Connect with us

ARIEL QUIROGA & ABOGADOS

El Unión Magdalena S.A no puede restringir el acceso a los hinchas

Published

on

Por Ariel Quiroga

Me gusta pensar, que fui uno de los que colocó el granito de arena para que al final el Unión ganara la batalla por la opinión pública, y las gentes y medios de comunicación, entendieran que sin un debido proceso, la sanción de negar el ascenso al equipo era improcedente, pues a quien le correspondía probar sin atisbo de duda de que directivos o personal del cuerpo técnico del Ciclón habían amañado el partido contra Llaneros, era a las autoridades disciplinarias de la Federación, y esa labor planteaba gran dificultad en términos probatorios. Pues bien, el suscrito asumió públicamente la defensa de un club al que francamente nunca he visto jugar en el Sierra Nevada, pero que estaba siendo víctima de un gran aparato mediático y de una enorme dosis de estupidez colectiva.

Prueba de lo anterior, es la columna que en su momento publiqué, llamada El Mundo Contra El Unión https://www.opinioncaribe.com/2021/12/10/el-mundo-contra-el-union-magdalena-analisis-juridico-teoria-del-caso/, además de varias entrevistas radiales en emisoras como Radio Rodadero-Radio Magdalena, Caracol Radio y RCN Rumba Stereo. Afortunadamente la razón ganó la pugna y hoy el Unión Magdalena está en la A.

Pero la historia es paradójica, los que en otrora fueron víctimas del frenesí mediático e intereses poderosos de clubes que están mejor posicionados en el lobby político-económico, hoy, sin ningún filtro jurídico y parece que actuando con sangre en el ojo y a título de venganza, arremeten contra quienes alimentan la razón de la existencia de un club de futbol, sus hinchas, pues emiten sanciones desproporcionadas, exponen públicamente la honra y buen nombre de unos ciudadanos en particular y además condenan colectivamente a toda una hinchada frente a la ya bien conocida doble moral de la sociedad colombiana.

Estoy de acuerdo con que se castigue ejemplarmente a quienes cometieron faltas, claro, pero no, que se les destruya la credibilidad social y se impongan sanciones exageradas, por hechos que pueden ser resueltos con programas de pedagogía que incentiven el crecimiento positivo del barrismo social (Decreto 1270 de 2009).

La Resolución No. 001 del 25 de febrero de 2022 expedida por las directivas del Unión, prohibió la entrada al Estadio Sierra Nevada de Santa Marta a cualquier evento del equipo bananero, a todos los miembros de una barra legalmente organizada, (La Hinchada del Ciclón) y de cinco personas en particular por periodo de dos años. En primera medida, la empresa Unión Magdalena S.A, si bien es cierto es una persona jurídica de derecho privado, también lo es que no es dueña del Estadio Sierra Nevada; el propietario de dicha instalación es el Distrito de Santa Marta, por tanto, estamos hablando de un espacio de uso público, al cual no se puede restringir su acceso por mero capricho empresarial, sino a través de un proceso sancionatorio que respete las garantías del debido proceso.

Hay que entender que en Colombia si existe una regulación legal que busca garantizar y promover la seguridad, la convivencia y el buen trato en los eventos futbolísticos celebrados en los estadios y canchas del país, y que tal normativa alcanza existencia contemporánea con el Decreto 1007 de 2012, por medio del cual se creó El Estatuto Del Aficionado al Futbol en Colombia, en el que se explican las diferentes definiciones e instituciones que deben trabajar por garantizar la sana convivencia frente al espectáculo del balompié, como lo es Comisión Nacional de Seguridad, Comodidad y convivencia en el futbol, y sus paralelas locales, creadas por la Ley 1270 de 2009.

Las Leyes 1445 de 2011 y 1453 de 2011 exponen en sus artículos 14-15 y 97-98 respectivamente, las diferentes sanciones que pueden aplicarse contra aquellos aficionados que estando dentro de un estadio o cancha de futbol, ingresen armas blancas, de fuego, estupefacientes o entren al campo de juego entre otras conductas, señalando que las autoridades competentes podrían imponer, por ejemplo, la restricción a ingresar a escenarios deportivos por periodo de 6 meses a 5 años.

Obviamente tales sanciones no pueden aplicarse de forma automática, pues deben ser resueltas en un proceso disciplinario que en Colombia está regulado, y no da cabidas a interpretaciones absurdas como las que fundamentan la Resolución No. 001 del 25 de febrero de 2022, expedida por el Unión Magdalena S.A, club, cuyas directivas al parecer creen que puede disponer sobre el Estadio Sierra Nevada como si este fuese su parcela personal.

Sin embargo, es importante resaltar que el Unión Magdalena S.A no tiene la potestad legal para imponer las sanciones de las que hemos hablado, pues el Decreto 79 de 2012, en su artículo 02, dispone que la autoridad competente para llevar a cabo los procesos de esa naturaleza es la policía nacional en primera instancia y el alcalde o su delegado en segunda instancia.

El mencionado Decreto explica al detalle cómo debe llevarse a cabo el proceso sancionatorio, el cual debe respetar el derecho de contradicción, defensa, carga de la prueba y doble instancia.

En ultimas, esa mal llamada Resolución del Unión Magdalena S.A, no tiene validez jurídica alguna y es inaplicable; en mi criterio, los afiliados de la barra que ha sido estigmatizada por las directivas de la escuadra, no tienen limitación alguna, pero si deben solicitar la eliminación del mencionado documento de las redes oficiales del club la abstención de las autoridades de policía de ejecutarla y una disculpa pública por haberlos sometido a discriminación y señalamientos sociales innecesarios.

Además de que el Unión Magdalena S.A no tiene facultad para impedir el acceso al estadio distrital, también hay que decir que la técnica de redacción de la citada resolución es de poca calidad en contenido y forma, por ejemplo, se impone una sanción sin explicar como fue el proceso de graduación de la misma, cuales fueron las pruebas de los cargos, los argumentos y las pruebas de los descargos y los recursos legales que proceden contra tal decisión. Pero los anteriores requerimientos son inútiles, si de entrada estamos ante una decisión de plano ilegal y sin posibilidad jurídica de ejecutar.

Señores del Unión Magdalena S.A, así no se trata a una hinchada que ha estado apoyándolos cuando están en la B y cuando están en la A. Antes que correr a castigarlos sin formula de juicio, primero se debe apelar a la pedagogía y al trabajo en equipo con la afición.