Connect with us

Columnistas

Santa Marta, de mal en peor

Opinión Caribe

Published

on

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza*

Sumida se encuentra la ciudad en infinidad de problemas públicos, siempre latentes y sin solución en estas tres últimas administraciones, sobre los cuales he escrito, lo que por todos los medios habían tratado de ocultar mediante informaciones mentirosas con encuestas amañadas, que por fin alguna de ella empieza a mostrar en sus realidades. Problemas graves que adquieren cada vez más importancia debido a la necesidad de orientarlos de la mejor forma y manera posible, mediante una integral estrategia de desarrollo, si en verdad no queremos sucumbir como ciudad. No tiene presentación que no haya sido posible en más de dos lustros que un proceso de esta naturaleza no haya sido adelantado de forma práctica, estructurada y con las variantes instrumentales que se hubieran querido, en lo que positivo era frente a los problemas, sumar actores que bien y mejor pudiesen intervenir en su solución, mediante una realista identificación y selección a partir análisis, consultas e intercambios con organizaciones, comunidad e inclusiva participación general, en dirección a fortalecer nuestro desarrollo local, sin polarizaciones y divisiones de clases sin sentido.

Nada que vemos direcciones por objetivos, ausentes las políticas públicas, campea el desgobierno, huérfano todo atisbo de verdadera planificación; administración, gestión y gerencia, de vacaciones; ninguna adecuada elaboración de escenarios Distritales que respondan a un esfuerzo de especialistas e investigadores en el perfeccionamiento del proceso de planificación municipal; procedimientos y metodologías que no se ven en cuanto a su adaptación a nuestras particularidades; de tal manera que no hay cuando ver posibilidades ciertas respecto a toma de decisiones acordes con las condiciones y problemáticas que cada día y cada da vez más nos agobian en alto grado, al representar la Alcaldía Distrital un ejercicio de tiempo completo, al igual que la gobernación, ante ello, no se pueden acumular dichas funciones en cabeza de una sola persona.

Esperamos que se gobierne, que se diseñe una política integral a todo nivel, a fin que pueda responderse a las necesidades de desarrollo de la sociedad encaminada a satisfacer las demandas de la población e incentivar su participación en la construcción social. Igualmente que se convoquen procesos que permitan perfilar como corresponde las acciones de futuro; esto es, conocer con objetividad los problemas a resolver para evitar gastos innecesarios y así cubrir en mejor forma a la ciudadanía en su papel de objeto y sujeto de los procesos de desarrollo, como parte de esa construcción social, con obras importantes y realizaciones de trayectoria, como es por ejemplo solucionar de una vez por todas el tema del agua y el deficiente servicio de salud, víctima este último del abandono y la corrupción.

Llegado a este punto, lógico es que no voy a desgastarme en la señalización de los uno y mil problemas, graves dificultades que acusamos, por ser ellos de público conocimiento y sufriéndolos en carne propia está la ciudadanía samaria hoy en día. Tales problemas están ahí, creciendo y dificultados por la total falta de gobierno, expresada en visiones diferentes respecto del carácter prioritario que amerita se determine un ordenamiento a partir del resultado de los estudios, análisis e informaciones, a fin de marcar el diseño de una estrategia de desarrollo y la política pública que marque y paute asegurar soluciones.

Interesa dado su impacto social, profundizar en nuestras problemáticas que demandan atención prioritaria, debido a que indudablemente, están fuertemente asociados a la calidad de vida e integral progreso de los habitantes del municipio, sin que ello signifique menospreciar el resto de los problemas que tenemos, sino que sean una referencia para las instancias de gobierno y sirvan de fuente para el diseño de esa estructurada estrategia de desarrollo y política pública que requerimos, reclamando la ciudadanía medidas efectivas por una parte para prevenir el COVID – 19 y, por otro lado, alternativas de solución a la crisis generada, con el aumento de camas UCI, el funcionamiento publicitado politiqueramente de la Clínica Saludcoop, fortalecimiento del personal médico, entre otras, que llenen de fe y optimismo a la población, invadida hoy en día de pesimismo. Es hora de las soluciones dejando de lado las peleas propias de las Elecciones en bien de la comunidad. rubenceballos56@gmail.com *Jurista

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *