen disciplinariamente a la patrullera y ella no lo hace, lo hacen es en abril del 2016 después de que nos capturan y se enteran que yo había oficiado y yo tenía como prueba ese oficio, que esa denuncia era parte de ese proceso.

OC: ¿Bajo quién cae la responsabilidad por el hurto de las armas?

MP: Bajo el jefe de armerillo del armamento y de ahí para allá bajo el subcomandante de la Metropolitana de Santa Marta y de ahí para allá sobre la comandante de la Metropolitana de Santa Marta, porque orgánicamente así es la dependencia como tal, así funciona.

No quiere decir que ellos sean los responsables del hurto de las armas, porque esas armas al día de hoy salieron con unos oficios supuestamente falsificados, pero es que no se ha podido establecer ni siquiera si esos oficios son falsos o no, el fiscal Galvis aceptó que 18 oficios, de los 130 y pico oficios fueron firmados por él y son firmas de él.

De esos 18 oficios la gran mayaría, creo que unos 15 si no me estoy equivocando, salieron armas supuestamente para destrucción, y entonces por qué la Fiscalía no ha investigado eso, si el mismo fiscal del caso donde trabajaba la patrullera firmó oficios originales.

OC: ¿Cómo es posible que se saquen más de 240 armas sin que se prendan las alarmas en la Policía?

MP: Las primeras armas que salieron, los primeros 18 o 20 oficios fueron originales, fueron procedimientos legales, fueron firmados por el fiscal, que presumo yo, que la patrullera aprovechó las circunstancias para seguir enviando documentos e ir sacando esos oficios, porque los oficios salían documentos supuestamente legales.

La patrullera trabajaba en despacho de la Fiscalía, ella llegaba con esos documentos, con la orden para hacer la destrucción, y hacía que el intendente le firmara las actas, los documentos, los libros de salida, todo legalmente, ella se llevaba las armas. Es que allí no se robaban las armas en el sentido de que las cogí y me las lleve a escondidas, todo tenía soporte documental.

OC: ¿Cómo se dieron cuenta de que las armas faltaban?

MP: Nosotros capturamos a una persona, esa persona estaba capturada por porte ilegal de armas, esa arma era de una persona a la que se la habían robado hace unos meses, el juez da la orden de devolverle el arma al señor porque es propiedad de él, él va y solicita el arma y cuando se dan cuenta que el arma no está, se dan cuenta que la sacó la patrullera con un oficio del fiscal, ella ya estaba trasladada a Bogotá, llaman a la patrullera y le dicen que qué pasó con esas armas, que ahí hay un oficio que ella firmó en donde supuestamente el fiscal le da orden de sacar esas armas, dice si si, yo les voy a contar, apaga el celular y no le vuelve a contestar a los policías.

Después que ella no contesta llaman al fiscal y le dicen: Fiscal usted firmó este oficio dando la orden de retirar estas armas, el fiscal supongo revisa en sus archivos y dice que no, que él no ha dado la orden y ahí es cuando se sabe que se perdió un arma, cuando se empieza a verificar parece que son más o menos 238, 236 oficios de los cuales el fiscal acepta que firmó 18 los otros resultan que son falsificados y ahí es donde se establecen todas las pérdidas de las armas.

Para ese tiempo yo ya no era jefe de la Sijin, porque yo ya estaba pendiente de un traslado para Bogotá, ahí acaba de llegar el nuevo jefe de la Sijin que lamentablemente hace 3 días falleció.
Así es que se sabe y empiezan a revisar todo, la Policía al otro día ubica a la patrullera en su residencia porque ella no llegó a trabajar y le dicen: venga usted por qué está escondida, la están buscando en Santa Marta por unas armas y ella empieza a maquinar todo ese juego.

OC: ¿Por qué se dio su retiro de la policía de forma discrecional, si su participación ya estaba esclarecida?

MP: A mí no me llamaron a calificar servicios, o me retiran de la Policía después que se esclarecieron los hechos no, eso fue que casi de manera inmediata. Los hechos sucedieron el 28 de enero, se supo del hurto de las armas el 28 de enero, y el 29 de enero ya estaba el inspector general de la Policía Nacional en Santa Marta haciendo todas las averiguaciones sobre lo sucedido y el 1 de febrero del 2016 solicitaron el llamamiento a calificar servicios a mí, casi 3 días después de que se supo lo de las armas.

A mí me capturan, yo me encontraba en vacaciones, porque tenía muchos meses de vacaciones y a mí me capturan estando todavía activo, pero estaba con el tiempo de vacaciones y todo el proceso. El llamamiento a calificar servicios tiene un tiempo, porque tiene que pasar a una junta asesora, la junta asesora se la pasa al Ministerio, el Ministerio aprueba y ordena la resolución del llamamiento a calificar servicios.

OC: ¿Por qué una parrillera tiene un rol tan importante en todo el proceso? ¿Quién era el superior a cargo de la patrullera? Confirme la línea de mando

Mayor Pinzón: Ella trabajaba en una unidad investigativa, esos funcionarios que hacen parte de la unidad investigativa están adscritos a diferentes Fiscalías, esa patrullera en particular estaba adscrita a la Fiscalía tercera especializada.

En una primera ocasión donde supuestamente se hizo la primera descongestión de esas armas, y donde se ordenó la destrucción de unas armas, en donde el fiscal Leopoldo Montes aceptó que él había sido el que las había firmado de forma original y legal, ella trabajaba para él. Ella fue quien hizo la primera destrucción de municiones y entonces se quedó con esas armas que el fiscal afirmó que él hizo procedimiento.

Asumo yo, bajo mi presunción, que ella vio la oportunidad de seguir robándose esas armas, con esos oficios y fue así.

La patrullera recibía órdenes de la Policía Judicial y del fiscal tercero especializado que es de apellido Galvis, todos los trabajos que salían de ese despacho tenía que hacerlo ella, ella permanecía en esa oficina y en ese despacho todos los días laborales; pero policialmente ella tenía un jefe jerárquico que era una teniente, la subteniente María Fernanda, esa teniente tenía un jefe jerárquico que era el subjefe de la Sijín y después seguía yo, que era el tercero en la línea de mando directo sobre la patrullero. (..) La patrullera dependía de la teniente, la teniente del capitán y el capitán directamente de mí.

OC: ¿Quiénes más están involucrados en el proceso judicial?

MP: Fueron involucrados los armerillos, tres armerillos, el jefe del almacén de armamento, un patrullero de la Sijin y fue involucrado al proceso un civil.

OC: ¿Por qué resultó un civil involucrado en el proceso?

MP: Porque ese civil se autoincriminó, fue a la Fiscalía y mediante un interrogatorio aceptó su participación en los hechos. Él manifestó que ayudó a la patrullera a sacar esas armas de fuego, él aceptó que participó en ese proceso de las armas de fuego y aceptó que la patrullera tenía que ver con eso, involucró a otras personas y fue quien siempre dijo que yo no tenía nada que ver con eso.

Ahí fue donde el fiscal Leopoldo Montes le aceptó a esa persona su incriminación, ordenó su captura, ayudó para que capturaran a otra persona, otro policía frente a esos hechos, pero, frente a los argumentos donde decía que yo no tenía nada que ver, diferente a los argumentos que decían que la que la patrullera Jennifer era quien le entregaba esas armas a él para que las guardara en una casa y así cobrar después una comisión por eso, el fiscal nunca quiso aprobar eso y no lo tomo como elemento probatorio.

El civil estaba casado o tenía una unión de convivencia con una prima de la patrullera, él vivía con una prima de la patrullera y por eso es que la patrullera le pide que la ayude a sacar esas armas. La función de él era esperar a la patrullera cerca al comando de la Policía, una vez ella sacara las arnas se las entregaba a él, él iba a una casa que tenían predestinada e iban y le entregaban esas armas a una tercera persona, al tiempo llegaba la patrullera revisaban las armas que ella le había entregado a ese muchacho y le pagaba $200.000, creo que dice la declaración, por entregar esas armas.

Después la patrullera le dice que si le ayuda a vender esas armas recibirá una comisión por las mismas, dicho por él en el interrogatorio no es dicho por mí.

OC: Existen suspicacias porque en el año que se robaron las armas coincide con el menor índice de asesinatos en Santa Marta, último año de gobierno Caicedo donde se retoma el mercado público. ¿Existió algún tipo de pacto a cambio para bajar los índices de homicidios en Santa Marta? ¿Hubo un acuerdo para ello?

MP: No jamás, aquí se dieron cuenta que se desarticularon en ese tiempo 3 organizaciones importantes. Cuando yo llegué en enero del 2013 vimos un panorama de violencia acrecentada fuertemente en Santa Marta ¿Cuál era la situación? Existían grupos armados, que se identificaron en orden de violencia, los que más hacían violencia en ese momento: el grupo de los Giraldo, Los Rastrojos, Los Urabeños y la Oficina del Caribe, eran las 4 organizaciones o bandas criminales que se dedicaban al homicidio, a la extorsión, al dominio territorial, al narcotráfico.

(…) Esa baja de criminalidad no fue por un pacto que haya habido, eso s mentira, fue porque se destacaron las organizaciones criminales en ese momento, estaban diezmadas, no es por otra cosa. Entre esos bandidos nunca hubo pacto.

OC: ¿Qué pasó con las armas robadas?

MP: Según lo que pude establecer esas armas la patrullera las vendía, ¿A quién? Al mejor postor, ¿Dónde están? No sé, ¿Dónde hubieran podido estar todas las armas si la Fiscalía hubiese hecho un trabajo pormenorizado? Hubieran cogido por lo menos la mitad, pero, en vez de establecer la verdad lo que hizo fue llevarle la cuerda y aprovecharse de las declaraciones de la patrullera que era quien realmente sabía dónde estaban las armas, porque ella acepta que tenía las armas en su poder.

OC: Existía el rumor que había oficiales de la policía en la nómina de ‘Los Pachencas’, entre esos usted, ¿Es cierto?

MP: No existía, como yo voy a estar en la nómina de ‘Los Pachencas’ si yo lideré el proceso de judicialización contra ellos, nosotros capturamos al hermano de Chucho Mercancía, nosotros fuimos los que judicializamos y capturamos en Medellín a alias ‘Carevieja’ que era el financiero de ellos y era el sobrino de Chucho Mercancía y era el que le manejaba todo el narcotráfico en Cartagena, Barranquilla y Santa Marta (…) Usted cree que si yo estuviera en la nómina de ellos hubiera capturado al hermano de ‘Chucho mercancía’ en el Cesar y estaría capturando a alias ‘Carevieja’ que era su sobrino.

Siempre sucedió eso, cuando nosotros judicializamos a los Giraldo, todos dijeron que yo trabajaba para Los Rastrojos, porque le había quitado los enemigos a Los Rastrojos y alias ‘Neo’ se había vuelto el dueño de Santa Marta por mí. Cuando judicializamos a Los Rastrojos dijeron que yo trabajaba para los Urabeños y que yo era nómina de los Urabeños y cuando capturamos a los Urabeños empecé a trabajar en la nómina de Los Pachencas, ¿Qué me faltó a mí? Tiempo, donde yo capturo a Los Pachencas entonces yo ahorita era jefe y trabajaba para no sé quién este ahorita liderando esa mier**.

 

 

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *