Connect with us

Entrevistas

“Cambio con calidad hacia la excelencia”: Rodolfo Sosa

Opinión Caribe

Published

on

Hasta el momento tres candidatos se disputan la rectoría de la Universidad del Magdalena. El magíster en Administración, Rodolfo Sosa, quien ha sido docente catedrático y vicerrector administrativo y financiero, postuló su nombre para dirigir la Alma Mater del Departamento. OPINIÓN CARIBE le consultó sus propuestas de gobierno y las estrategias para mantener la Acreditación de Alta Calidad.

OPINIÓN CARIBE: ¿Cuáles son sus propuestas de gestión si llega a la rectoría de la Universidad para el período 2016- 2020?

RODOLFO SOSA: Nuestra propuesta tiene un eslogan específico: “Cambio con calidad hacia la excelencia”, que significa hacer las cosas bien y cada vez mejores. Estamos enfocados en tres aspectos que tiene la educación superior que son: extensión, docencia e investigación. En ese escenario, nuestro proyecto plantea que todo estudiante que entre a la Universidad termine su ciclo profesional completo, hemos encontrado una deserción aproximada, del 11 % al 14 %.

El primer componente para hacerlo es el económico, los ingresos que se reciban por la matrícula pueden compensarse con una disminución por efecto de otros. El artículo 86 de la Ley 30 del 92 establece las transferencias de la Nación, en este caso, las del departamento, vamos a fortalecerla en ese sentido, aprovechando la Acreditación de Alta Calidad, la cual nos permite gestionar ingresos adicionales, pero que no irán directamente al superávit, lo que disminuirá el costo de la matrícula.

También los impuestos de la estampilla Pro Universidad del Magdalena que no se cobran en los municipios del departamento con rigurosidad, hay mucha evasión, nosotros vamos a tener un cuerpo élite que se va a dedicar a hacer esa vigilancia. Es un proyecto que se va a dar junto con la Gobernación, porque al unir los dos escenarios tenemos un componente importante para llegar a los municipios y así recaudar lo que se va a transferir a los ingresos de la Universidad en la matrícula.

La Alma Mater debe aprovechar la venta de servicios de proyectos de extensión, a la cual se le debe imprimir liderazgo para ofrecer más servicios, más facturación e incorporarlos a la disminución del valor de la matrícula. Del primero hasta el cuarto año puede ser entre un 15 % y un 40% de disminución del valor, de manera gradual, para no generar desequilibrio financiero.

Para el proyecto de sostenibilidad de los estudiantes, la movilidad es un componente, un aproximado entre el 2 % y el 15% de ellos, residen en Ciénaga, Fundación, Puebloviejo, Zona Bananera y alrededores. Vamos a tener un sistema de transporte que movilice a estos estudiantes, son cerca de 40 kilómetros, se puede comprar una flota directa, hacerse un análisis de ruta para que transporte a los educandos hasta la Universidad y regrese por la tarde.

Hay un componente para las madres cabezas de hogar que tienen a sus hijos y no tienen quien los cuide, vamos a apostarle a un proyecto de guarderías, donde los padres o madres tengan derecho a dejar a sus bebés ahí y dedicarse al estudio. De una vez, la Licenciatura en Preescolar tendría su
incubadora.

O.C: ¿Hay capacidad para asumir los costos para la flota de transporte y la construcción de la guardería?

R.S: El presupuesto de la Universidad en estos momentos tiene la posibilidad de tomar participación de ahí, el impacto económico de la adquisición del transporte no es de mayor cuantía, inclusive, podríamos hacer un préstamo menor para comprar los buses. La Universidad no tiene deudas, la capacidad de endeudamiento es muy buena. Además, la primera calificación de riesgo la conseguí cuando fui vicerrector, en ese momento fue A- y hoy está en A+, es una mejor categoría y sin tener mayor endeudamiento, tenemos la posibilidad de invertir en esos recursos.

O.C: Con la reciente Acreditación es un reto mantener el nivel, ¿cuál es su propuesta educativa para potencializar el rigor académico de la Alma Mater?

R.S: Pondero el logro conseguido por la administración, somos una de las siete universidades de la Costa Atlántica acreditada en alta calidad, hay que fortalecer y sostener el nivel, seguro habrá un plan de mejoramiento con sugerencias como lo que he llamado ‘mis victorias tempranas’, en la capacidad de docentes aproximadamente el 20% son de planta y el 80% docentes catedráticos, serían alrededor de 190 o 200 profesores de tiempo completo y 170 o 180 catedráticos. Vamos a apostarle con rigurosidad al cumplimiento de la normatividad para ampliar la cobertura del 20 % al 40%, abrir 180 plazas más de planta.

Por otra parte, la Universidad está ofreciendo 22 programas profesionales de los cuales solo ocho tiene la acreditación, la idea es lograr que todos la obtengan. No es cumplir con el 40% que exige Ministerio, todos deben tener acreditación, porque va en beneficio del estudiantado y del profesional que se incorpora al Alma Mater.

En torno a la investigación, se debe tener un derrotero sobre el mapa de acción de investigación de la Universidad, tener un plan de ciencia, tecnología e investigación. Nuestra ubicación geográfica nos permite tener como fortaleza la temática marina, hay investigación y lo ideal es poder mostrarla al mundo, tener un acercamiento con esas entidades, además de alcanzar mayor cobertura en los procesos de investigación.

Le apostamos a la ejecución de los planes de desarrollo municipales, porque es importante que la Universidad haga presencia en la construcción y seguimiento de estos, es un proceso de articulación entre los municipios y el centro de Educación Superior ante la actividad estatal y así saber cómo vamos en la ruta departamental.

Queremos la internacionalización, tuve algunas conversaciones con el cónsul honorario para la Embajada Británica en Colombia, Guy Worthington, quien dice que al Reino Unido le gustaría trabajar de la mano con Colombia por medio de la academia a través de la Universidad del Magdalena. Ellos están interesados en participar con docentes de Gran Bretaña en la Unimag, no sólo para conferencias, también para cursos, diplomados, además de enviar a algunos docentes.

Con empresas estadounidenses hay un proyecto para empleo, me gustaría que los practicantes de la Universidad del Magdalena y aquí les hago una exigencia, el manejo del inglés, para que puedan viajar a Norteamérica a realizar sus prácticas. La responsabilidad de las pasantías es de la Universidad, que debe tener su propia incubadora de empresas. El inglés hacerlo transversal y obligatorio en todas las carreras, porque uno de los problemas es que en algunos programas quitaron el inglés.

O.C: El índice de docentes con formación de magíster y doctorado es mínima, ¿cómo incentivará la optimización de los docentes?

R.S: Hay un aporte fundamental que ha hecho el departamento del Magdalena a la Universidad, 6 mil 700 millones de pesos destinó el gobierno anterior para la formación de 90 docentes en maestrías y doctorados. Ellos están repartidos entre Francia, Estados Unidos, Europa y Argentina, pronto llegarán a Santa Marta, tienen un compromiso con Colciencias, deben reportar todos los créditos de conocimiento y experiencia laboral.

La Universidad tiene 3 doctorados, ofrecer por lo menos una maestría por facultad es la intención de este gobierno para que la Alma Mater se fortalezca, es decir, ofrecer a los profesores la mejora continua para su preparación. En proyectos de investigación hay 45 grupos en categorías de Colciencias, la idea es que la Universidad fortalezca e incremente los grupos de investigación y asciendan en su clasificación.

O.C: ¿Qué falencias presenta la Universidad del Magdalena y cuáles serán prioritarias?

R.S: En la Universidad hay que actuar en su dirección, el liderazgo que se le puede proyectar a la universidad es la de saber aprovechar los recursos. Estamos apostando para que se tenga esa capacidad de direccionamiento, no hay que desconocer que existen algunos aspectos de calidad que deben mejorarse.

O.C: La Universidad del Magdalena ha dejado de ser centro de debate, ¿cómo recuperar esos espacios?

R.S: Abriendo la democratización y participación de todos, aquí no vamos a estigmatizar ninguna propuesta, el propósito es que todos tengan la posibilidad de entrar. Soy un convencido de que esto es un proceso abierto y democrático, ¿por qué si no piensa como yo, tiene que estar excluido? No, eso no puede ser así, aquí estamos abriéndole las puertas a la universalización del pensamiento, del conocimiento y si estoy promoviendo eso entre los gobiernos, debo ser consecuente con mis actos.

O.C: La Unimagdalena como única universidad pública es la primera opción para los estudiantes magdalenenses, sin embargo, muchos se quedan sin cupos para estudiar, ¿cómo ampliar la cobertura?

R.S: Hay dos proyectos, deben ser pilares fundamentales en la Universidad, en esto hay que ser muy responsables, no puedo abrir oferta pública de convocatoria de estudiantes e inscribirlos cuando no tengo las condiciones para recibirlos. Lo primero, potencializar lo que está sucediendo al sur del Magdalena, con la construcción de la sede en El Banco y pensar en una posible sede alterna, ya ubicaremos la posición geográfica para ello. Debemos ofrecer el mismo servicio con el mismo beneficio económico de educación y formación a los estudiantes interesados.

Y el segundo, ampliar nuestra capacidad instalada, la Universidad tiene espacio suficiente para hacer un ejercicio de análisis de proyección. Mirar las posibilidades de contar con más profesores, más aulas. Ofrecer las condiciones necesarias para ampliar esa cobertura.

O.C: ¿Cómo vincular a la Alma Mater con la actividad turística de Santa Marta?

R.S: Se debe empezar por un tema cultural de la sociedad donde la Universidad va a hacer presencia, también su programa de extensión enfocado en hacer más conciencia. La Unimag tendría más presencia regional y local, por ejemplo, en la Ciénaga de Zapayán, zonas del departamento donde se pueden vender los sitios turísticos. Empezar por el individuo que es un tema social, luego trasladarlo a lo institucional. Nosotros seremos amigos de la Alcaldía, la Gobernación, del sector empresarial y del apoyo internacional. Estar plenamente convencidos que Santa Marta no es una ciudad con sitios turísticos sino una ciudad turística.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *