Connect with us

Unidad Investigativa

¿Un Parapolítico Impune?

Opinión Caribe

Published

on

Del sonado Expediente 85 que puso tras las rejas a varios dirigentes políticos de Santa Marta, lo último que se supo fue que, Fernando Pareja, vicefiscal de aquel entonces, ordenó que se investigará a los funcionarios que, sin hacer un análisis concreto de las pruebas, desvincularon del proceso al prestante periodista Ulilo Acevedo Silva. Ahora que Hernán Giraldo Serna está en el país, obligatoriamente tendrá que hablar de este asunto, que parece haber quedado sepultado por el tiempo y por muchos otros expedientes.

Por: Víctor Rodríguez Fajardo

A principios del año 2021, el investigador Ariel Ávila esbozó un cuadro de las situaciones que prioritariamente tendrá que ayudar a resolver Hernan Giraldo Serna en la ciudad y el departamento. De los muchos asuntos que ahí enuncia, el reconocido periodista toca un caso que ha ido durmiendo lentamente el sueño de los justos: “el apoyo que, según muchos líderes entrevistados le brindó al señor Ulilo Acevedo Silva, dueño de un periódico de Santa Marta”, cuando este fue candidato a la Asamblea Departamental, resultando electo con gran votación en la zona de influencia paramilitar.

Los favores a los que se refiere Ávila fueron objeto de investigación en el año 2009 por parte de Carmen Luisa Cardozo, Fiscal 25 Especializada Antiterrorismo, luego de que en la primera diligencia realizada en septiembre de 2007, Giraldo Serna hablara sobre los nexos que tuvieron algunos políticos con el grupo paramilitar para obtener apoyo económico y electoral en las zonas de influencia de la organización criminal y de interés proselitista para los implicados, entre ellos: Edgardo Vives Campo (QEPD), Miguel Pinedo Vidal, José Domingo Dávila, Eduardo Dávila, Luis Vives Lacouture, Hugo Gnecco Arregocés, Trino Luna Correa, Euclides Gómez Forero, Romualdo Macías Sobrino, Guillermo Rueda Vesga, Enrique Caballero Aduén y Ulilo Acevedo Silva, este último, aún indemne de sanción y sin ningún juicio por estos hechos tan graves.

La Resolución que ordenó la apertura de la investigación fue expedida el 18 de febrero de 2009, vinculándose a varios de los antes mencionados, todos condenados, excepto el actual Director del periódico Hoy Diario del Magdalena. Los hechos que motivaron tal decisión fueron expuestos en aquella primera versión libre de Hernán Giraldo. Diligencia de descargos donde el exjefe paramilitar indicó además, que dichos encuentros se llevaron a cabo en varios lugares, uno de ellos: la finca El Mamey, propiedad del narcotraficante Álvaro Padilla.

La carrera periodística de Ulilo Acevedo ha estado marcado por los múltiples homenajes y reconocimientos

Para aquel entonces, la penetración del paramilitarismo era tal, que sus tentáculos estaban al interior de muchas entidades del Estado de distinto orden y con distintas funciones. La denuncia que hiciera en el Congreso Gustavo Petro sobre la infiltración de los paracos en la plenaria del cuerpo colegiado, escaló a tal nivel, que en casi todos los departamentos del país hubo investigaciones y condenas a tutiplén. En el Magdalena hasta ahora, como dice Ariel Ávila, hay un solo caso impune.

Adriano Sánchez Comas, otro de los reconocidos paramilitares de la ciudad y quien ha colaborado con la Fiscalía, explicó que en el año 2000 cuando se oficializó la campaña: “En el sitio conocido como Puerto Nuevo se llevó a cabo una reunión donde se llevaron conjuntos musicales y a la cual asistieron Alonso Ramírez, el señor José Dávila Armenta que iba para la Gobernación y Ulilo Acevedo Silva, quien lo acompañaba porque iba para la Asamblea Departamental”.

Los agasajos bien amenizados que comenta Adriano Sánchez y las reuniones  sostenidas por Acevedo Silva y Giraldo Serna dieron sus frutos, porque el muchas veces condecorado periodista resultó electo en aquel debate, obteniendo la única curul del Partido Conservador Colombiano en la Corporación Coadministrativa Departamental.

En el oficio número 616 con fecha 20 de junio de 2008, firmado por Ricardo Montoya Infante y Ruth María Escobar como Delegados del Registrador Nacional para la circunscripción Magdalena y que obra dentro del Expediente 85, se detallan las mesas y lugares donde están distribuidos los 17.875 votos obtenidos por el prestante periodista en las Elecciones Regionales del año 2000.

Pormenoriza el citado documento los siguientes guarismos: en la ciudad de Santa Marta sacó 10.038 votos; Algarrobo: 11; Aracataca: 576; Ariguaní: 18; Cerro de San Antonio: 18; Chivolo: 13; Ciénaga: 2.203; Concordia: 71; El Banco: 649; El Piñón: 15; El Retén: 171; Fundación: 551; Guamal: 860; Nueva Granada: 10; Pedraza: 17; Pijiño del Carme: 52; Pivijay: 59; Plato: 169; Puebloviejo: 347; Remolino: 13; San Ángel: 9; Salamina: 5; San Sebastián: 340; San Zenón: 475; Santa Ana: 417; Santa Bárbara de Pinto: 175; Sitio Nuevo: 173; Tenerife: 38; Zapayán: 5; Zona Bananera: 939.

El caudal electoral que le otorgó la curul a Acevedo Silva en la Duma Departamental, coincide con la zona de control militar, político y de terror del Frente Resistencia Tayrona. En una declaración ante la Procuraduría 48 Judicial Penal, Hernan Giraldo Serna explicó cuál era la comprensión territorial en la que estuvo operando su organización criminal: “en la zona nororiental de la Sierra Nevada, vertiente norte. operamos desde el Río Palomino hasta Minca, de ahí abrimos zona hasta San Pedro de la Sierra, municipio de Santa Marta, corregimientos de Bonda, Mendihuaca, Perico Aguao, Marquetalia y Parrandaersa.”

Magalys Ortiz, Líder Comunal de la región relató a la Fiscalía muchos detalles sobre la logística utilizada para convocar y ejecutar las concentraciones políticas, además, la ferocidad de la justicia paramilitar, que obligaba a las personas a pedir permiso o aprobación de cualquier acción ante la posibilidad de ofender a los regentes armados y ser fusilado. La Líder Comunal valida las versiones que hablan de la instrumentalización del electorado en la zona de influencia del Bloque Resistencia Tayrona en favor de varios políticos, entre ellos, Ulilo Acevedo Silva. “El control político ejercido por Hernan Giraldo en la zona fue absoluto: controlaba todas y cada una de las veredas de la Sierra Nevada de Santa Marta. No podía tomarse una decisión en cualquier tema si Hernan no daba la orden”, dijo la mujer ante la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia.

 

OTROS ‘PARACOS’ CONFIRMARON LA VERSIÓN DE ‘EL PATRÓN’

Hernán Giraldo Serna se ha ratificado en múltiples ocasiones de estas versiones que dan cuenta del éxito electoral que tuvieron los personajes por él apoyados. Otro que también se ratificó fue Adriano Sánchez Comas: “En esa reunión acordamos votar por el señor Chelo Dávila a la Gobernación del Magdalena y a la Asamblea Departamental por el señor Ulilo Acevedo Silva, quien fue diputado del Departamento del Magdalena porque lo apoyamos políticamente nosotros”, detalló; a renglón seguido, expuso que a cambio de los apoyos le tuvieron vinculado a una entidad administrativa como cuota burocrática. “La contraprestación fue que me dejaran a mí, como yo trabajaba en la Gobernación, para que siguiera en mi cargo. Estuve allí todo el mandato de Chelo Dávila hasta que el 19 de enero de 2003 la administración de Trino Luna me declaró insubsistente”, dijo el exparamilitar ante la Fiscalía.

En febrero de 2009, en una diligencia de versión libre, el temible paramilitar Adán Rojas Ospino, jefe máximo del ‘Clan de Los Rojas’, quien también operó criminalmente en la ciudad de Santa Marta, dijo conocer a Ulilo Acevedo Silva y de los apoyos tanto económicos como políticos que este recibía de Giraldo Serna en sus aspiraciones proselitistas: “Sé que lo apoyaba Hernán Giraldo. El que lo financiaba era él: Hernán Giraldo”.

También dijo conocerlo Adán Rojas Mendoza. Según éste, el reconocido periodista se entrevistaba con los paramilitares para averiguar sobre la comisión de asesinatos, además, que Acevedo Silva estaba a órdenes de Giraldo Serna y que incluso, el exjefe paramilitar era accionista del Hoy Diario del Magdalena. “Conozco a Ulilo Acevedo Silva, uno alto, lo vi una vez, subió por lo lados de Minca. Subió a hablar conmigo porque en la ciudad habían asesinado a un periodista, entonces él estuvo hablando para que se averiguara algo sobre la muerte. Con ‘Los Rojas’ no hubo relación, con Hernán Giraldo sí, siempre mantenía una relación, eso lo sabíamos. Él, Ulilo, hacía lo que Giraldo le decía, incluso se comentaba que Giraldo tenía acciones en el periódico» manifestó Rojas Mendoza al ser cuestionado por la Fiscalía.

En ese mismo sentido son también las declaraciones de otro de los integrantes del ‘Clan de Los Rojas’: Rigoberto Rojas Mendoza, quien reafirma lo dicho por su papá y hermano en diligencias separadas y espontáneas. Según ‘Escorpión’ como era conocido en el mundo del hampa, eran públicas las relaciones casi íntimas que políticos y empresarios tenían con los ‘paracos’. “Siempre supimos que Hernán Giraldo tenía estrecha relación con el señor Edgardo Vives, Nacho Vives, Ulilo Acevedo, el director de Hoy Diario del Magdalena, Euclides Gómez. Lo que puedo decir, es que para todo el mundo era de público conocimiento que todos los políticos tenían que dirigirse a la región de Guachaca a hablar con Giraldo para que él le aportara la votación que estaba bajo su mando” dijo en una parte de su versión libre Rigoberto Rojas.

Explica también alias ‘Escorpión’ las dinámicas o protocolos que se ejecutaban para cumplir con la votación luego de sellados los pactos: “Hernán Giraldo Reunía a los líderes comunales y les explicaba qué podían obtener del político de turno y por qué debían apóyarlo. Al final siempre se decía este es el candidato que todos debemos apoyar porque es el que nos conviene. En la región nadie se le oponía porque él tenía el poder, los hombres, las armas y el dinero para hacer lo que quería”.

 

¿INCREMENTOS PATRIMONIALES SIN JUSTIFICAR?

Como si lo dicho hasta aquí fuera poco, el Grupo de Lavado de Activos que apoyó la labor de la Fiscal 25 Especializada Antiterrorismo que condujo el caso, sospechaba que Ulilo Acevedo Silva estaba lavando dinero, pues, en su informe indica que el procesado había presentado paulatinamente incrementos patrimoniales a justificar por 194 millones.

Según el informe fechado el 25 de agosto de 2009, Ulilo Acevedo tiene o tenía registro en la Dian como Rentista de capital (Código 090), que de acuerdo a la jurisprudencia colombiana identifica a las Personas naturales o sucesiones ilíquidas cuyos ingresos provienen de intereses, descuentos, beneficios, ganancias, utilidades y en general, todo cuanto represente rendimiento de capital o diferencia  entre el valor invertido o aportado, y el valor futuro y/o pagado o abonado al aportante o inversionista. En otras palabras: invierte dinero, ya sea en cuentas bancarias o en acciones y demás instrumentos financieros y de inversión.

“Con la información procedente de la DIAN, se procede a tabular los datos correspondientes a los periodos 1998 a 2004 y una vez obtenido el cuadro de comparaciones patrimoniales se observa que el aquí investigado presenta incrementos patrimoniales a justificar para los periodos 1999, 2002 y 2004 inclusive” se lee en uno de los apartes del documento.

Más abajo, el Grupo de Lavado de Activos detalla las ‘inversiones’ donde están distribuidos los 194 millones a justificar: “generados por los siguientes rubros: para el periodo 1999, presenta un incremento en el rubro de acciones y aportes, activos fijos depreciables y la disminución de los pasivos (cuentas a favor de terceros); para el periodo 2002, presenta incremento en los activos no depreciables y la disminución en sus pasivos o créditos a favor de terceros; para el periodo 2004, presenta un incremento de sus activos fijos depreciables. El señor Acevedo Silva Ulilo Antonio, debe justificar sus ingresos (otros ingresos y salarios), sus pasivos, mediante anexos y soportes a estos.”

Al final, se hace una relación de al menos 15 cuentas, de ahorros y corrientes, en seis bancos distintos; la posesión de dos bienes inmuebles: una oficina y otro comprado en 2004 por valor de 330 millones; y la participación como accionista en 8 sociedades. En una de ellas, la que está relacionada con el periódico Hoy Diario del Magdalena, el ente investigador no pudo saber a ciencia cierta cuántas le pertenecían.

“Con respecto a la sociedad Editora de Medios LTDA, esta fue creada mediante escritura pública No. 3504 de la Notaria 2º del Circuito de Santa Marta del 22 de diciembre de 2000 e inscrita el 27 de diciembre del 2000 bajo el número 13086 del libro IX. Se desconoce el número de acciones que posee el aquí investigado.”

UNA PRECLUSIÓN MARCADA POR LA CORRUPCIÓN

Pese al arsenal de declaraciones juramentadas y ratificadas por paramilitares que participaron en reuniones con Hernán Giraldo para sellar acuerdos encaminados a la colocación de votos en sitios de dominio del Bloque Resistencia Tayrona, testimonios que la Fiscalía revistió de veracidad y validez pues las utilizó para capturar, enjuiciar y condenar a otros implicados en este asunto, a Ulilo Acevedo Silva se le canceló primero la orden de captura que no pudo hacerse efectiva porque se encontraba en Estados Unidos cuando fue ejecutado el procedimiento y, luego, su proceso fue precluido.

Una muestra de ello, de la abundancia de pruebas y de la validez dada a las declaraciones, es lo dicho en la Resolución de Situación Jurídica de Eduardo Dávila, fechada el 13 de marzo de 2009, donde la Fiscalía sostiene que “Ulilo Acevedo Silva, persona de la que manifestó Hernán Giraldo se le colocaron votos, estuvo reunido con Chelo Dávila y Eduardo Dávila en la finca de Álvaro Padilla en un sitio conocido como el MAMEY allí asistieron [entre otros paramilitares] Adriano Sánchez Comas”.

También fueron validadas las revelaciones que indicaban los pactos y las zonas donde se ejercía, generalmente a la fuerza, presión al elector para votar por los candidatos del grupo paramilitar: “la región completa salía a votar por ellos, para cualquier curul en las corporaciones a las que estaban postulando, las reuniones se hacían en Machete Pelao, o en la finca del señor Hernán Giraldo llamada El Filo… inclusive también se dirimía votación en el área del mercado de Santa Marta”.

En otro de los apartes el ente acusador es mucho más contundente y en consecuencia se hace más extraña la preclusión de la que fue objeto la investigación contra el Director de Hoy Diario del Magdalena. Dice el documento al que tuvo acceso Opinión Caribe que las declaraciones de Adriano Sánchez Comas, confeso paramilitar “cobran eficacia probatoria frente a los hechos que informó ante la Unidad de Justicia y paz sobre las relaciones y apoyo político que entregó su grupo paramilitar al concejal y exconcejales Romualdo De Jesús Macías Sobrino, Euclides Gómez Forero Y Guillermo Rueda Vesga que bajo esta misma cuerda procesal se encuentran con medida de Aseguramiento de Detención preventiva coincidiendo sus manifestaciones con los relatos que los demás testigos de cargo suministraron a la Fiscalía, en los asuntos de organización y estructuración del grupo paramilitar la incidencia del grupo en las comunidades de la Sierra Nevada de Santa Marta y de la Troncal Caribe las reuniones llevadas a cabo en diferentes sectores de la parte alta de la Sierra como en Machete Pelao y Guachaca”.

A varios juristas consultados causa extrañeza la desvinculación de Ulilo Acevedo Silva del proceso por Parapolítica en las Elecciones del 2000, pues como se aprecia en los expedientes de los demás vinculados a la investigación: “para la Fiscalía los hechos revelados por los declarantes infieren situaciones fácticas y circunstancias que de manera presunta comprometen la responsabilidad penal del procesado”.

Es oportuno mencionar en este punto que la figura de la preclusión, supone la terminación de un proceso penal antes de que se dicte sentencia, porque se cumplen algunos requisitos dispuestos en el Código de Procedimiento Penal para tales fines. El artículo 331 de la citada codificación dice que “en cualquier momento, a partir de la formulación de la imputación el fiscal solicitará al juez de conocimiento la preclusión, si no existiere mérito para acusar.” Es decir, que la Fiscalía 25 Especializada Antiterrorismo, a pesar de la evidencia renunció a la acción penal, que de haber continuado, como ocurrió con los demás  procesados, habría terminado en condena.

Estas contradicciones entre lo fáctico y lo procesal, llevaron a que el Vicefiscal General de la Nación de entonces, Fernando Pareja, ordenara la investigación penal y disciplinaria de los fiscales y procuradores que conocieron el proceso. «Se observa de las piezas procesales que debió existir un estudio mesurado y concreto frente a la actuación del citado a quien se favoreció con la preclusión de la instrucción, pues son los testigos Magalys Patricia Ortiz y Los Rojas, entre otros, quienes señalaron que éste contó con el apoyo del grupo armado para alcanzar la curul en la Asamblea del Magdalena» explicó el alto funcionario, además que “aunado a ello la votación que obtuvo refleja que la gran mayoría la obtuvo precisamente en la zona comandada por Los Rojas y Hernán Giraldo”, según se puede leer en la nota periodística titulada: “Vicefiscal ordena investigar posible corrupción en caso de parapolítica”, publicada el 30 de noviembre de 2010 por El Informador.

Como los procedimientos penales incluyen también el esclarecimiento de la verdad, Hernán Giraldo tendrá que explicar mucho más en detalle esta situación, porque así como se dieron las cosas, queda la sensación de que Ulilo Acevedo Silva es un Parapolítico Impune. ¿Se atreverá a romper el pacto de silencio que ha antepuesto a su compromiso de decir la verdad? ¿Habiendo estado en la cárcel y pregonado sus ganas de colaborar, dirá con lujo de detalles cómo fue que se diseñaron y estructuraron los pactos políticos que llevaron a Ulilo Acevedo Silva a una Curul en la Asamblea del Magdalena? ¿Confirmará o ratificará la versión de Adán Rojas Mendoza en torno a su condición de Accionista del periódico Hoy Diario del Magdalena?.

EDICIÓN 283